Internet es una nube (pero llena de archivos, servidores y cables)

Este post pretende aclarar algunas cuestiones sobre algo que muchos curiosos de la tecnología se habrán planteado en alguna ocasión: ¿dónde están las cosas en Internet?

Nos sirve como ejemplo el acceso un día cualquiera a alguna red social como Facebook o Twitter, páginas web en las que publicamos «nuestro día a día» en forma de texto, enlaces, fotografías o vídeos. ¿Qué sucede desde que escribimos la dirección de Internet en el navegador hasta que vemos nuestro perfil en dicha red social? Sabemos que las páginas con información sobre nuestros contactos están en Internet, pero… ¿dónde exactamente? En algún lugar del mundo, pero si están en otro continente… ¿cómo accedemos a esas webs desde nuestro país?

Hace unos días compartí en este blog algunos recursos que explican cómo funciona Internet y cómo nos conectamos a la red de redes. Un vídeo y algunas infografías respondían a las preguntas: ¿qué es TCP/IP? ¿qué es una dirección IP? ¿Y un ISP? ¿Cómo funciona físicamente Internet? ¿Cuál es la diferencia entre ADSL, fibra óptica y cable? ¿Cuántos usuarios acceden a estas redes diariamente y a qué velocidad lo hacen? Este segundo post también pretende aclarar algunas cuestiones sobre algo que muchos curiosos de la tecnología se habrán planteado en alguna ocasión: ¿dónde están las cosas en Internet?

Nos sirve como ejemplo el acceso un día cualquiera a alguna red social como Facebook o Twitter, páginas web en las que publicamos «nuestro día a día» en forma de texto, enlaces, fotografías o vídeos. ¿Qué sucede desde que escribimos la dirección de Internet en el navegador hasta que vemos nuestro perfil en dicha red social? Sabemos que las páginas con información sobre nuestros contactos están en Internet, pero… ¿dónde exactamente? En algún lugar del mundo, pero si están en otro continente… ¿cómo accedemos a esas webs desde nuestro país? Vayamos por partes.

¿Cómo encuentra Internet la página web que escribimos en el navegador?

Router

El siguiente vídeo explica en apenas 5 minutos cómo funciona Internet, un servicio que utilizamos probablemente a diario, y del que no conocemos todos los detalles técnicos. Ocurre lo mismo con la electricidad en casa: simplemente funciona y la usamos sin preguntarnos el fundamento físico que lo hace posible. «Internet es un cable». Así comienza la presentación de los elementos de la Red: clientes y servidores, protocolos, ISP, direcciones IP, fragmentación en paquetes, etc. Y sólo en 5 minutos.

¿Dónde «viven» las páginas web que visitamos?

Servidores y rack

¿Y esas páginas web que visitamos a diario? Unas costarán más tiempo y dinero que otras en ser diseñadas, pero finalmente no son más que un conjunto de archivos almacenados en un ordenador un tanto especial llamado servidor web.

Si decidimos disponer de una página web personal, deberemos decidir dónde alojarla. El hosting o alojamiento podrá ser gratuito o de pago, pero en cualquier caso, el concepto es el mismo: el conjunto de archivos que constituyen nuestra página web deberán estar almacenados en un ordenador conectado permanentemente a Internet para que nuestra web esté disponible para cualquier usuario las 24 horas del día y los 365 días del año.

¿Tus datos en una nube? Un poco más abajo…

Centro de datos

Y, ¿dónde están esos servidores? ¿A quién pertenecen? Bien, el tamaño de algunas empresas es tan grande (más bien el número de usuarios a los que ofrecen sus servicios), que cuentan con sus propios Centros de Procesamiento de Datos (CPD).

Por increíble que parezca, redes sociales como Facebook, con más de mil millones de usuarios, necesita concentrar en un centro de datos todos los recursos para organizar la información y dar el servicio.

Podríamos pensar que con apenas unas decenas de servidores sería suficiente para abastecer las demandas de los usuarios. Sin embargo, la infraestructura de Facebook cuenta con más de 50000 servidores, que por cierto utilizan distribuciones del sistema operativo GNU/Linux. De modo que cada vez que accedes a esta red social para subir una foto, estás utilizando un ordenador con software libre, al igual que ocurre con la mayoría de servidores web repartidos por el planeta.

