El «Día del libro» en 25 imágenes

Si has dejado un momento el libro que estabas leyendo y has «paseado» un instante por las redes sociales, habrás comprobado que Internet se ha llenado de entradas en blogs, artículos en periódicos e infinidad de fotografías dedicados todos al Día del Libro, que se celebra hoy 23 de abril.

Siguiendo la etiqueta #DíaDelLibro era fácil filtrar todos lo mensajes para quedarnos con aquellos que han querido dedicar unas palabras o una imagen al día de hoy. De todos ellos he seleccionado algunos para compartirlos en este vídeo.

Si has dejado un momento el libro que estabas leyendo y has «paseado» un instante por las redes sociales, habrás comprobado que Internet se ha llenado de entradas en blogs, artículos en periódicos e infinidad de fotografías dedicados todos al Día del Libro, que se celebra hoy 23 de abril. Este blog también dedicó ayer una entrada a este día tan especial para muchos. En un artículo titulado «En el #DíaDelLibro: 7 ideas TIC, a un solo clic», comparto algunas propuestas de aplicación de las TIC en este ámbito de los libros y la lectura.

Siguiendo la etiqueta #DíaDelLibro era fácil filtrar todos lo mensajes para quedarnos con aquellos que han querido dedicar unas palabras o una imagen al día de hoy. De todos ellos he seleccionado algunos para compartirlos en este vídeo.

Vídeo | «El Día del Libro en 25 imágenes» de Enrique Benimeli en Vimeo
Fotografía «Mar» | «356.365 : Jules Verne» de Rory MacLeod en Flickr

En el #DíaDelLibro: 7 ideas TIC, a un solo clic

Cada 23 de abril se celebra el «Día Internacional del Libro», con el objetivo principal de fomentar la lectura. Se eligió precisamente ese día como porque coincide con el fallecimiento de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616 (aunque no fue exactamente así).

Niña leyendo

Desde que tenemos uso de razón, de uno u otro modo hemos estado en contacto con los libros. Como estudiantes: todos. Unas lecturas fueron obligadas, y otras por placer, que posiblemente descubrimos por aquellas lecturas impuestas. Solo con el tiempo, y si uno mantiene el hábito de la lectura, se da uno cuenta de lo que puede llegar disfrutar y aprender leyendo.

Pero este blog habla de la educación, tecnología e Internet. ¿Cómo podemos utilizar las TIC en el proceso de leer y de escribir? Para resumir algunas ideas, publico varias propuestas de uso de las TIC: el hábito de leer, la organización de las lecturas, el libro electrónico, tiendas online, redes sociales, software para escribir y servicios en Internet para publicar. Disculpas por adelantado por mis intentos de rima en los títulos.

1. El hábito de leer, hay que mantener

Hábito de lectura con Lift

Leer es un bueno. Con los libros imaginamos, viajamos, reímos y lloramos, soñamos, aprendemos, … Es algo que hacemos desde pequeños, pero si nos descuidamos es fácil perder el hábito de la lectura. Si has estado meses sin coger un libro, seguramente empezar uno nuevo no sea tan sencillo como esperabas. Retomar hábitos y costumbres tiene su dificultad.

Logo de LiftCon los propósitos de año nuevo de hacer algo de ejercicios físico y estudiar «en serio» de una vez, esté quizá el de leer más. Los primeros días seguimos el reto sin problemas. Sin embargo, pasan los días, pero vemos que las páginas no. Nos decimos: «al menos 30 minutos de lectura». O nos proponemos: «como mínimo 30 páginas». Quien se considere un devorador de libros, le parecerán absurdos estos métodos de auto-motivación, pero que levante la mano quien no lo haya hecho en alguna ocasión… Sucede quizá porque no se disfruta de la lectura lo suficiente. Una vez que uno da con la clave en la elección de los libros, leer no puede ser otra cosa que un placer.

Para aprender a desarrollar el hábito de leer y de paso otros tantos, existen aplicaciones como Lift, que permite realizar un seguimiento de una lista de hábitos que los usuarios marcan como reto personal: «leer durante 30 minutos», «dormir antes de las 23h», «caminar 5000 cada día», «tomar menos café», etc. Con algunas funciones de red social, este servicio de Internet puede servir para compartir nuestros logros con otros usuarios y encontrar una motivación extra.

Aplicación (iOS, Android) | «Lift»

2. Revisa el inventario, de tus libros a diario

MyStuff2 iOS

Organizar tus lecturas siempre es una buena idea. No solo por saber cuántos libros albergas en tu casa (si eres buen lector y nunca lo has hecho te sorprenderá la cifra total). Hay decenas de programas informáticos para mantener un inventario de tus libros (y también de cualquier otro objeto de casa).

Recientemente, tras probar una decena aplicaciones diferentes diseñadas para «registrar cosas», di finalmente con la herramienta MyStuff2. Muy completa, personalizable y sobre todo eficaz para hacer una lista completa de los libros que tenemos en nuestro poder.

Una de las funciones más prácticas de MyStuff2 es la posibilidad de leer el código de barras de cualquier libro. La aplicación lo escaneará y buscará toda la información necesaria en Internet, incluidas imágenes de portada. Crear una ficha del libro, puede llevar apenas unos segundos. Además, la aplicación permite gestionar el estado de los libros, esto es, si ha sido prestado, si se ha comprado, si está en una lista de deseos (las conocidas «wish lists»), si lo hemos tomado prestado, etc. Podemos incluso crear nuestra propia organización de categorías de libros y definir nuevos «estados», a modo de listas personalizadas de libros para diferentes propósitos.

Aplicación iOS | «MyStuff2 3.0»

3. Electrónico y en papel, dos formatos de nivel

Lectura con e-book y libro tradicional

El eterno debate: ¿libro electrónico o papel? Que si el «romanticismo» del papel, la tradición, el contacto físico del papel en nuestras manos, … Totalmente de acuerdo. Pero no veo que leer en papel esté reñido con la lectura en libro electrónico. Todo es más sencillo. Se trata de saber apreciar el valor de ambos «formatos», que pueden convivir perfectamente.

Infografía: e-book vs. libroPersonalmente utilizo libro electrónico o en papel dependiendo del tipo de lectura. Por ejemplo, sigo comprando libros de determinados autores todavía en papel. Ni siquiera me lo cuestiono; simplemente lo sigo haciendo porque me gusta hacerlo. Para muchos otros libros que no tiene ese «valor personal», prefiero el libro electrónico. Para obras escritas en otro idioma, también leo en e-book, por aprovechar las funciones de diccionario que incorporan estos dispositivos.

