Fotografías Creative Commons de temática educativa

El blog XarxaTIC trataba ayer las licencias Creative Commons y comentaba el beneficio que supone para la comunidad educativa el hecho de publicar contenidos con este tipo de licencias libres. Para ilustrarlo, compartía una interesante infografía.

Precisamente ayer dedicaba unas líneas en este blog para hablar de Ubuntu y software libre. Con esta idea de libertad, el código que define un programa puede ser ejecutado, copiado, distribuido, estudiado, modificado y distribuido de nuevo por cualquier usuario.

De forma similar, Creative Commons está inspirado en este concepto de software libre. Adoptando una licencia de tipo Creative Commons sobre una determinada imagen, texto o vídeo podemos especificar los términos en los que dicho material podrá ser usado y copiado.

También recibía a través de Twitter un enlace a una colección de fotografías de temática educativa, todas con licencia Creative Commons que quería compartir. En ocasiones, no resulta sencillo encontrar imágenes que puedan acompañar a los artículos en nuestros blogs o presentaciones. Así que se agradece dar con recursos de imagen con esta calidad (especialmente si nos gusta la fotografía).

Y aprovecho para preguntar, ¿conocéis repositorios de imágenes relacionadas con la educación que se puedan usar libremente? ¿qué servicio en Internet podéis recomendar para unificar todas las colecciones que van apareciendo?

Adjunto un enlace a la galería de fotografías y algunos ejemplos.

Educar

Apple Remote

Escribir

Enlace a la colección vía | Fernando Santamaría en Twitter

Fotografías | Galería en Flickr | Artículo en Dimgo

Enlaces | Creative Commons

Un pingüino en el aula (y en casa)

Apostaría que estás leyendo esta entrada con un navegador web instalado en Windows. ¿Me equivoco? Si es así, sigue leyendo. En caso contrario, quizá ya sabes de que te voy a hablar. Quédate también.

Echando un vistazo a los últimos datos sobre cuota de mercado de los distintos sistemas operativos (marzo de 2011), es muy poco probable que estés accediendo a esta página con un ordenador con Linux. Este sistema operativo se lleva 0,96 % del total, frente al 5,25% de Mac y el 89,58% de MS Windows. Y el hecho de que se utilice más, no quiere decir que sea mejor. Muchos usuarios se empeñan en utilizar el producto de siempre porque es «el de toda la vida». Que no se lo cambien. ¿Y por qué no? ¿Recordáis aquel anuncio que terminaba con la frase «Busque, compare y se encuentra algo mejor, compre»? En el mundo de los sistema operativos, si uno busca y compara, siempre encuentra algo mejor. Y en general suele ser Linux, que además es gratis. Y de todas las opciones Linux, la que quiero recomendar en esta ocasión es Ubuntu.

Natty Narwhal (Narval Elegante) es la nueva versión de Ubuntu. Se anunciaba ayer en la página oficial de este sistema operativo, cuya popularidad está creciendo entre los usuarios que nunca antes habían trabajado con Linux. En octubre del año pasado ya hablé aquí de las características de la versión anterior. Lógicamente, la nueva versión 11.04 trae unas cuantas.

Pero… ¿qué es exactemente Ubuntu, por qué es libre y cuánto hay que pagar por él?

¿Qué es Ubuntu?

Ubuntu es un sistema operativo libre y de código abierto que comenzó su andadura en 2004. A muchos les resultará más familiar el nombre Linux. Bien, Ubuntu es una distribución («versión») de Linux, como distribuciones son también Debian, Fedora, openSUSE o Madriva, entre otras muchas.

Ubuntu es libre

¿Y qué significa que Ubuntu es libre? Según la Free Software Foundation (Fundación de Software Libre), el software libre se refiere a la libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, modificar el software y distribuirlo modificado.

Para el usuario no experto en informática, las primeras libertades son probablemente las que más interesan: la opción de ejecutar, copiar y distribuir libremente el sistema operativo (en definitiva, «pasarle una copia de Ubuntu a un amigo en CD para que pueda instalarlo y usarlo en su ordenador»). Por otro lado, acceder al código fuente del sistema operativo para poder estudiarlo y modificarlo con el propósito de mejorarlo o adaptarlo, son ventajas que quedan en general para usuarios con conocimientos más específicos, no necesariamente de informática, puesto que un experto en idiomas podría colaborar en la traducción de programas.

