Esfera TIC en los Premios Bitácoras 2013

El pasado 25 de septiembre se abrió el plazo para nominar a tus blogs favoritos en los Premios Bitácoras.com 2013, en su novena edición. El concurso permite que los usuarios nominen 5 blogs favoritos en cada categoría.

Esfera TIC vuelve a presentarse este año. Este tipo de eventos no deja de ser una motivación más para seguir escribiendo y compartiendo en Internet. En el caso de este blog, recursos sobre educación y TIC.  Si te gusta lo que lees aquí semanalmente, puedes nominar ya este blog en la categoría «Educación» hasta el 15 de noviembre.

Categorías de blogs - Premios Bitácoras.com 2013

En el blog de los Premios Bitacoras.com 2013 puedes seguir el estado de las clasificaciones en cada categoría.

Enlaces | Vota por «Esfera TIC» en la categoría «Educación»

«Apellido1 Apellido2, Nombre»: procesando cadenas de texto con la hoja de cálculo

Los programas de hoja de cálculo, como LibreOffice, Numbers o Excel, cuentan con funciones que van más allá del cálculo numérico con operaciones básicas y otras fórmulas más complejas. Podemos simular funciones de bases de datos, definir funciones lógicas, realizar conversiones entre unidades de medida o procesar fechas. De este último tipo, incluso podemos encontrar aplicaciones de lo más extrañas, como conocer el día en el que cae el Domingo de Pascua. Todas ellas vienen «de serie». El usuario, por su cuenta, puede definir sus propias funciones. Y este es el tema que ocupa esta entrada.

Personalmente, no hay curso en el que no me encuentre con el problema de analizar una lista de nombres (de alumnos, lógicamente). Los listados que exportan algunas bases de datos nunca tienen el formato adecuado para los programas que necesitan importarlos. Uno se plantea siempre si merece la pena modificarlos manualmente. Pensándolo un par de veces, está claro: mejor procesar los datos con algún programa. El tiempo invertido compensará; y quizá podamos reutilizar el «programita» en años posteriores.

En cualquier caso nos enfrentamos al problema de procesar cadenas de texto. Podríamos programar unas pocas líneas de código en cualquier lenguaje de script y ejecutarlo; pero es una opción demasiado técnica. También podemos optar por utilizar un programa de hoja de cálculo, que incorporan funciones para el tratamiento de texto. Con paciencia y en varios pasos, podemos lograr la conversión que necesitamos.
El problema que se presenta año tras año es el mismo: llega un listado de nombres de personas con este formato.

Apellido1 Apellido2, Nombre

Apellidos y nombre en la misma columna de una hoja de cálculo. Y uno sencillamente necesita los apellidos en una columna y el nombre en otra. Probablemente exista alguna función (muy escondida supongo) que esté diseñada precisamente para este propósito. Sin embargo, una solución más entretenida puede ser combinar funciones de texto ya definidas en la hoja de cálculo. De hecho, puede ser un modo interesante de introducir el concepto de función a los alumnos. Puede ser incluso ser un primer paso en el mundo de la programación.

Volvamos al problema. Para separar apellidos de nombre bastaría con combinar adecuadamente las funciones de texto IZQUIERDA, ENCONTRAR, DERECHA y LARGO. Suponiendo que el nombre completo está almacenado en la celda A1, en la celda contigua (B1) definimos la siguiente fórmula, que nos devolverá los apellidos de la persona:

=IZQUIERDA(A1;ENCONTRAR(",";A1)-1)

En otra celda (C1) definimos esta fórmula, que nos devolverá el nombre de la persona:

=DERECHA(A1;LARGO(A1)-ENCONTRAR(",";A1)-1)

ScriptEs cierto que si necesitamos aplicar esta conversión varias veces en el mismo documento de hoja de cálculo, la definición de las funciones puede resultar un poco tedioso. En este caso, el usuario podría definir su propia función programando una «macro»; un conjunto de instrucciones que hacen exactamente lo mismo que la combinación de funciones anterior. En el programa de hoja de cálculo se accede a esta opción a través del menú: «Herramientas – Macros – Organizar macros». Quizá dedique futuras entradas a este tema. De momento, si alguno ha definido alguna vez (o ha copiado y pegado) alguna macro, un posible fragmento de código sería el siguiente:

REM * Funciones LosApellidos & ElNombre *
Function LosApellidos(NombreCompleto As String)
Dim Apellidos As String
Dim Pos As Integer
Pos = InStr(NombreCompleto,",")-1
Apellidos = Left(NombreCompleto, Pos)
LosApellidos = Apellidos
End Function
Function ElNombre(NombreCompleto As String)
Dim Nombre As String
Dim Pos As Integer
Dim LNC As Integer
lNC = Len(NombreCompleto)
lAP = Len(LosApellidos(NombreCompleto))
Pos = lNC-lAP-2
Nombre = Right(NombreCompleto, Pos)
ElNombre = Nombre
End Function

Con esta definición, suponiendo que el nombre completo de la persona está almacenado en A1, bastaría con utilizar las funciones de este modo en cualquier celda.

Para obtener los apellidos:

=LosApellidos(A1)

Y para obtener el nombre:

=ElNombre(A1)

Podéis encontrar algunos detalles sobre estas funciones en la wiki de reciente creación que comenté hace unos días.

Wiki | Funciones de texto con hoja de cálculo

Un libro abierto de recursos: la wiki

Queda oficialmente inaugurada esta wiki personal en la que he empezado a reunir ya algunos recursos. De todo tipo, no sólo educativos. Hace un tiempo mantuve un espacio similar también utilizando MediaWiki, pero en una de las reinstalaciones del servidor donde alojaba ese y otros proyectos, lo perdí. Cosas que pasan.

Wiki personal - Enrique Benimeli

Vuelvo a (intentar) organizar en esta wiki contenidos sobre educación, tecnología en general e informática en particular, fotografía, organización personal, etc. Recursos relacionados con la docencia, y otros de carácter más personal, sobre lecturas, cine y otros temas que me interesan. Pero, ¿por qué en una wiki?

Diariamente compartimos enlaces con recursos a través de las redes sociales como Facebook, marcamos como favorito y hacemos retweet de otros tantos contenidos en Twitter. Algunos textos ni siquiera los hemos leído con detenimiento. Pero hacemos eco de lo que acabamos de recibir. A medida que leemos blogs, ponemos una señal de «interesante» o de «leer después» (algo que no siempre hacemos). Compartir en redes sociales es algo instantáneo. Pocos serán los que recorran sus favoritos en Twitter hasta llegar a los del mes pasado. Probablemente, ni siquiera los de hace una semana. Lo mismo ocurre con el timeline de Facebook o los «read later» de tu herramienta favorita de lectura de blogs. Las redes sociales están para compartir al instante. Lo que ocurrió ayer ya es antiguo.

Logo de MediaWikiPersonalmente, yo necesito un lugar en el que guardar y organizar «mis favoritos» de una forma más permanente, y aunque sé que hay otras soluciones tecnológicas, me quedo con la wiki.

Una wiki es realmente sencilla de mantener. Las actualizaciones de contenidos son instantáneas y fáciles de realizar. Es un sistema muy cómodo para compartir recursos de texto o imagen, modificarlos y controlar los cambios. Es un documento vivo online: en cualquier momento se pueden crear nuevas páginas y nuevos apartados para reorganizar la información.

Es cierto que al principio es necesario aprender el «lenguaje de la wiki», un conjunto de símbolos e instrucciones de estructura y formato, que finalmente dan el aspecto y organización que podéis ver, por ejemplo, en los artículos de la Wikipedia, basado en el mismo CMS (Sistema de Gestión de Contenidos). Sin embargo, una vez conocidos los fundamentos del lenguaje, la edición de contenidos se vuelve extraordinariamente eficiente.

De momento la wiki va tomando forma. Habrá muchas secciones incompletas y posiblemente páginas vacías esperando ser escritas pronto. Otros apartados, sin embargo, van creciendo. Los contenidos se publican bajo una licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0.