En la infografía «Ebook vs. Libro» aparecen algunos datos interesantes sobre esta nueva forma de «leer en digital». Estadísticas a nivel mundial y también en el ámbito español, sobre las ventas de libros electrónicos, sobre el número de títulos disponibles, sobre el aumento de la lectura con e-readers. También se puede consultar el ranking de dispositivos más vendidos, además de una lista de razones a favor de ambos formatos, que como decíamos no con incompatibles y ambos presentan ventajas.

Infografía completa | «Ebook vs. Libro»

4. Ir de tiendas sería, navegar por la librería

Casa del libro

Cientos de miles de lecturas a nuestro alcance solo con unos pocos clics de ratón. Entramos en una librería online… y a navegar por el catálogo de libros. Las principales librerías (por volumen de ventas) ya tiene su versión virtual de tienda de libros. En todas ellas podemos encontrar ya una sección e-books donde comprar y descargar libros de un extenso catálogo. A través de un método de pago electrónico y en apenas unos segundos podemos tener nuestro libro en nuestro dispositivo listo para leer.

Conocidas tiendas con presencia online desde hace años, disponen ya de secciones específicas para venta de libros electrónicos:

E-books en… | Amazon | www.casadellibro.com | FNACEl Corte Inglés

5. Lectura compartida: en redes sociales, más divertida

Goodreads

Existen varias comunidades en Internet para compartir la experiencia de leer. Al igual que aquellos que comparten en redes sociales sus tiempo y marcas de distintas actividades deportivas, también hay un importante grupo de usuarios que hace lo propio, pero con sus lecturas.

Logo de GoodreadsGoodreads es un buen ejemplo. Se trata de una red social con un extenso catálogo de fichas de libros (están prácticamente todos) que podemos consultar y añadir a diferentes listas de libros leídos y por leer. Podemos incluso detallar incluso el progreso de nuestra lectura, compartiéndolo fácilmente con otros usuarios de la red que podemos agregar como contactos.

Comentar los libros que leemos, escribir nuestras sinopsis, recomendar obras a otros usuarios, recibir sugerencias, … La lectura se hace social (virtualmente hablando). Hay vida más allá de Facebook y Twitter.

Goodreads | www.goodreads.com

6. Escribir sin distracciones, y el autor a sus renglones

Scrivener

En el Día del Libro también hay que pensar en los autores, que al fin y al cabo son quienes crean las historias que tanto nos gusta leer. Para escritores profesionales y amateurs, existe una gran variedad de aplicaciones para escribir sin distracciones.

¿Y que es eso de «escribir sin distracciones» en un ordenador? Seguro que has utilizado alguna vez un procesador de textos como MS Word o LibreOffice Writer para redactar tus textos. Cuando creas un documento nuevo, decenas de iconos y botones invaden nuestro campo visual, barras de menús del sistema y otros componentes gráficos del entorno gráfico. Además, el fondo blanco quizá no sea el mejor color para una escritura relajada durante toda una tarde.

Logo de ScrivenerEntre los amantes de la productividad personal, los programas para escribir sin distracciones son viejos conocidos. Berto Pena, conocido por sus publicaciones y cursos sobre organización personal, compartió hace tiempo un fantástico post (todos lo son) en su blog ThinkWasabi con una lista de «20 aplicaciones para escribir sin distracciones». En ella menciona precisamente la aplicación que utilizo con este propósito: «Scrivener». Se trata de una herramienta muy completa que ofrece todas las funciones necesarias en el proceso de organización y redacción de un libro: un apartado para la lluvia de ideas, anotaciones, organización de capítulos, formatos, etc. Si no estás escribiendo un libro, para textos de menor extensión, quizá sea como matar moscas a cañonazos, pero el entorno de edición es excelente, incluida la característica de escribir sin distracciones en modo de pantalla completa.

Scrivener (Mac OS X, MS Windows) | Web Oficial de Scrivener

7. Publica tu primera obra: con unos pocos clics sobra

Bubok

Cuántas obras habrán quedado olvidadas en un cajón…  Por el miedo a publicar quizá, o seguramente por no encontrar la oportunidad. Todo sabemos que uno no llega a una editorial y dice: «Buenos días, venía a publicar mi libro». El proceso no es tan sencillo.

Desde hace años, Internet ha puesto solución al empeño frustrado de muchos escritores noveles por los que nadie daba un duro euro. Y es que son unos cuantos ya los servicios de publicación en Internet que utilizan la «impresión bajo demanda». El proceso es sencillo: el autor sube a la plataforma su obra en un archivo digital, indicando entre otros datos el formato de impresión, y esta «editorial online» imprime por demanda, según vayan llegando pedidos del libro. De hecho, es habitual que el propio autor tenga que comprar su propia obra. Esto hace accesible la publicación de un libro a cualquier escritor.

Por ejemplo, en el caso de Bubok, el servicio base de publicación es gratuito, pero ofrecen además lo que denominan «packs editoriales» que podemos solicitar para que se hagan cargo de servicios como la creación de una web del libro, la gestión de ISBN, la inclusión de un código de barras, la corrección profesional de la obra, el diseño de portada, la promoción, etc. «Haz realidad tu sueño de publicar», es el lema de esta empresa.

Bubok | www.bubok.com

11 alumnos, 1 profesor, 12 días: una experiencia «entre maestros» en forma de película-documental

Carlos, profesor, durante 24 años y Pablo, director y productor comparten un té y una charla. Surge la idea de hacer una película-documental en la que Carlos encarnaría al maestro del libro: «23 maestros de corazón: un salto cuántico en la enseñanza». Se seleccionan 11 alumnos entre un total de 100 que se presentan a una convocatoria abierta. La diversidad del grupo de alumnos intenta representar el tipo de alumnado que un profesor encontraría en una clase real. Se les invita a probar un «nuevo método educativo» en un escenario real, con 12 días de clases por delante y un temario propio, que pretenden ser una experiencia de crecimiento personal.

Carlos González, profesor de matemáticas y física durante 24 años, tras sentir que como profesor no podía desarrollar todo su potencial y tampoco el de sus alumnos adolescentes, decide salir del sistema y escribir un libro en el que narra como llevaría a cabo él las clases, si no existiera ningún impedimento por parte de la dirección o del estado.

El director y productor de cine Pablo Usón recibe un día por e-mail un libro con el título: «23 maestros de corazón: un salto cuántico en la enseñanza». Es el libro Carlos.