Internet también «va» por el agua

Cable transoceánico: buzo

Cables transoceánicos. Existen. Se trata de cables submarinos de cobre o fibra óptica instalados sobre el lecho marino y destinado a servicios de telecomunicación.

La primera vez que lo cuentas, pocos lo creen. Quizá la opción de comunicación por satélite es la primera idea que nos viene a la mente. Y aunque los satélites de comunicaciones tiene importancia en las transmisiones, sobre todo televisión e Internet, los cables submarinos de fibra óptica siguen siendo la base de la red mundial de telecomunicaciones.

Podemos seguir pensando en Internet como algo abstracto, una nube. Pero ahora ya sabes que es algo físico y concreto; una red organizada en centros de datos, servidores y sobre todo muchos cables, algunos necesariamente por debajo del agua.

¿Cómo funciona Internet y cómo nos conectamos a la red de redes?

¿Te has preguntado alguna vez qué sucede cuándo introducimos un dominio de Internet en la barra de direcciones de un navegador web y presionamos la tecla «enter»? ¿Qué acciones se desencadenan? ¿Y cómo se entienden y organizan los equipos informáticos distribuidos por el mundo para comunicarse entre sí a través de Internet?

¿Te has preguntado alguna vez qué sucede cuándo introducimos un dominio de Internet en la barra de direcciones de un navegador web y presionamos la tecla «enter»? ¿Qué acciones se desencadenan? ¿Y cómo se entienden y organizan los equipos informáticos distribuidos por el mundo para comunicarse entre sí a través de Internet?

Internet connectSi en alguna ocasión has intentado resolver algún problema de acceso a Internet en tu ordenador, seguro que has encontrado decenas de siglas y números en las secciones de configuración. ¿Qué es eso de TCP/IP? De hecho, ¿qué es exactamente una dirección IP de la que oímos hablar de vez en cuando? ¿Qué es un ISP? ¿Cómo funciona físicamente Internet? ¿cuál es la diferencia entre ADSL, fibra óptica y cable? ¿cuántos usuarios acceden a estas redes diariamente y a qué velocidad lo hacen? ¿qué «dimensiones» tiene Internet?

Son muchas las preguntas que nos asaltan cuando indagamos un poco en los aspectos más técnicos de esta red global. A pesar de que utilizamos Internet a diario, es muy posible que no conozcamos del todo los detalles de su funcionamiento. En Esfera TIC ya he dedicado algunas entradas al mundo de Internet y las redes de ordenadores:

1. Ampliando Internet: 340 sextillones de direcciones IP
2. Redes inalámbricas: Wi-Fi
3. ¿Qué ha traído internet a la educación?
4. Consejos sobre seguridad en las claves (I): «¿Utilizas una contraseña fuerte?»
5. IPv6 y el Internet de las cosas: cuestión de combinatoria

Para complementar estos artículos, y sin profundizar demasiado en cuestiones técnicas, comparto el siguiente vídeo y dos infografías que pretenden exponer algunos de los conceptos fundamentales del funcionamiento de esta red de redes.

¿Qué sucede cuando escribimos la dirección de un sitio web y presionamos «enter»? Sabemos que solicitamos una página que está alojada en un servidor. Y precisamente esta infografía explica de forma muy didáctica y original el concepto de alojamiento web.

Cómo funciona la web

(clic sobre la infografía para visualizarla completa)

¿Y la red Internet? En la infografía «Cómo funciona Internet» se presentan algunas claves para comprender a grandes rasgos su funcionamiento.

Infografía: ¿Cómo funciona Internet?

(clic sobre la infografía para visualizarla completa)

Vídeo | «¿Cómo nos conectamos a Internet?»
Infografía Internet | ¿Cómo funciona Internet?
Infografía Web | ¿Qué sucede cuando introducimos una dirección en nuestro navegador?
Fotografía «Internet» | «The cookies of the Internet» de Kristina Alexanderson en Flickr

Consejos sobre seguridad en las claves (I): «¿Utilizas una contraseña fuerte?»

