Todo empieza con un buen profesor

Volar como un pájaro siempre ha sido un sueño para la humanidad. Lo intentó Leonardo Da Vinci hace unos siglos fascinado por el estudio del vuelo de las aves, algo que plasmó en su Códice sobre el vuelo de los pájaros. Estamos en 2011, y un equipo de investigadores ya ha conseguido crear un robot capaz de volar imitando el movimiento de las alas de un ave. Viendo el siguiente vídeo, probablemente hay algún alumno podría pensar: «Yo de mayor quiero inventar robots como esos». El único consejo que puedo dar: «Empieza ya. Estudia.»

(Clic sobre el vídeo para reproducir)

Seguro que Markus Fischer, director del proyecto, no cuenta con cualquier equipo de ingenieros. Estamos hablando de investigadores capaces de hacer volar a un robot imitando el movimiento de un pájaro. Toda una proeza.

De lo que no cabe la menor duda es que cada uno de ellos, en sus respectivas especialidades, tuvo que estudiar (y lo seguirán haciendo) mucha física y matemáticas. Uno no acaba diseñando robots como SmartBird porque así lo decide la noche anterior. Esta proeza es resultado de años de esfuerzo en investigación, para los que hace falta no sólo una muy buena formación en varias materias, especialmente en la rama científica, sino también una ilusión, un sueño.

Cuando hablamos de grandes investigadores, muchas veces pasamos por alto algo importante, y sin embargo tan obvio como que ellos también tuvieron que aprender en algún momento todo lo que saben. Ellos también tuvieron maestros. Sus profesores en la Universidad, probablemente aportaron el conocimiento fundamental para sus investigaciones años después. Pero los señores de Bionic Learning Network también tuvieron maestros desde infantil a sus últimos años de instituto. Ellos les enseñaron el inglés, la física, la tecnología, las matemáticas que años después necesitaron para cumplir su sueño.

El Lärarförbundet, la Unión de Profesores de Suecia, inició una campaña que lleva como título «Todo empieza con un buen maestro» y que logra resumir en vídeo la importancia de una buena formación y motivación en cualquier de las etapas del sistema educativo…y de la vida.

Acerca de este mismo tema, el departamento de Educación de la Universidad de Navarra preparó este reportaje sobre la figura del maestro en las escuelas. Alumnos y profesores responden a la pregunta: «¿Qué es un maestro?».

Sobre los sueños, el esfuerzo y el futuro:

«No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas» (Séneca)

«El futuro de los niños es siempre hoy. Mañana será tarde.» (Gabriela Mistral)

Vídeo TED | Un robot que vuela como un pájaro
Vídeo Lärarförbundet | Todo empieza con un buen profesor
Vídeo Univ. Navarra | Estudiar para ser profesor
Foto | the Orchestration of Sleep de Casey David

Sobre viajes en el tiempo y retos fotográficos

Me gusta la fotografía. Intento aprender algo nuevo cada día, sobre técnica y edición. También intento estar al tanto de la novedades sobre nuevas cámaras y objetivos que van saliendo al mercado. Y para ello resulta realmente práctico seguir blogs como Xataka Foto, donde se publican a diario artículos sobre actualidad, modelos de cámaras, software, entre otros consejos. Además cuentan con cursos “por capítulos” sobre diferentes aspectos del arte de la fotografía.

Por otro lado, la materia de Edición de Imágenes Digitales, en mayor o menor medida, forma parte del currículo de la asignatura de Informática en varios cursos de la ESO. Y los contenidos de los temas sobre edición de imágenes puede resultar un tanto aburridos si no hay un motivo de por medio. Un proyecto.

Durante este curso vamos a llevar a cabo en clase un par de proyectos relacionados con la edición digital de imágenes. El primero implica la búsqueda de fotografías; en el segundo, cámara en mano, son los alumnos los protagonistas.

Un viaje en el tiempo

El primero es un viaje en el tiempo. Encontré la idea en “Trippy Pictures Within Pictures” de Izismile, a través del blog Gran Angular. El concepto es bastante original. Se trata de fusionar pasado y presente a través de la fotografía; de “cómo las cosas han cambiado, pero siguen igual”.

El proyecto para los alumnos puede ser realmente completo. Implica la búsqueda de fotografías antiguas, por ejemplo de carácter familiar o de la ciudad en la que viven, tomada en algún lugar que puedan volver a visitar, para comprobar qué cosas no han cambiado tanto. Un viaje en la historia o a algún recuerdo no demasiado lejano.

La parte de edición de las imágenes puede incluir algún retoque sobre la fotografía antigua, o alguna edición sobre la fotografía final, por ejemplo, para la creación de una postal.