El trailer

Compartiendo ambos un té y una charla, surge la idea de hacer una película-documental en la que Carlos encarnaría al maestro del libro. Se seleccionan 11 alumnos entre un total de 100 que se presentan a una convocatoria abierta. La diversidad del grupo de alumnos intenta representar el tipo de alumnado que un profesor encontraría en una clase real. Se les invita a probar un «nuevo método educativo» en un escenario real, con 12 días de clases por delante y un temario propio, que pretenden ser una experiencia de crecimiento personal.

La película-documental completa (1h:27m)

Reconozco haber seguido varios momentos de la película con cierto escepticismo. Sin embargo, como en cualquier otra experiencia que propone hacer las cosas de otro modo, siempre encuentra uno algún mensaje que llevar a su terreno. Este tipo de proyectos puede inspirar nuevas ideas, que al fin y al cabo es lo que venimos buscando.

En RTVE «A la carta» se puede volver a ver el debate con Carlos González y Pablo Usón en el programa «A todos La 2» a propósito del documental. También se pueden ver en vídeo diferentes clases con su duración total, en el canal de EntreMaestrosAlea en YouTube.

Sinopsis del libro

«23 maestros de corazón: un salto cuántico en la enseñanza» (ISBN 9788433026507, editorial Desclee de Brouwer) está escrito por Carlos González Pérez, profesor y divulgador. El autor narra en sus 448 páginas la siguiente historia:

23 maestros de corazón: un salto cuántico en la enseñanza«Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos. Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón. Se plantea un modelo de enseñanza que se basa en descubrir la fuerza interior. Hoy puede ser ciencia ficción. Tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.»

Documental | «Entre maestros» (1:26)
Canal en YouTube | EntreMaestrosAlea
En documentales de RTVE | «Entre maestros»
Debate TV | «Para Todos La 2», con Pablo Usón y Carlos González

Encadenando recursos y actividades en Tiching: secuencias didácticas y libros

Internet ofrece infinidad de servicios en la web para publicar documentos y enlaces. Las redes sociales y otras plataformas de difusión de contenidos son una buena herramienta para que, en apenas unos segundos, podamos publicar nuestro material en la Red y compartirlo con otros usuarios.

Logo de TichingSin embargo, no todas las plataformas están diseñadas para ponérselo fácil al profesor que quiere compartir y organizar los recursos didácticos con los que trabaja a diario en clase. Necesita algo más que un repositorio donde almacenar y clasificar archivos.

Cuando apareció Tiching, encontré en esta comunidad un lugar en el que poder reunir de forma inmediata los recursos y actividades que venía publicando en este mismo blog desde 2010. Y todavía quedan algunos por compartir. La plataforma ha evolucionado, siempre teniendo presentes las necesidades del docente e incorporando para ello mejoras en los distintos servicios que ofrece. Y las últimas novedades que presenta, son realmente interesantes y sobre todo prácticas.

Secuencias Tiching

Las novedades son principalmente los «recursos», las «secuencias didácticas» y los «libros», una organización de los materiales en tres niveles, teniendo en cuenta no solo los grupos de contenidos, sino también objetivos, criterios de evaluación y competencia, entre otros.

recursoLos «recursos didácticos» se pueden organizar en la «Biblioteca», enlazando o subiendo los materiales y clasificándolos según curso y asignatura, indicando incluso las competencias que se desarrollan, detallando la duración de la sesión, el tipo y uso del recurso y también los idiomas en los que están disponibles. Una ficha completa sobre el material y que podemos rellenar en pocos segundos.

secuenciaUna de las grandes novedades son las «secuencias didácticas». Los recursos utilizados durante una unidad didáctica, están siempre organizados en el tiempo, y aunque algunas actividades y recursos se podrían presentar en paralelo, en general, lo habitual es encontrar grupos de recursos que se trabajan con los alumnos secuencialmente, uno detrás de otro, en cada una de las sesiones de clase. Tiching ha facilitado este trabajo de «hilar» los recursos entre sí. Simplemente seleccionando elementos de nuestra biblioteca o buscando en Tiching, podemos ir añadiendo recursos a cada paso de la secuencia didáctica. Buscar, añadir y arrastrar. Así de sencillo.

bookY finalmente, el tercer pilar es la posibilidad de creación de  «Libros» y que Tiching presenta como «conjuntos de secuencias». Es decir, una vez definidas las secuencias de recursos didácticos, las podemos agrupar en libros; otro nivel más de organización. Si contamos con los materiales necesarios, sin demasiado esfuerzo, podríamos diseñar por ejemplo un «libro» de Informática de 4º de ESO reuniendo «secuencias» de «recursos didácticos».

De los recursos que comparto, todavía queda publicar algunos de ellos y clasificar de nuevo la mayor parte; un trabajo que ahora resulta mucho más fácil e intuitivo.

Mi biblioteca de Tiching

Blog de Tiching | «Recursos, secuencias y libros: ¿Cómo organizas tus clases?»
Tiching corporativo | «¡Descubre que hay de nuevo en Tiching!»
Plataforma Tiching | Mi perfil (biblioteca de recursos)
Tiching en las redes | Twitter | Facebook | Google+
Fotografía | «Chain Wear» de Streetsweeper en Flickr

Las TIC para desconectar: 4 propuestas de tecnología al aire libre

De pronto nos encontramos disfrutando de un tiempo para el descanso en forma de vacaciones, un fin de semana o una jornada libre que no esperábamos. No importa cuántos días. La cuestión es que prometemos desconectar. ¿Lo hacemos realmente?

Si desconectar es cambiar de lugar y actividad para dejar atrás la rutina de trabajo, eso lo sabemos hacer muy bien; no cuesta demasiado si tenemos la oportunidad. No resulta sin embargo tan fácil apagar de vez en cuando el móvil, la tablet, la consola de videojuegos o el televisor. A veces tengo la impresión de que todavía hay muchos que en vacaciones están más pegados a su móvil que en días normales. Pero decimos que desconectamos.

Mejor ser honesto y pactar con uno mismo. También podemos usar adecuadamente la tecnología para desconectar y es por eso que propongo 4 usos de las TIC al aire libre. Porque descanso y tecnología no son incompatibles: en el equilibrio está la clave.

De pronto nos encontramos disfrutando de un tiempo para el descanso en forma de vacaciones, de fin de semana o una jornada libre que no esperábamos. No importa cuántos días. La cuestión es que prometemos desconectar. ¿Lo hacemos realmente?