Pasen y lean (y compartan).

Enlaces | Wiki personal
Fotografía | «Open Book» de Dave Dugdale en Flickr

Con la vuelta al cole, vuelta al blog: reflexiones para este curso 2013/14

Cada septiembre, hasta que no empiezan las clases, lo cierto es que no tengo la sensación de «vuelta al trabajo». Estas dos semanas dedicadas a terminar de organizar el inicio del curso y planificar el resto de meses, son eso: otra cosa. A veces me parecen incluso dos trabajos distintos. Por un lado el mundo de las programaciones, reuniones y otros tantos tantos documentos. Procesos y «papeles», entre comillas porque afortunadamente durante este curso pasamos al «mundo digital» muchas cuestiones de organización del centro. Y luego está el «trabajo de campo», dentro del aula; el del día a día, que uno puede empeñarse en planificar al detalle, pero que siempre viene con imprevistos.

En fin, mañana lunes vuelven nuestros alumnos de secundaria a las clases, al mundo real. ¿Novedades este año? Dejo este curso la tutoría, después de dos años acompañando a un Grupo (con mayúsculas) de alumnos de 3º a 4º de ESO. Dejo también la jefatura del Departamento de Ciencias. Seguiré trabajando en el Equipo de Gestión (Calidad) y como Coordinador TIC del centro. ¿Mis clases durante este curso? En todos los cursos, de 1º a 4º de ESO, con Tecnología e Informática (la mayoría de horas ya en inglés), y también Matemáticas a un grupo de 2º de ESO.

Y todo esto empieza ya mañana. Queramos o no, ya hemos dejado atrás el verano. Las vacaciones han estado ahí para desconectar y cada uno ha planteado este tiempo de la manera que más le ha apetecido (o ha podido). Es cierto que se echan de menos los momentos de no hacer absolutamente nada, sobre todo de conseguir estar offline durante varios seguidos: sin ordenador, sin televisión, sin Internet, … ¿sin móvil? En cualquier caso, algo impensable durante el resto del año, y menos durante los primeros días de curso.

Aunque es un tiempo de descanso, durante el verano se gestan también algunas ideas. Precisamente por contar con esos momentos de calma, sin mirar el reloj continuamente, uno gana concentración y también perspectiva, y es posible que en más de una ocasión aparezca una solución donde antes había un problema, o sencillamente encontremos una forma alternativa de plantear algo. Al menos en mi caso, no hay verano en el que no llene (casi) mi libreta de ideas. Como cada julio, compré una pequeña Moleskine (esta vez blanca) y allí he ido apuntando todo lo que pasa por mi cabeza, intentando que la vuelta al trabajo en septiembre sea diferente (entendido siempre como «mejor»).

Libreta en blanco

Hay algo especial en cada inicio de curso. Y si no lo hay, debería haberlo… Especialmente en educación, corremos el riesgo de que cada año académico se parezca demasiado a los anteriores. Cambian los alumnos, pero también habría que intentar realizar pequeños cambios en la forma de hacer, pero sin grandes pretensiones, simplemente buscando un modo distinto de plantear las cosas que ya veníamos haciendo a diario. En cada inicio de curso escribimos infinitas listas de propósitos, que con el tiempo muchas veces ni revisamos. Si lo hiciéramos, nos daríamos cuenta de la cantidad de proyectos «innovadores» que han quedado a medias, o simplemente en nada. Mejor «empezar pequeño», cambiando apenas unos pocos hábitos. Es mi único propósito para este curso que empieza.

Vuelvo a publicar en Esfera TIC, y lo hago sin ninguna declaración de intenciones, solo disfrutar de cada línea que escribo. La experiencia de compartir recursos estos últimos tres años ha sido muy positiva, y seguir haciendo algo parecido creo que puede ser interesante. Desde luego, para mí, sigue siendo un pequeño rincón de aprendizaje.

¡Ya estamos aquí!

Fotografía #1 | «Notebooks» de Logan Campbell
Fotografía #2 | «So Many Pages, So Many Possibilities» de Amy Palko