Dedicaré próximos artículos a publicar una serie de consejos sobre seguridad en claves. Mi intención era resumirlos todos en un solo post, pero el texto completo queda demasiado extenso. Mejor por «fascículos», y aquí viene el primero de ellos. ¿Cómo definir una clave fuerte?

Esta semana hemos oído hablar de Heartbleed, un fallo grave en un componente software relacionado con la seguridad (librería SSL) y que hace especialmente vulnerables a los servidores.

HeartbleedPuede parecer que es algo que no va con nosotros, pero el fallo permite que alguien pueda conseguir claves privadas de servidores, a los que accedemos a diario con nuestras cuentas en alguno de los servicios de Internet, como redes sociales o correo electrónico. Los servidores alojan estas páginas y nuestros datos están en ellos. El blog Genbeta publicó un artículo muy completo sobre el tema. Por su parte, Mashable elaboró una lista de servicios de Internet, indicando si es conveniente que modifiquemos la clave en ellos.

En cualquier caso, cambia tus claves. Todas. Además, es conveniente hacerlo de vez en cuando.

Dedicaré próximos artículos a publicar una serie de consejos sobre seguridad en claves. Mi intención era resumirlos todos en un solo post, pero el texto completo queda demasiado extenso. Mejor por «fascículos», y aquí viene el primero de ellos. ¿Cómo definir una clave fuerte?

1. Una clave fuerte

Clave seguraUna buena elección de la contraseña es el primer paso para garantizar la seguridad de nuestros datos. Las prisas nunca son buenas consejeras, y menos en el momento de «ingeniar» una clave para un nuevo servicio en Internet en el que estamos registrándonos. Es posible que por terminar antes, elijamos una contraseña que consideramos fácil de recordar. El nombre de una ciudad, de una mascota o un año en particular. Quizá sea sencilla de recordar, pero es muy posible que no sea suficientemente segura. Si seleccionamos como clave cualquier palabra que aparezca en un diccionario, ya de primeras, no es una contraseña segura. A algún curioso con habilidades de hacker le bastaría con «recorrer» la lista de palabras para dar con la clave (el proceso es bastante más complejo, pero nos sirve como ejemplo).

¿Qué es entonces una contraseña fuerte? Una clave puede ser tan segura como decidamos que sea. Más seguridad implica normalmente mayor complejidad en la forma que tiene clave, y por tanto mayor dificultad también para recordarla. Pero hay algunas técnicas que podemos utilizar para diseñar una buena contraseña y memorizarla fácilmente.

Combination_lockedLo ideal es que la clave tenga una longitud de al menos 8 caracteres, que incluya mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. Ampliando el conjunto de caracteres posibles, dificultamos que alguien pueda dar con la clave aplicando alguna técnica de combinatoria, generando todas las posibles claves con dichas letras, números y símbolos. De nuevo, debo decir que el proceso de «probar» todas las claves posibles no es tan simple, pero para comprender la idea fundamental, nos sirve también. Pensemos que podemos combinar las 27 letras del abecedario  (supongamos que solo minúsculas) para crear una lista de miles de millones de claves diferentes de 8 caracteres. Imaginemos por tanto las posibilidades si ampliamos el alfabeto base de 27 letras, añadiendo también mayúsculas, números y símbolos. La lista crecería considerablemente conteniendo varios miles de billones de claves diferentes. Por tanto, conviene que nuestras claves sean largas y con caracteres de distintos tipo.

Una contraseña segura y fácil de recordar

¿Cómo diseñar una clave que contenga todos estos elementos y que no contenga palabras conocidas que aparecen en el diccionario? Muy sencillo. Basta con recordar una frase. Por ejemplo, algún refrán o alguna frase conocida. Tomemos:

«Mi memoria es magnífica para olvidar»

Seguro que somos capaces de recordar esta frase. Para inventar una contraseña a partir de esta frase, bastaría con tomar la primera letra de cada palabra, y alternativamente escribir una mayúscula y una minúscula. ¿Y los números y símbolos? Bien, por no complicar excesivamente la clave, podríamos añadir un año al final seguido de un símbolo. La clave quedaría así:

MmEmPo1950$

Con este mecanismo ya hemos conseguido una clave probablemente más segura que la que veníamos utilizando hasta ahora.