Si desconectar es cambiar de lugar y actividad para dejar atrás la rutina de trabajo, eso lo sabemos hacer muy bien; no cuesta demasiado si tenemos la oportunidad. No resulta sin embargo tan fácil apagar de vez en cuando el móvil, la tablet, la consola de videojuegos o el televisor. A veces tengo la impresión de que todavía hay quien en vacaciones está más pegados a su móvil que en días normales. Pero decimos que desconectamos.

Mejor ser honesto y pactar con uno mismo. También podemos usar adecuadamente la tecnología para desconectar y es por eso que propongo 4 usos de las TIC al aire libre. Porque descanso y tecnología no son incompatibles: en el equilibrio está la clave.

1. Saca tu cámara a pasear

Cámara réflex en la naturaleza

Las cámaras ya se quedan en casa. Ya casi nadie las saca a pasear. Sus dueños se van fuera de vacaciones varias días y prefieren hacer fotografías con sus smartphones, que tienen tropecientos megapíxeles y la resolución de las instantáneas es más que suficiente.

Es cierto que con los nuevos teléfonos móviles podemos capturar imágenes de gran calidad, con la ventaja de poder compartirlas inmediatamente a través de aplicaciones de redes sociales. Además, caben en un bolsillo y no necesitamos llevar una segunda cámara. Efectivamente, parece que las cámaras compactas o réflex están ya en un segundo plano, son la segunda opción, el segundo plato. Pobres…

Que alguien decida dejar en casa una cámara compacta, es algo que puedo llegar a comprender. Los smartphones de última generación los superan con creces en prestaciones. Pero «olvidar» en el armario una réflex de varios cientos de euros, tiene delito. En cualquiera de los dos casos, la próxima vez que salgas de viaje, saca tu cámara a pasear. Y también el manual.

¿Alguna vez has leído las instrucciones de tu cámara de fotos? De hecho, ¿sabes dónde guardaste ese librillo que explica todos las funciones de tu réflex o compacta? Leer el manual de los nuevos gadgets que adquirimos no es algo habitual. Sin embargo es algo que recomiendo hacer, especialmente con las cámaras de fotos. Encontrarás en sus páginas infinidad de opciones de tu cámara que desconocías y te preguntarás cómo has tardado tanto tiempo en abrir ese libro que resuelve tantos misterios de números y abreviaturas.

El periodo de vacaciones es el momento idóneo para experimentar con nuestra cámara y exprimir al máximo sus posibilidades. Haz una lectura de las funciones principales antes de salir de viaje, y una vez llegues a tu destino, llévala a los sitios que vayas a visitar. Es la ocasión perfecta para aprender haciendo.

Y ya en casa… Revisar y organizar nuestros álbumes fotográficos digitales puede ser una actividad entretenida si se hace con calma y sin prisas, disfrutando de las imágenes a medida que recordamos momentos pasados. Seguro que puedes encontrar un hueco en tus días libres para poner un poco de orden, e incluso realizar algunos retoques fotográficos de alguna de tus instantáneas. Además, no estaría de más aprovechar para hacer una selección de fotografías para revelar, algo que se está perdiendo en los últimos años.

2. Lecturas TIC en papel

Lectura con e-book y libro tradicional

Si realmente queremos innovar con el uso de las TIC, es casi una obligación estar al día en materia de tecnología, además de saber localizar y seleccionar aquellos recursos que mejor se adaptan a nuestras necesidades.

Leer blogs de temática TIC es una muy buena opción. La blogosfera de la educación crece constantemente y en ella encontramos infinidad de artículos sobre recursos y metodología para aplicar las tecnologías de la información y la comunicación en el aula.
Para seguir estas lecturas utilizamos generalmente nuestro ordenador o nuestra tablet, siempre con el «riesgo» de encontrar algún enlace interesante (o no tanto) y que podamos empezar a navegar sin rumbo fijo por Internet.

Este artículo trata del uso de la tecnología al aire libre. Y es que también podemos leer «desconectados». De hecho, es recomendable hacerlo de vez en cuando para evitar distracciones. Es obvio que no es necesario estar en Internet para leer sobre tecnología. Hay muchísimos libros sobre TIC y educación y otras tantas revistas sobre informática e Internet que podemos llevar a la playa, a la montaña o al parque.

¿Mis recomendaciones? Una revista interesante era «PC Actual». Y digo “era” porque desafortunadamente dejo de publicarse en papel (como dejó de imprimirse también PC World). De vez en cuando leo «Personal Computer & Internet», «Computer Hoy» o «Gadget». Son publicaciones que resumen bien las últimas novedades en cuestiones de informática e Internet. Y si en tus vacaciones o en tu día libre quieres leer algún libro sobre «Educación y TIC», son varios los que ya he recomendado en este blog. Por ejemplo: «Enseñar a nativos digitales» de Mark Prensky o «50 cosas que hay que saber sobre el mundo digital» de Tom Chatfield, pueden ser una buena elección.

En días de desconexión no hay nada mejor que leer en papel (también en tu lector de e-books). Así que elige tu revista o tu libro y encuentra un buen lugar para disfrutar de tu lectura.

3. En forma con tu smartphone

Correr con un smartphone

Las tiendas de aplicaciones móviles Apple Store, Google Play o Windows Phone, ya tienen en su lista de aplicaciones al menos una sección dedicada a la «salud y bienestar», al «estilo de vida» o a la «forma física»; indicador de que este tipo de programas tienen su público.

Aprovechando que no son pocos los que salen a hacer deporte sin su teléfono móvil, muchas empresas de desarrollo de aplicaciones vieron hace años una gran oportunidad en este perfil de usuario. Existe en la actualidad un extenso catálogo de aplicaciones móviles para monitorizar nuestra actividad física, especialmente para el running (en español, «correr», por si se nos ha olvidado el verbo…).

RunKeeper, Endomondo, Nike+ Running, Sport Tracker o Runtastic con solo parte de la oferta de aplicaciones. Son quizá las más populares entre corredores que quieren registrar y compartir sus rutas y marcas. Hay que reconocer que la combinación de dispositivo móvil, aplicación, GPS e Internet, ha añadido algo nuevo a la práctica del deporte. Ha incorporado un componente que lo hace más social; virtualmente hablando. Hay quienes encuentran la motivación compartiendo su progreso y sus logros en Facebook o Twitter semana a semana.

Salir a correr solo o en grupo, y participar o no en una carrera, sigue siendo una elección personal, aunque también es cierto que Internet algo ha tenido que ver con el éxito de convocatoria de algunos eventos deportivos. Corrí la Maratón de Barcelona el pasado 16 de marzo, y puedo decir que toda la información de la organización del evento se movía principalmente en las redes sociales meses antes, tanto por los organizadores como por parte de los propios miembros de estas comunidades. Siguiendo la etiqueta #MaratóBCN, se podían filtrar en las redes sociales cientos de mensajes de corredores que preparaban esta carrera y que compartían sus entrenamientos, precisamente utilizando este tipo de aplicaciones móviles para registrar recorridos y tiempos.