Ubuntu es gratis

El software que es libre suele estar disponible en Internet de forma gratuita. Que un programa sea libre no implica necesariamente que sea gratuito. Y un software que descargamos gratis en Internet no tiene por qué ser libre. Pensemos en todo el software denominado freeware que aparece en conocidas páginas de descarga. Podemos descargarlo y podemos usarlo, pero no siempre tenemos la libertad de copiarlo, acceder a su código para modificarlo. Ubuntu, además de ser software libre, está disponible para su descarga gratuita en Internet.

Y, ¿qué novedades trae Ubuntu 11.04?

Desde 2004 hemos podido ver como este sistema operativo ha ido mejorando en cada una de sus 13 versiones. Como no podía ser de otra manera, Ubuntu Natty Narwhal también trae nuevas funciones: la nueva barra lateral del escritorio, la desaparición de los menús contextuales en las aplicaciones (que forman ahora parte del panel principal), la incorporación de la interfaz Unity, etc. son algunas de las principales novedades que podéis descubrir en varios vídeos publicados recientemente.

Ubuntu en el aula

¿Y qué encontramos en las salas de informática de los colegios? En España, es parte del temario de las asignaturas de Tecnología e Informática en la ESO, estudiar los aspectos de la «propiedad y la distribución del software y la información» y conocer el «software libre y software privativo, los tipos de licencias de uso y su distribución». Así que además de conocer el sistema operativo Windows en cualquiera de sus últimas versiones (que con toda seguridad es el sistema que la mayoría de alumnos tiene instalado en casa), es más que conveniente conocer alguna alternativa de sistema operativo libre. Y creo que Ubuntu se presenta como una opción muy interesante, no solamente por su coste, completamente gratuito, sino por todas las prestaciones de seguridad y rendimiento, así como por la enorme colección de programas que se pueden instalar con un solo clic.

La incorporación de Linux en las aulas no es nada nuevo. Concretamente en España, existen también versiones de Linux propias de cada Comunidad Autónoma (no en todas): Lliurex (Comunidad Valenciana), LinEx (Extremadura), Guadalinex (Andalucía), Linkat (Cataluña), etc.

Muchos alumnos ya trabajan desde hace tiempo con Linux en las aulas. En las asignaturas de informática se mueven como pez en el agua por el entorno y trabajan con sus archivos con soltura: escriben sus documentos y elaboran sus hojas de cálculo con OpenOffice, editan sus imágenes con Gimp, navegan cómodamente por Internet, etc. Pero, ¿qué sucede cuándo salen del aula?

Ubuntu en casa

Y aquí es donde hay que dar el gran paso: instalar Ubuntu en casa. Se ha dedicado mucho esfuerzo en incorporar Linux en las aulas, pero pocos son los alumnos que deciden instalarlo en sus ordenadores personales, lo que en muchos casos dificulta poder seguir trabajando y practicando.

En próximas entradas daré algunas claves sobre cómo poder utilizar Ubuntu en vuestro ordenador personal. Hay varias formas de instalación, unas más fáciles que otras, y según necesidades: algunos sólo querrán probar, otros desearán mantener también su sistema MS Windows (lo cual es posible) y unos pocos quizá se atrevan a instalar Linux como sistema único en su equipo.  Con el título «Ubuntu en casa» intentaré explicar cada una de estas opciones en varios artículos.

Valga esta entrada como apuesta personal para conseguir más de una instalación de Linux entre profesores, alumnos y lectores en general de este blog. Así que, bien por la seguridad y fiabilidad del sistema, por diseño, por el coste cero que tiene, o por cualquier otra razón: para el curso que viene, pon un pingüino en tu aula…y en tu casa.

Nota: la mascota oficial de Linux es un pingüino, de nombre Tux.

Enlaces: Ubuntu

Facebook Safety: centro de seguridad para familias

Tengo la ligera impresión de que este «Centro de seguridad» de Facebook ha pasado desapercibido para muchos. O bien no se ha anunciado lo suficiente o bien no es fácilmente accesible desde las páginas de Facebook. Es por ello que os lo presento aquí.