Es el momento de cambiarlas.

Fotografía | «Secure Cloud Computing» de FutUndBeidl en Flickr

IPv6 y el Internet de las cosas: cuestión de combinatoria

Con la aparición de IPv6, hay disponibles 670 mil billones de direcciones IP por cada milímetro cuadrado de la superficie de La Tierra. Con esta nueva versión del protocolo de Internet, está mucho más cerca lo que se conoce como «Internet de la cosas».

El pasado 6 de junio de 2012 a las 00:00 GMT, los principales proveedores de servicios de Internet y compañías web habilitaron permanentemente IPv6 en sus productos y servicios. El Protocolo de Internet version 6 (IPv6) es una versión del protocolo IP,  diseñada para reemplazar a IP version 4 (IPv4), que actualmente está implementado en la gran mayoría de dispositivos que acceden a Internet.

Una dirección IP es un número que identifica de forma lógica un dispositivo en una red. Del mismo modo que en algunas ciudades la cantidad de números de teléfono (que identifican cada hogar o empresa) se ha ido agotando, en Internet ha sucedido exactamente lo mismo. Los más de 4000 millones de direcciones que ofrecía la versión IPv4 ya no son suficientes para abastecer la demanda de dispositivos de todo tipo que acceden a Internet. Con la aparición de IPv6, queda solucionado el problema. Con ella, hay disponibles 670 mil billones de direcciones por cada milímetro cuadrado de la superficie de La Tierra.

Vint Cerf, considerado uno de los padres de Internet, habla sobre IPv6. Transcribo y comento sus palabras:

Imagina un móvil que no pudiera comunicarse con los ordenadores conectados a Internet. No podrías buscar en Google ni enviar y recibir correos electrónicos. Con el tiempo, han aparecido más dispositivos que también necesitan una dirección para conectarse a la Web.

Para conectarse a Internet, cada equipo en la red de ordenadores tiene asignado un código llamado dirección IP compuesto por 4 grupos de números y cada número puede tener un valor entre 0 y 255. La dirección debe ser única en la red y permite localizar y acceder a cada equipo. Un ejemplo de dirección en su versión IPv4 sería 93.87.123.47.

Para codificar en binario cada número decimal de cada grupo, basta con 1 byte en la memoria del ordenador 8 bits. Podemos ver un ejemplo en la siguiente figura:

Calcular la cantidad de números que se pueden codificar con 8 bits es un sencillo problema de combinatoria, en el que disponemos de 2 elementos (0 y 1) que podemos colocar en 8 posiciones, pudiendo repetir el elemento, lógicamente. En concreto, se trata de un problema de variaciones con repetición, cuya fórmula ya he compartido en este blog en algunas de las entradas sobre combinatoria y probabilidad.

Y, considerando números codificados con 32 bits, 4 grupos de 8 bits, que es la estructura de una dirección IP en su versión IPv4, ¿a cuántos ordenadores podríamos asignar una dirección diferente? Bien, tan sólo habría que volver a aplicar la misma fórmula, con valores de m=2 y n=32.

Vint Cerf comenta cómo el número de direcciones que permitía asignar IPv4 parecía suficiente cuando se diseñó el protocolo:

Internet se diseñó en 1973 y se lanzó en 1983. Y, durante ese período de tiempo, lo consideramos un experimento. Así que asignamos espacio para direcciones, como números de teléfono, suficiente para definir 4.300 millones de puntos de terminación en Internet. Puedo decirte que en 1983 parecía que habría espacio para siempre, pero te recuerdo que era un experimento. La cuestión es que el experimento nunca terminó.

Aunque 4300 millones de direcciones puede parecer un número muy grande, las direcciones disponibles en la reserva global de IANA (Agencia Internacional de Asignación de Números de Internet) pertenecientes al protocolo IPv4 se agotaron el jueves 3 de Febrero de 2011 oficialmente. Esta claro que no se tuvo el cuento el enorme crecimiento que iba a tener Internet. Con 4300 millones de direcciones no es posible dar acceso a cada persona del planeta, a cada móvil, a cada hogar, a cada electrodoméstico, etc. Lo que se conoce como «Internet de las cosas». Y cuenta Vint Cerf que para solucionar este problema, aparece IPv6.