Si compartiendo tus logros con tus amigos encuentras la motivación, ponte las zapatillas, coloca tu móvil y… ¡sal a correr!

4. Organiza «tu» música: una colección para cada momento

Dos jóvenes escuchan música

La música te puede acompañar en el momento de hacer fotos, correr, pasear o leer. Bien sea para hacerte compañía o simplemente por el placer de escuchar música, es posible que tu catálogo necesite algo de orden.

No importa si organizas tu música en servicios como Spotify, en iTunes o simplemente en una carpeta de archivos en formato MP3. Seguramente esté todo lo que te gusta escuchar. Muy distinto es que aquello esté medianamente organizado. ¿Por género? ¿por título? ¿por cantante? ¿por año? ¿por listas personalizadas? Esta última suele ser la forma habitual de poner un poco de orden a los temas musicales que más nos gustan. Sin embargo, suele haber bastante caos en estas playlists, por no decir que a veces quedan abandonadas, apenas sin actualizar (espero no ser el único).

Organizar “nuestra” música quizá nos lleve un buen rato, pero la recompensa será grata. Cada uno tiene su forma particular de agrupar las canciones, pero un sistema que resulta muy práctico es crear diferentes listas de reproducción según el «estado de ánimo» o el «momento del día». De este modo, disponer de una playlist para cada acción — «Correr», «Pasear», «Leer», «Pensar», «Estudiar», «Dormir» — puede resultar muy útil.

Organiza tus canciones, cárgalos en tu reproductor, ponte tus auriculares, sal de casa y disfruta de la música.

Fotografía «Fotografía» | «Las Rotas» de Enrique Benimeli
Fotografía «Running» | «Stylin’ Young Woman» de Chris Hunkeler
Fotografía «Lectura» | «Paperback Book vs. Amazon Kindle» de Megan Trace
Fotografía «Música» | «Sharing music, Roman style» de Ed Yourdon

¿Cómo funciona Internet y cómo nos conectamos a la red de redes?

¿Te has preguntado alguna vez qué sucede cuándo introducimos un dominio de Internet en la barra de direcciones de un navegador web y presionamos la tecla «enter»? ¿Qué acciones se desencadenan? ¿Y cómo se entienden y organizan los equipos informáticos distribuidos por el mundo para comunicarse entre sí a través de Internet?

¿Te has preguntado alguna vez qué sucede cuándo introducimos un dominio de Internet en la barra de direcciones de un navegador web y presionamos la tecla «enter»? ¿Qué acciones se desencadenan? ¿Y cómo se entienden y organizan los equipos informáticos distribuidos por el mundo para comunicarse entre sí a través de Internet?

Internet connectSi en alguna ocasión has intentado resolver algún problema de acceso a Internet en tu ordenador, seguro que has encontrado decenas de siglas y números en las secciones de configuración. ¿Qué es eso de TCP/IP? De hecho, ¿qué es exactamente una dirección IP de la que oímos hablar de vez en cuando? ¿Qué es un ISP? ¿Cómo funciona físicamente Internet? ¿cuál es la diferencia entre ADSL, fibra óptica y cable? ¿cuántos usuarios acceden a estas redes diariamente y a qué velocidad lo hacen? ¿qué «dimensiones» tiene Internet?

Son muchas las preguntas que nos asaltan cuando indagamos un poco en los aspectos más técnicos de esta red global. A pesar de que utilizamos Internet a diario, es muy posible que no conozcamos del todo los detalles de su funcionamiento. En Esfera TIC ya he dedicado algunas entradas al mundo de Internet y las redes de ordenadores:

1. Ampliando Internet: 340 sextillones de direcciones IP
2. Redes inalámbricas: Wi-Fi
3. ¿Qué ha traído internet a la educación?
4. Consejos sobre seguridad en las claves (I): «¿Utilizas una contraseña fuerte?»
5. IPv6 y el Internet de las cosas: cuestión de combinatoria

Para complementar estos artículos, y sin profundizar demasiado en cuestiones técnicas, comparto el siguiente vídeo y dos infografías que pretenden exponer algunos de los conceptos fundamentales del funcionamiento de esta red de redes.

¿Qué sucede cuando escribimos la dirección de un sitio web y presionamos «enter»? Sabemos que solicitamos una página que está alojada en un servidor. Y precisamente esta infografía explica de forma muy didáctica y original el concepto de alojamiento web.

Cómo funciona la web

(clic sobre la infografía para visualizarla completa)

¿Y la red Internet? En la infografía «Cómo funciona Internet» se presentan algunas claves para comprender a grandes rasgos su funcionamiento.

Infografía: ¿Cómo funciona Internet?

(clic sobre la infografía para visualizarla completa)

Vídeo | «¿Cómo nos conectamos a Internet?»
Infografía Internet | ¿Cómo funciona Internet?
Infografía Web | ¿Qué sucede cuando introducimos una dirección en nuestro navegador?
Fotografía «Internet» | «The cookies of the Internet» de Kristina Alexanderson en Flickr

Consejos sobre seguridad en las claves (I): «¿Utilizas una contraseña fuerte?»

Dedicaré próximos artículos a publicar una serie de consejos sobre seguridad en claves. Mi intención era resumirlos todos en un solo post, pero el texto completo queda demasiado extenso. Mejor por «fascículos», y aquí viene el primero de ellos. ¿Cómo definir una clave fuerte?

Esta semana hemos oído hablar de Heartbleed, un fallo grave en un componente software relacionado con la seguridad (librería SSL) y que hace especialmente vulnerables a los servidores.

HeartbleedPuede parecer que es algo que no va con nosotros, pero el fallo permite que alguien pueda conseguir claves privadas de servidores, a los que accedemos a diario con nuestras cuentas en alguno de los servicios de Internet, como redes sociales o correo electrónico. Los servidores alojan estas páginas y nuestros datos están en ellos. El blog Genbeta publicó un artículo muy completo sobre el tema. Por su parte, Mashable elaboró una lista de servicios de Internet, indicando si es conveniente que modifiquemos la clave en ellos.

En cualquier caso, cambia tus claves. Todas. Además, es conveniente hacerlo de vez en cuando.