Se trata de un portal dentro de Facebook que se puede consultar sin necesidad de disponer de una cuenta. En él hay publicadas varias páginas con información, herramientas y recursos para familias sobre el uso de redes sociales. Aspectos de seguridad, uso responsable de la red social, configuración de aspectos de privacidad en nuestras cuentas, etc. son algunos de los temas principales.

Cabe destacar tres secciones, para padres, profesores y adolescentes, con un mensaje claro dirigido a cada uno de ellos:

Padres: «Ayuda a tu hijo adolescente a usar Facebook sin riesgos».

Se responden en este apartado algunas de las cuestiones más habituales entre padres respecto a las redes sociales. ¿Qué hace mi hijo en Facebook? ¿para qué lo utiliza? ¿quién puede ver el perfil de mi hijo? Conocer la terminología de este tipo de redes sociales es fundamental para comprender los problemas que puedieran surgir en ellas: «amigos de amigos», «dar un toque», «el muro», etc. ¿Te resultan familiares estas palabras?

Profesores : «Enseña a tus alumnos cómo usar los medios sociales con responsabilidad»

Para el docente, desde el Centro de Seguridad se invita a los profesores a interactuar con los alumnos en Internet (siempre teniendo en cuenta las directrices de la escuela, que pueden ser muy distintas en cada colegio y país). Proponen el uso de Facebook en el aula como centro de comunicaciones, con el uso de páginas y/o grupos. No obstante, se insiste en proteger nuestra privacidad como profesores, para medir la cantidad de información que realmente queremos compartir. Y por otro lado, recuerdan que debemos denunciar cualquier conducta abusiva que se detecte.

Adolescentes: «Cuando te conectes, usa la cabeza»

El artículo lo encabeza la frase «No te arriesgues». Hace un mes escribía en este blog sobre ciberacoso y redes sociales. La iniciativa del Plan Contigo del Ministerio de Interior con la red social Tuenti llevaba como lema precisamente: «Deja las máscaras para el Carnaval» y «En Internet: sé tú mismo». Con esta campaña se quiere concienciar de que la identidad en Internet, y especialmente en las redes sociales, es una cuestión que hay que cuidar, empezando por utilizar siempre nuestra identidad real y también denunciando aquellos perfiles falsos que encontremos en la red social.

El segundo de los consejos es probablemente el que debemos tener presente cada día: «Piensa antes de hacer una publicación». El adolescente (de hecho todo el mundo) debe ser consciente de las consecuencias de hacer un comentario inapropiado y del riesgo de subir ciertas imágenes o vídeos en una red social. Sobre este tema se han hecho varias campañas, con los vídeos «Think before you post» (Piensa antes de publicar). Comparto aquí algunos de ellos.

Y concretamente sobre el peligro de subir fotos en Internet se llevó a cabo una campaña similar.

Enlaces: Centro de Seguridad de Facebook

Experimento en redes sociales: la paradoja del cumpleaños

Lanzo la siguiente pregunta:

¿Cuál creéis que es la probabilidad de que al menos 2 personas de un grupo de 23 cumplan años el mismo día y mes?

Si nos apresuramos en responder a la pregunta, quizá la primera suposición será que es muy improbable que dos fechas coincidan. Como en el problema de las tres puertas que ya expliqué, la intuición nos puede engañar en este caso también.

La «paradoja»

De una forma sorprendente para algunos, la probabilidad de que 2 personas de un grupo de 23 cumplan años el mismo día y mes es de más del 50%. Es más, el mismo planteamiento para un grupo de 60 personas o más da un resultado del 100% de probabilidad. Pero… ¿cómo puede ser?

Se trata de la llamada «paradoja del cumpleaños», que por cierto no es paradoja, porque no es una contradicción lógica. Sencillamente, los resultados van en contra de lo que nuestra intuición podría suponer, pero los podemos comprobar matemáticamente. Pero antes de detallar los cálculos propongo un experimento.