En 1996, diseñamos un formato diferente para paquetes de Internet denominado IPv6, que tiene 128 bits de espacio para direcciones, es decir, 3,4 x 10^38 direcciones. Para que te hagas una idea más clara, esto supone 340 sextillones de direcciones. Ya hay 5.500 millones de móviles en el mundo. Si todos tuvieran direcciones de Internet, agotarían de forma instantánea el espacio de IPv4, que como he dicho solo permite 4.300 millones de direcciones.

Utilizando de nuevo la fórmula de variaciones, comprobamos que con 128 bits para codificar cada dirección, podemos dar acceso a 340 sextillones de direcciones. Realizamos el cálculo con WolframAlpha.

Y concluye Vint Cerf:

Por tanto, 16 años después, no solo hemos agotado el espacio de direcciones IPv4, sino que nos vemos obligados a implementar el nuevo protocolo para permitir el crecimiento de la red. Si no lo implementamos, se agotará el espacio de direcciones IPv4, y los usuarios no podrán acceder a Internet porque no tendrán direcciones que puedan utilizar.

Y eso supone que Internet deje de crecer. Si en 1973 hubiese sabido lo que iba a pasar en 2013, hubiese insistido en crear un espacio para direcciones mucho mayor para haber evitado pasar por esta migración. El 6 de junio de este año, todos (incluidos Google y otros proveedores de Internet) vamos a activar la función IPv6. Se trata del lanzamiento de una Internet nueva y de mayor tamaño.

Pregunta a tu proveedor de servicios de Internet (ISP) cuándo utilizarás IPv6.

Con esta nueva versión, hay disponibles cerca 670 mil billones de direcciones por cada milímetro cuadrado de la superficie de La Tierra. Más que suficientes para hacer más real el «Internet de las cosas».

España | www.ipv6.es
Enlaces | IPv6, en Wikipedia, la enciclopedia libre
Vídeo | The new, larger version of the Internet: IPv6 (de Vint Cerf)
Recomiendo leer | Ampliando Internet: 340 sextillones de direcciones IP
Imagen cables | Patched In de Ken Fager

¿Qué ha traído internet a la educación?

Hoy 17 de de mayo se ha celebrado en todo el mundo el Día de Internet. ¿Qué ha traído internet a la educación? Los alumnos utilizan aulas virtuales, se comunican a diario, leen, comparten, comentan, colaboran, etc. Todo ello en la Red. Alguien en 1988 predijo que esto sucedería.

Hoy 17 de mayo se ha celebrado en todo el mundo el Día de Internet. Los eventos que han tenido lugar en distintos puntos del planeta tienen como objetivo «dar a conocer las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mejorar el nivel de vida de los pueblos y de sus ciudadanos». ¿Y qué ha traído internet a la educación?

Un conocido escritor dijo:

Una vez que tengamos conexiones de ordenadores en cada casa, cada una de ellas conectadas a enormes «bibliotecas», donde cualquier persona pueda hacer preguntas y obtener respuestas, obtener materiales de referencia, sobre cualquier tema en el que esté interesado, desde su infancia [..] Y puede preguntar y descubrir,  [..], y puedes hacerlo en tu propia casa, a tu propio ritmo, en tu propia dirección, en tu propio tiempo, entonces todo el mundo disfrutará aprendiendo.

A mi me parece que es a través de las máquinas que, por primera vez seremos capaces de tener una relación «uno a uno» entre la fuente de información y la información del consumidor. [..] Ahora hay una posibilidad de una relación «uno a uno» para muchos. Todo el mundo puede tener un maestro y una forma de acceso a los conocimientos acumulados de la especie humana. [..] Cuando yo era joven, muy poca gente tenía automóviles, teléfono en su casa [..] Ahora todas esas cosas son muy comunes, y podría ser de la misma forma (con los ordenadores e Internet).