Dedicaré próximos artículos a publicar una serie de consejos sobre seguridad en claves. Mi intención era resumirlos todos en un solo post, pero el texto completo queda demasiado extenso. Mejor por «fascículos», y aquí viene el primero de ellos. ¿Cómo definir una clave fuerte?

1. Una clave fuerte

Clave seguraUna buena elección de la contraseña es el primer paso para garantizar la seguridad de nuestros datos. Las prisas nunca son buenas consejeras, y menos en el momento de «ingeniar» una clave para un nuevo servicio en Internet en el que estamos registrándonos. Es posible que por terminar antes, elijamos una contraseña que consideramos fácil de recordar. El nombre de una ciudad, de una mascota o un año en particular. Quizá sea sencilla de recordar, pero es muy posible que no sea suficientemente segura. Si seleccionamos como clave cualquier palabra que aparezca en un diccionario, ya de primeras, no es una contraseña segura. A algún curioso con habilidades de hacker le bastaría con «recorrer» la lista de palabras para dar con la clave (el proceso es bastante más complejo, pero nos sirve como ejemplo).

¿Qué es entonces una contraseña fuerte? Una clave puede ser tan segura como decidamos que sea. Más seguridad implica normalmente mayor complejidad en la forma que tiene clave, y por tanto mayor dificultad también para recordarla. Pero hay algunas técnicas que podemos utilizar para diseñar una buena contraseña y memorizarla fácilmente.

Combination_lockedLo ideal es que la clave tenga una longitud de al menos 8 caracteres, que incluya mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. Ampliando el conjunto de caracteres posibles, dificultamos que alguien pueda dar con la clave aplicando alguna técnica de combinatoria, generando todas las posibles claves con dichas letras, números y símbolos. De nuevo, debo decir que el proceso de «probar» todas las claves posibles no es tan simple, pero para comprender la idea fundamental, nos sirve también. Pensemos que podemos combinar las 27 letras del abecedario  (supongamos que solo minúsculas) para crear una lista de miles de millones de claves diferentes de 8 caracteres. Imaginemos por tanto las posibilidades si ampliamos el alfabeto base de 27 letras, añadiendo también mayúsculas, números y símbolos. La lista crecería considerablemente conteniendo varios miles de billones de claves diferentes. Por tanto, conviene que nuestras claves sean largas y con caracteres de distintos tipo.

Una contraseña segura y fácil de recordar

¿Cómo diseñar una clave que contenga todos estos elementos y que no contenga palabras conocidas que aparecen en el diccionario? Muy sencillo. Basta con recordar una frase. Por ejemplo, algún refrán o alguna frase conocida. Tomemos:

«Mi memoria es magnífica para olvidar»

Seguro que somos capaces de recordar esta frase. Para inventar una contraseña a partir de esta frase, bastaría con tomar la primera letra de cada palabra, y alternativamente escribir una mayúscula y una minúscula. ¿Y los números y símbolos? Bien, por no complicar excesivamente la clave, podríamos añadir un año al final seguido de un símbolo. La clave quedaría así:

MmEmPo1950$

Con este mecanismo ya hemos conseguido una clave probablemente más segura que la que veníamos utilizando hasta ahora.

Es el momento de cambiarlas.

Fotografía | «Secure Cloud Computing» de FutUndBeidl en Flickr

Zip, zip, zip: más empaquetar que comprimir

Los tamaños de memoria de almacenamiento han evolucionado exponencialmente en todo este tiempo. Hemos pasado de las tarjetas perforadas de unos pocos bytes en los años 50, al almacenamiento ilimitado en la nube que ofrece Internet en la actualidad.

Para exponer el proceso de «empaquetado» de archivos, he creado este pequeño esquema que puede ser también un buen punto de partida para explicar en clase la compresión de archivos, utilizada más bien para reunir los datos en un sólo objeto, que para comprimir y reducir el tamaño del archivo. El espacio ya no es problema.

Atrás quedan ya los días en los que el espacio en memoria de un ordenador era un problema. Bien pensando, quizá no fuera tanto inconveniente; sencillamente los programas y recursos se adaptaban a la memoria que era posible gestionar en aquellos tiempos. Hablo de los años en los que se popularizó el ordenador personal, allá por los 80. Era otra época.

Floppy diskEl disquete o disco flexible (en inglés, floppy disk o diskette) era el medio de almacenamiento externo principal, que nos permitía llevar los programas y datos de un ordenador a otro. En el floppy disk de 1987 podíamos almacenar tan sólo 1,44 MB y esto suponía un problema cuando aquello que queríamos copiar ocupaba, por ejemplo, 50 veces más. Por un lado, suponía tan solo algo más de 50 MB, pero necesitábamos en cualquier caso 50 disquetes con el inconveniente añadido de tener que «partir» los datos en fragmentos de 1,44 MB. Largas esperas para copiar los datos, por no hablar del momento de leerlos. Uno detrás de otro, debíamos introducir cada disquete en orden, suplicando que no fallara ninguno.

Para tener un poco de perspectiva, si en la actualidad quisiéramos guardar Windows 8.1 en disquetes, necesitaríamos cientos de ellos. Instalar este sistema operativo en el ordenador nos llevaría una larga y aburrida tarde frente al ordenador, esperando a cambiar cada disco por el siguiente. Y no solo por el tiempo que tendríamos que invertir, sino por el riesgo de que uno de los disquetes contuviera algún error. Sobre todo si se trata del último disco… el 3711 de 3711.

Floppy disks: Windows 8.1

Afortunadamente, se han desarrollado nuevos soportes: CD, DVD, pendrives, discos externos de gran capacidad, etc. Los tamaños de memoria de almacenamiento han evolucionado exponencialmente en todo este tiempo. Hemos pasado de las tarjetas perforadas de unos pocos bytes en los años 50, al almacenamiento ilimitado en la nube que ofrece Internet en la actualidad. En esta infografía podemos ver la evolución del almacenamiento informático en los últimos años.

Evolución del almacenamiento informático

Hace años, trabajar con archivos en un ordenador era más habitual que ahora. Uno se veía entonces casi obligado a conocer los aspectos más técnicos del sistema de archivos; y comprender las extensiones y calcular bien los tamaños era importante para manejarse con cierta soltura con el sistema operativo. Y aunque actualmente estos conceptos aparecen en los temarios de asignaturas como informática y tecnología, realmente no son esenciales para moverse con soltura en un entorno cada día más basado en la web, en el que el espacio no es un problema y el concepto de archivo no siempre está presente. En 2014 podemos abrir un navegador web y con apenas unos clics conseguimos llevar a cabo infinidad de tareas, con herramientas cada día más intuitivas, y en las que el “objeto archivo” en ocasiones ni lo percibimos. Por ejemplo, cuando accedemos a una página web, realmente estamos descargando varios archivos que contienen un código (HTML, entre otros) que nuestro navegador interpreta para mostrar correctamente la información.