El experimento

Os propongo visitar vuestro perfil en cualquiera de las redes sociales en las que habitualmente publicáis y participáis. Esta vez, sin embargo, el propósito es otro distinto. Si lo hacéis en Facebook, donde probablemente tenéis varias decenas de amigos, consultad la sección de eventos, concretamente la de cumpleaños. Allí encontraréis la lista completa de fechas de cumpleaños de vuestros contactos, agrupadas por meses.

El experimento es simple: comprueba cuántas personas (o grupos de personas) comparten fecha de cumpleaños.

En mi caso, en Facebook tengo un total de 184 amigos. He encontrado 25 pares de contactos que comparten fecha de cumpleaños (+1 grupo de 3 personas que también nacieron el mismo día y mes). Es decir, casi el 30% de mis contactos comparten fecha de cumpleaños con alguien. ¿Increíble, no?

Si también has contado los amigos cuya fecha de cumpleaños coincide, introduce por favor los datos en el siguiente formulario. Me servirá para hacer un pequeño estudio, de los de «andar por casa».

Y para los más curiosos, aquí tenéis la explicación matemática

¿Cómo calcular la probabilidad?

Pensemos que queremos calcular la probabilidad del suceso «que 2 fechas de cumpleaños coincidan». Sin embargo, lo más práctico para este problema es calcular el suceso contrario: «que 2 fechas de cumpleaños no coincidan».

Para ello utilizamos la Regla de Laplace de probabilidad, que dice que la probabilidad de un suceso S es:

Lógicamente tendremos que analizar por separado los casos posibles y los casos favorables.

Casos posibles

Para calcular el número de combinaciones posibles de fechas de cumpleaños de 2 personas (A y B), basta con multiplicar 365 dos veces. Imaginemos un instante ejemplos de combinaciones, para hacernos una idea que hay «unas cuantas»:

  • A cumple el 1 de enero y B el 1 de enero
  • A el 1 de enero y B el 2 de enero
  • A el 1 de enero y B el 3 de enero,
  • …,
  • A el 2 de enero y B el 1 de enero,
  • A el 2 de enero y B el 2 de enero,
  • Y así todas los posibles pares hasta llegar a la combinación.

  • A el 31 de diciembre y B el 31 de diciembre.

El número total de combinaciones para 2 personas es 365·365 o 365^2

El número total de combinaciones de cumpleaños para n personas es 365^n (365 elevado a n)

Casos favorables

Para calcular el número de casos favorables, esto es, número de combinaciones de fechas que no coincidan (recordemos que estamos calculando el suceso «no hay dos personas que cumplan el mismo día y mes»), podríamos proceder de la siguiente forma:

Elegimos a una primera persona, A, que puede cumplir cualquiera de los 365 días. La probabilidad de que una segunda persona B coincidiera en fecha sería de 1/365. Por tanto, la probabilidad de que no coincida es de 364/365. Si tomamos una tercera persona C, la probabilidad de que coincida con A o B es de 2/365. Y por tanto, la probabilidad de que C no coincida con A o B es de 363/365. Si procedemos del mismo modo con el resto de personas del grupo, estaremos calculando la probabilidad de cada suceso «que la fecha de la persona X no coincida con ninguna de las otras».

Bien, al tratarse de sucesos independientes, para calcular la probabilidad de que ocurran todos, bastaría con multiplicar cada una de las probabilidades de la siguiente forma:

Que podríamos unificar en una sola expresión utilizando la siguiente fórmula:

Os dejo la comprobación de la fórmula para el caso de 5 personas (n=5).

Con esta «sencilla» fórmula podríamos elaborar una gráfica representando la probabilidad de coincidencia de 2 fechas de cumpleaños en función del número de personas del grupo, en la que podemos comprobar que para 23 personas la probabilidad de que dos de ellas hayan nacido el mismo día supera el 50%. Para 60 personas o más, asciende hasta casi el 100%.

Sobre la Paradoja del Cumpleaños en: Wikipedia | Gaussianos

Pirámides de población al instante

Como anuncian en su blog, por petición popular, Wolfram|Alpha ofrece desde la semana pasada la posibilidad de hacer diferentes consultas sobre demografía.

Podemos estudiar la población de distintos lugares del mundo, no sólo como lo haríamos accediendo a una enciclopedia, sino también formulando preguntas muy concretas, mediantes estimaciones, incluso sobre datos que todavía no existen.