Sí. Y le pertenece a él o a ella (el ordenador). El puede ser el único que dictará qué va a aprender; qué es lo que va a estudiar [..] Y la interacción con otros estudiantes y profesores. Esto no se puede eludir. [..] No es sólo para los jóvenes (el aprendizaje personal). [..] tienes a mucha gente que busca no seguir estudiando [..] pero si tienes algo como esto, entonces todo el mundo, a cualquier edad puede aprender por sí mismo.

No es que esperemos que todo el mundo tenga un ordenador perfecto ya mismo, pero hay que tratar de que así sea. Y con el tiempo creo que será cada vez más posible.

Estas son palabras de Isaac Asimov, prestigioso escritor y divulgador científico, en una entrevista de 1988. En ella, con una visión hacia el futuro, anuncia el impacto de Internet sobre el proceso de aprendizaje.

Y es que hoy en día cualquier estudiante con acceso a Internet…

  • consulta en apenas unos segundos cualquier información sobre una gran diversidad de temas. Utiliza los buscadores y consultan enciclopedias en Internet.
  • dispone de un espacio de encuentro en internet que complementan las clases presenciales, para acceder a los recursos publicados por el profesor, entregar trabajos, consultar su agenda online, hacer preguntas a su profesor fuera del horario escolar, etc. Utiliza las Aulas Virtuales.
  • se comunica con sus compañeros de clase a través de mensajes de texto y vídeo. Utiliza la mensajería instantánea (Messenger), el correo electrónico y la videoconferencia.
  • coopera en proyectos con otros alumnos (incluso de otros centros, en otros países). Utiliza las herramientas de colaboración virtual.
  • publica sus ideas, sus trabajos, sigue y comenta las aportaciones de sus compañeros. Usa herramientas de la web 2.0.
  • puede cursar estudios totalmente online. Utiliza el e-learning, los campus virtuales de las Universidades.
  • accede a una enorma cantidad de material audiovisual para reforzar el aprendizaje de los idiomas. Ve vídeos online con series, documentales y películas de otros países.
  • sigue la actualidad e se interesa por temas sobre los que nunca habría cogido prestado un libro (probablemente porque no existe). Lee blogs.
  • comparte sus experiencias diarias de aprendizaje. Utiliza las redes sociales.

¡Feliz Día de Internet!

Enlaces | www.diadeinternet.org/2011 | Isaac Asimov sobre el impacto de internet en la educación

Redes inalámbricas: Wi-Fi

Esta semana os dejo una pequeña presentación sobre redes inalámbricas, aquellas que permiten conectar varios equipos a una misma red sin utilizar conexiones físicas (cables). A todos nos resulta familiar la palabra Wi-Fi (Wireless Fidelity) o WLAN, que es lo mismo; una de las tecnologías más utilizadas para comunicar los ordenadores de forma inalámbrica. La utilizamos a diario en casa o en la oficina para conectarnos sin cables a nuestra conexión de Internet… o a la del vecino, cuando este no ha tomado todas las medidas de seguridad.

Hace unos días compartía una presentación sobre redes de ordenadores. En ella resumo algunos aspectos de las redes en general: posibles clasificaciones según alcance y topología (formas de conectar los equipos en una red) y algunas claves para entender qué son las direcciones IP y la necesidad de la nueva versión IPv6.

Esta semana os dejo una pequeña presentación sobre redes inalámbricas, aquellas que permiten conectar varios equipos a una misma red sin utilizar conexiones físicas (cables). A todos nos resulta familiar la palabra Wi-Fi (Wireless Fidelity) o WLAN, que es lo mismo; una de las tecnologías más utilizadas para comunicar los ordenadores de forma inalámbrica. La utilizamos a diario en casa o en la oficina para conectarnos sin cables a nuestra conexión de Internet… y algunos a la del vecino, cuando este no ha tomado todas las medidas de seguridad.

La presentación se puede utilizar en clase precisamente para analizar algunas de las ventajas e inconvenientes del uso de este tipo de redes, presentar posibles clasificaciones (WPAN, WLAN, etc.) e introducir términos habituales sobre seguridad en el acceso y transmisión de datos (cifrado, WEP, WPA, filtrado MAC, etc.).