Las nuevas aplicaciones web van por ese camino: abstraer al usuario de cualquier detalle técnico sobre las gestión de archivos. Todo es fácil e instantáneo. Sin embargo, todavía resulta inevitable hablar de “archivo” o “carpeta», como conceptos fundamentales de la organización de la información en un ordenador. Pensemos por ejemplo en servicios de sincronización de archivos, como Dropbox o Onedrive.

ZIPLas nuevas generaciones de nativos digitales comprenden sin mayor problema el concepto de “archivo”, pero no se sienten cómodos con ello. Quizá sea solamente una sensación, pero tareas como escribir una URL completa en un navegador, para obtener un archivo que se enlaza con una dirección de Internet, no resultan tan evidentes para un alumno que empieza «en serio» con la informática. Acciones como descargar un archivo y localizarlo en el sistema, es posible que a veces no sea tan inmediato. Tampoco hay que suponer que será fácil reconocer que un archivo está comprimido, que contiene otros y que al descomprimir se crea una carpeta con todos ellos. O que para realizar un envío de un proyecto compuesto por varios documentos e imágenes, es fundamental saber comprimirlos en único archivo, puesto que muchos sistemas de envío online aceptan un solo elemento.

Para exponer el proceso de «empaquetado» de archivos, he creado este pequeño esquema que puede ser también un buen punto de partida para explicar en clase la compresión de archivos, utilizada más bien para reunir los datos en un sólo objeto, que para comprimir y reducir el tamaño del archivo. El espacio ya no es problema.

Zip/Unzip

Infografía«Evolución del almacenamiento informático»
Documento | «Cómo empaquetar un proyecto para enviarlo en un solo archivo»
En Tiching | es.tiching.com/402873

Educación y TIC… ¿dónde compartes?

Una parte importante de las visitas, como en otros tantos blogs, procede de las redes sociales. Los lectores comparten enlaces a las publicaciones de este blog en redes como Twitter o Facebook, y los contenidos se difunden a través de esa misma red, a veces de na forma realmente sorprendente. El poder de las redes, que no hay que descuidar.

La mayor parte de las visitas a este blog proviene de búsquedas en Internet. Imaginemos que un usuario quiere encontrar algo en Internet, en principio relacionado con educación y TIC, y «cae» en este blog, donde hay algún artículo publicado que guarda relación con los términos que se han utilizado en la búsqueda. Según Google Analytics, los visitantes que llegan a Esfera TIC, principalmente lo hacen mediante este tipo de búsquedas.

Otra parte importante del tráfico, como en otros tantos blogs, procede de las redes sociales. Los lectores comparten enlaces a las publicaciones de este blog en redes como Twitter o Facebook, y los contenidos se difunden a través de esa misma red, a veces de na forma realmente sorprendente. El poder de las redes, que no hay que descuidar.

Icono de compartirPara mejorar precisamente este aspecto, recientemente he incorporado al blog la opción de poder compartir un determinado artículo en las principales redes sociales en las que además suelo tener cierta actividad. El plugin «Simple Share Buttons» facilita enormemente añadir esta función, mostrando al principio y/o al final de una entrada, un conjunto de iconos de conocidas redes sociales como Facebook, Google Plus, LinkedIn, Pinterest, Tumblr y Twitter, entre otras. El lector puede compartir el contenido del artículo en su perfil en dicha red «a golpe de clic», sin necesidad copiar y pegar el texto del título y el enlace al artículo. Que el usuario tenga que invertir unos segundos más para poder difundir un enlace que le ha interesado, puede ser determinante para que finalmente decida no hacerlo.

Compartir en redes

Esfera TIC apuesta por la presencia en las redes sociales. De momento cuenta con perfiles en Twitter, Facebook y Google Plus, donde voy enlazando los diferentes artículos a medida que aparecen publicados en el blog. Hay lectores que no tienen una cuenta en Twitter, pero si en Facebook. Otros son usuarios de Google Plus, pero no de Twitter. Cada uno es libre de utilizar la red social que más le guste, y en absoluto debemos asumir que todos los usuarios tienen presencia en todas las redes, y menos que suponer que lo hacen activamente.

Sin embargo, las redes sociales son una realidad y se utilizan cada vez más como un canal para acercar la información al usuario de forma instantánea. En la última entrada, compartía precisamente una infografía con datos interesantes sobre 6 de las más conocidas redes sociales.

Redes Sociales

Perfil de Esfera TIC en Twitter

Esfera TIC publica en Twitter como @esferatic

Esfera TIC en Twitter

Página de Esfera TIC en Facebook

Esfera TIC enlaza los artículos del blog en https://www.facebook.com/esferatic

Esfera TIC en Facebook

Página de Esfera TIC en Google Plus

También se publican los contenidos de Esfera TIC en Google Plus.

Esfera TIC en Google Plus

¿Y tú? ¿dónde compartes sobre educación y TIC?

Una imagen vale más que mil palabras: 10 claves para crear una infografía atractiva y eficaz

La infografía es un recurso gráfico que se ha popularizado en los últimos años. O eso parece. No es un concepto nuevo, pero es cierto que se está utilizando cada vez más con carácter didáctico, no solo en publicaciones especializadas y otras conocidas revistas sobre divulgación, sino también en las primeras etapas educativas, para enseñar y para aprender. Los libros de texto han incorporado desde siempre este tipo de recurso, pero quizá sea la facilidad para publicar y difundir ahora contenidos en Internet y la diversidad de herramientas para crear infografías — programas y aplicaciones online —, lo que ha disparado el interés por representar todo tipo de información de un modo mucho más atractivo e inmediato. «Una imagen vale más que mil palabras», se suele decir.

La infografía es un recurso gráfico que se ha popularizado en los últimos años. O eso parece. No es un concepto nuevo, pero es cierto que se está utilizando cada vez más con carácter didáctico, no solo en publicaciones especializadas y otras conocidas revistas sobre divulgación, sino también en las primeras etapas educativas, para enseñar y para aprender. Los libros de texto han incorporado desde siempre este tipo de recurso, pero quizá sea la facilidad para publicar y difundir ahora contenidos en Internet y la diversidad de herramientas para crear infografías — programas y aplicaciones online —, lo que ha disparado el interés por representar todo tipo de información de un modo mucho más atractivo e inmediato. «Una imagen vale más que mil palabras», se suele decir.