La imagen muestra el resultado de una consulta general sobre la distribución de la población en España. Si introducimos los términos «Spain population distribution» (de momento todas las consultas sólo en inglés), obtenemos los últimos datos demográficos representados en una pirámide de población (en el ejemplo, del año 2010), además de una tabla mostrando numéricamente la misma información organizada por edad y sexo.

Pero también podemos hilar más fino. Si quisiera saber cuántas personas alrededor de una edad determinada viven en España, bastaría con preguntarle a Wolfram|Alpha de la siguiente forma: «31-year-old people in Spain», para saber que en España viven casi 4 millones de personas en el rango de edad de 30 a 34 años.

Y, ¿qué población tendrá España en el año 2050? Según Wolfram|Alpha seremos 51 millones de personas, de los cuales 16 millones serán mayores de 65 años. También podemos obtener estimaciones sobre el crecimiento de la población, consultando la distribución de la edad en un año futuro: «Spain age distribution 2050».

El estudio de la distribución y evolución de la población es un tema común en varias asignaturas. Se puede desarrollar tanto en el área de geografía, desde un punto de vista histórico, como en matemáticas, con un enfoque más estadístico. Esta nueva función que añade el popular buscador de respuestas se presenta a alumnos y profesores como una herramienta de gran utilidad en el aula.

Enlaces: Wolfram|Alpha

La intuición nos puede engañar, las matemáticas no

Un conocido problema matemático sobre probabilidad es el de Monty Hall, inspirado en el concurso televisivo estadounidense Let’s Make a Deal. En el concurso, el presentador muestra tres puertas. En una de ellas puede haber un coche como premio; en las otras dos: una cabra.

El concursante elige al inicio una de las puertas. A continuación, el presentador decide abrir otra de las puertas para mostrarle que tras ella, se esconde una cabra. Es entonces cuando se da la opción al concursante de quedarse con la puerta que había elegido inicialmente, o por lo contrario, cambiar de puerta.

Si tras la elección del concursante, el presentador muestra que en una de las puertas (supongamos C) hay una cabra, en las otras dos (A y B) están la cabra y el coche. No sabemos si la cabra en A y el coche en B, o si la cabra en B y el coche en A. En cualquier caso, quedan dos puertas, por lo que podemos pensar que la probabilidad de ganar el coche es del 50%. Da igual si el concursante se queda con la puerta elegida inicialmente o si decide cambiar de puerta. ¿O no…?

Bien, esto sólo es lo que nos dice la intución, que en esta ocasión nos engaña. De hecho, si el concursante cambia de puerta, matemáticamente las probabilidades de ganar son del 66%.

La explicación es la siguiente:

Si el concursante decide quedarse con la puerta elegida inicialmente, la probabilidad de haber acertado es de 1 sobre 3, es decir, de un 33%. No importa el hecho de que el presentador haya mostrado que en una de las puertas hay una cabra. El concursante ha decidido quedarse con su primera elección, y eso es en cualquier caso sigue siendo una opción entre tres posibles.

Sin embargo, si el concursante decide cambiar de puerta, puede haber 3 situaciones:

– Primer caso. El concursante había elegido la puerta que escondía el coche, y sin embargo, el cambiar, elegirá necesariamente la segunda de las cabras que queda por descubrir (la primera la mostró el presentador).

– Segundo caso. El concursante había elegido la puerta que esconde la primera cabra, por lo que al cambiar elige con total seguridad la puerta que esconde el coche (no olvidemos que antes de cambiar el presentador muestra una puerta con una cabra).

– Tercer caso. El concursante había elegido la puerta que esconde la segunda cabra, por lo que al cambiar elige como en segundo caso y con total seguridad la puerta que esconde el coche (no olvidemos que antes de cambiar el presentador muestra una puerta con una cabra).

De los 3 casos, uno supone perder y dos ganar, por lo que la probabilidad de ganar si cambiamos de puerta es del 66% (2/3), el doble que si el concursante decide no cambiar de puerta.

Si la explicación argumentada por escrito todavía no resuelve tus dudas, quizá esta escena de la serie Numbers te ayude a entender el problema.