Es interesante conocer los conceptos básicos del funcionamiento de nuestra red inalámbrica en casa, especialmente aquellos relacionados con la seguridad. Al menos, debemos saber comprobar que nuestra red no está en abierto para todo el mundo, asegurar que no pueden utilizar nuestra conexión a Internet, o más importante todavía, garantizat que nadie puede acceder a nuestros datos personales.

[issuu viewmode=presentation layout=http%3A%2F%2Fskin.issuu.com%2Fv%2Flight%2Flayout.xml showflipbtn=true documentid=101115204056-19b199dc8141421ea4bcb8d7ea37e518 docname=t2-redes-de-ordenadores-parte3 username=ebenimeli loadinginfotext=Redes%20de%20ordenadores%3A%20redes%20inal%C3%A1mbricas showhtmllink=true tag=wireless width=450 height=346 unit=px]

Enlaces: Presentación: Redes Inalámbricas |Sobre redes inalámbricas en Wikipedia | Otras presentaciones

Ampliando Internet: 340 sextillones de direcciones IP

Una presentación de 4º de ESO sobre Redes de Ordenadores y sobre la nueva versión 6 del protocolo IP de Internet.

Aprovecho esta presentación de clase sobre «Redes de ordenadores» de 4º de ESO para comentar un aspecto de Internet de importancia y no muy conocido por ser considerado «cuestión técnica». El usuario medio, sin embargo, cada vez es un poco más experto en informática, especialmente en temas relacionados con la Red, precisamente porque busca por sí mismo en Internet aquello que no entiende. Además, tener una conexión ADSL o cable en casa, compartir de vez en cuando contenidos por la red y por qué no decirlo, discutir por teléfono con nuestro proveedor de servicios de Internet (ISP), provoca que algunos términos como el de dirección IP empiecen a resultar familiares. Pero, ¿sabemos realmente qué es?

Para entender que es una dirección IP y qué función tiene, conviene aclarar un par de conceptos, como el de red de ordenadores.

[issuu viewmode=presentation layout=http%3A%2F%2Fskin.issuu.com%2Fv%2Flight%2Flayout.xml showflipbtn=true autoflip=false autofliptime=6000 documentid=101101184649-550b9180d2554aa6bc020333afb117a7 docname=t2-redes-de-ordenadores username=ebenimeli loadinginfotext=Redes%20de%20ordenadores%20(I) showhtmllink=true tag=network width=450 height=346 unit=px]

Algunas definiciones:

Una red de ordenadores es un conjunto de equipos informáticos conectados por medio de cables, señales y ondas o cualquier otro método de transporte de datos. Estas redes permiten ampliar la cobertura de la red geográficamente, coordinar tareas, compartir recursos y reducir costes.

Cada equipo en esta red de ordenadores tiene asignado un código llamado dirección IP compuesto por 4 grupos de números y cada número puede tener un valor entre 0 y 255. La dirección debe ser única en la red y permite localizar y acceder a cada equipo. Un ejemplo de dirección IPv4 (esta es la versión actual de este protocolo de Internet) sería 12.34.56.78.

Entonces, si cada ordenador (cada conexión) en casa tiene un número asignado como si de un número de teléfono se tratara (p.ej.: 12.34.56.78), en un futuro no muy lejano, ¿habrá números para todos? La respuesta es no. De hecho, se están acabando y se estima que queda alrededor de un un 9% de los posibles números que se pueden asignar.

¿Hay alguna solución? Sí y se llama IPv6. El vídeo Expanding the Internet: From IPv4 to IPv6 lo presenta de forma muy didáctica. Como dato (espectacular) sólo decir que si con IPv4 podíamos tener 4.294.967.296 de direcciones únicas, con IPv6 el problema de quedarnos sin IP queda solucionado con las 340.282.366.920.938.463.463.374.607.431.768.211.456 direcciones distintas posibles (340 sextillones). Ya sabemos un poco más sobre Internet.

Enlaces | Sobre IPv4 e IPv6 en Wikipedia | Presentación sobre Redes de Ordenadores (I) | Vídeo sobre IPv6
Fotografía | Networking de Norlando Pobre en Flickr