PhishingLa infografía es ideal para transmitir un concepto de forma directa e instantánea, principalmente a través de elementos gráficos. Puede ser utilizado por el profesor para exponer determinados contenidos de una asignatura, pero también puede ser una completa actividad para los alumnos. Al fin y cabo se trata de un proyecto en el que es necesario idear, planificar, investigar, crear y exponer. Además, es un recurso válido para cualquier materia: existen infografías sobre los más diversos temas: ciencia, historia, idiomas, tecnología, etc.

La Wikipedia define la infografía como «una representación visual de los propios textos; en la que intervienen descripciones, narraciones o interpretaciones, presentadas de manera gráfica normalmente figurativa, que pueden o no coincidir con grafismos abstractos y/o sonidos. La infografía nació como un medio de transmitir información gráficamente. Los mapas, gráficos, viñetas, etc. son infogramas; es decir, partes de la infografía, con la que se permite a estos una información completa aunque pueda ser complementaria o de síntesis.»

Social Media Networks

Podemos decir que hemos diseñado una buena infografía si, con un primer vistazo, sentimos curiosidad por recorrer todos los detalles que aparecen en ella. No sólo debe ser transmisora de conocimiento, sino que también debe entretener al lector.

Para que cumpla su propósito de «dar a conocer» un tema, hay varios elementos que podemos considerar tanto en el diseño gráfico como en la selección de contenidos, y que determinarán la efectividad de nuestra infografía. Podríamos decir que hay elementos que, sencillamente, funcionan siempre. Propongo un recorrido por estas características a través de 10 ejemplos de infografías sobre el mundo de Internet.

1. Cuida la imagen: iconos y logotipos

Infografías: clave 1

Es fundamental utilizar los iconos y elementos gráficos adecuados para guiar al lector por los distintos apartados de nuestra infografía. Es conveniente cuidar la elección y diseño de los logotipos y cualquier otro aspecto de imagen: diseño, colores, tipografías, imagen corporativa, etc.

Infografías: clave 1

Infografía #1: «Apple Around The World»

2. Resume para el lector: ventajas e inconvenientes

Infografías: ventajas y desventajas

«Sintetiza para el lector». Un elemento muy efectivo es mostrar un apartado con las ventajas e inconvenientes de alguno de los conceptos expuestos en la infografía. Resaltando gráficamente los aspectos positivos y negativos, una sección del tipo «X vs. Y» resumiendo o concluyendo una información, puede ayudar al lector a comprender mejor el tema.

Infografía #2: «El uso del 4G en España»

3. Sé creativo: gráficas originales

Infografías: gráficos originales

En una infografía es habitual mostrar alguna gráfica presentando algunos datos estadísticos.  Podemos utilizar los tradicionales diagramas de sectores y gráficas de barras, pero si lo que queremos es hacer atractiva nuestra infografía, quizá convenga ser algo más creativos.

Infografía #3: «Quién, cuánto y cuándo compra lotería de Navidad en Internet»

4. Ordena en el tiempo: cronologías

Infografías: cronologías

Quizá no todas las infografías necesiten presentar cronológicamente una determinada información, pero si tenemos oportunidad de organizar algunos datos en forma de eje cronológico o línea de tiempo, conseguiremos guiar al lector por los contenidos de una forma más ordenada.

Infografía #4: «Historia de la mensajería instantánea»

5. Ilustra: obvio, pero explicativo

Infografías: elementos gráficos

La infografía debe facilitar la lectura de datos. Aunque en ocasiones resulte obvio, ilustrar de forma clara una y otra vez la idea que se desea transmitir, es uno de tantos método para conseguir que la información se digiera mucho mejor, especialmente si se trata de porcentajes u otras cantidades.

Infografía #5: «Principales amenazas para tu ordenador: troyanos»

6. Despierta el interés del lector: temas curiosos 

Infografías: curiosidades

Dependerá mucho del tema escogido, pero si le «damos una vuelta» a nuestra infografía para mostrar el lado más curioso de la idea que se expone, quizá logremos un mayor interés en su lectura. No es lo mismo exponer el tema «¿Para qué utilizamos Internet?» que representar la idea de «¿Qué sucede en Internet en 60 segundos?». Mucho más atractivo el segundo enfoque, sin lugar a dudas.

Infografía #6: «¿Qué pasa en Internet cada 60 segundos?»

7. Divulga: el lector debe aprender algo nuevo hoy

Infografías: aprender

Si después de recorrer visualmente la infografía, el lector no tiene la sensación de haber aprendido algo nuevo, no estamos logrando el objetivo didáctico de este recurso. Podemos hacer que nuestra infografía sea original en su tema y creativa en su diseño, pero no debemos descuidar los contenidos.

Infografía #7: «¿Cómo funciona el phishing?»

8. Geolocaliza: los mapas funcionan

Infografías: mapas

Los mapas son siempre curiosos de ver, sobre todo si incluyen algún dato sobre la regiones objeto de estudio. ¿En qué lugares del mundo se vende más un determinado modelo de teléfono? ¿cuáles son las zonas más pobladas del planeta? ¿en qué países hay más usuarios de Internet? Estas pueden ser preguntas cuya respuesta podemos representar directamente en un mapa.

Infografía #8: «LinkedIn en el mundo»

9. Explica: evolución, tendencia, progreso

Infografías: evolución

Las gráficas de evolución y tendencia son un recurso interesante para resumir cierta información en una infografía, que de otro modo nos veríamos obligados a reflejar en tablas de datos, no siempre fáciles de leer. Siempre será mejor idea dar al lector la opción de interpretar de un vistazo los datos ya resumidos en una gráfica, más que obligarle a analizar los datos por separado. Recordemos que, a través de la infografía, pretendemos presentar al lector una idea de forma directa e inmediata.

Infografía #9: «Evolución del comercio electrónico en España»

10. Compara: «X vs. Y»

Infografías: comparativas

«¿Cómo sería el mundo sin Internet?». Podríamos describir con palabras cómo cambiarían las cosas si no existiera la Red, pero siempre funcionará mejor presentar y comparar dos situaciones a través de ejemplos concretos. Una infografía planteada como «Mundo con Internet vs. Mundo sin Internet» despertará sin duda la curiosidad del lector.

Infografía #10: «¿Cómo sería el mundo sin Internet?»

¿Has utilizado este recurso gráfico en tus clases para exponer un tema o para que tus alumnos investiguen? ¿Qué otros elementos crees que pueden hacer más eficaz una infografía?