30 Días / 30 Fotos

El segundo proyecto es un reto fotográfico cuyo objetivo es conseguir sacar una foto al día durante un mes, con la pequeña dificultad de que cada foto debe ser sobre un tema de una lista.
La idea original parece ser de Sherry, una bloguera que escribe en “Oh So Lovely” sobre decoración y otros proyectos DIY (Do It Yourself, en español, “Hazlo tú mismo”).

La lista que propone parece sencilla a primera vista. Sin embargo, hay algunos temas en los que se hace necesario mostrar algún aspecto más personal, mientras que otros simplemente requieren mucho más trabajo, por el momento del día o por el lugar de la escena. Es por esta razón que, para el proyecto de estudiantes, eliminaría algunos temas para añadir otros que puedan ser más interesantes para un posterior trabajo de edición digital de las imágenes con el editor GIMP en Linux, del que ya he hablado en alguna ocasión. Cuando ponga en marcha el proyecto, publicaré mi propuesta de lista de 30 “items” para el reto.

Para los que quieran seguir mejorando la integración del desarrollo de competencias en sus programaciones didácticas, creo que con este par de actividades se pueden cubrir (en parte), ya algunas de ellas:

  • la competencia “cultural y artística”, a través del conocimiento y comprensión de manifestaciones culturales o artísticas, esto es, monumentos o edificios que pueden ser fotografiados en el proyecto de «viaje en el tiempo».
  • la competencia de “autonomía e iniciativa personal” para desarrollar la creatividad y la perseverancia, especialmente en el reto de «30 días, 30 fotos».
  • y lógicamente, la de “tratamiento de la información y competencia digital”, mediante el uso de herramientas informáticas para la edición de las imágenes en ambos proyectos.

Enlaces | Trippy Pictures Within Pictures | Anyone Up For a Challenge
Foto Cámara | My Camera de BigTallGuy

Cómo empezar este curso con las TIC y no morir en el intento

En está ocasión he querido resumir algunos consejos, especialmente para profesores, pero que igualmente pueden servir para cualquiera que quiera lograr un poco de orden digital en su trabajo. Se me ocurren varias cosas (pequeñas cosas) que puedes empezar a hacer durante este primer mes de septiembre para entrar con buen pie en el “mundillo” de las TIC. Una pequeña acción, un pequeño hábito puede ser un buen comienzo para conseguir moverse como pez en el agua en la infinita lista de programas, plataformas y otros servicios de internet que van apareciendo a diario.

 

1. Deshazte de tu lápiz USB

Los lápices USB o pendrives parecen poseer la extraña propiedad de atraer todos los virus, y si no tomamos medidas, acaban infectando todo aquello que tocan. ¿Cuántas veces analizas con el antivirus tu lápiz USB? Probablemente nunca. De casa al trabajo y del trabajo a casa, intercambiamos todo tipo de virus. ¡Tira ya tu lápiz USB! (o regálaselo a algún incauto).

Este es un buen ejemplo de pequeña acción que seguro nos lleva a un gran cambio en nuestra forma de trabajar. Como regla general, se trata de utilizar el lápiz USB sólo como último recurso de emergencia, cuando ya no hay otra opción para copiar u organizar tus archivos; y te aseguro que la hay. Ya hace un tiempo que aparecieron servicios gratuitos en internet para la sincronización de archivos, como Dropbox, Ubuntu One o SugarSync. De esta forma podrás tener disponibles todos tus archivos en cualquiera de tus equipos, sea PC, portátil o móvil; y además, tendrás siempre una copia de seguridad siempre en Internet.

Y ordena tus archivos. Seguro que el 90% de los documentos que manejas a diario son en soporte digital. Antes de empezar el curso, dedica un buen rato a crear una buena organización de carpetas, con sentido común, práctica y sencilla; y sin demasiados niveles, esto es, carpetas dentro de carpetas…hasta el infinito. Evita esto último a toda costa.

2. Cuida tu correo electrónico.

Además de Aulas Virtuales y otras plataformas para el aprendizaje, el correo electrónico sigue siendo una de las herramientas de comunicación más utilizadas por profesores con alumnos y padres. Como si de cualquier circular o noticia en la web se tratara, es esencial cuidar todos los aspectos en la redacción del correo electrónico (aspectos de estilo y forma; la ortografía y gramática supondremos que es impecable…).

Probablemente dispones ya de una cuenta de correo electrónico que tu centro te ha proporcionado, del tipo usuario@micolegio.com. Asegúrate de incluir siempre una firma en cada uno de los correos electrónicos que envías. Es una cuestión de imagen. Al menos debe aparecer tu nombre completo, dirección de email, nombre, web y algún teléfono del centro. Todos los gestores de correo (Outlook, Thunderbird, Mail, etc.) cuentan con esta función, y también todos los servicios de correo webmail (GMail, Yahoo, Hotmail, etc.).

Si tu cuenta de correo electrónico, por motivos de comodidad o de espacio, está redirigida a otra cuenta de uso gratuito (es habitual GMail), configura convenientemente la cuenta para poder enviar siempre desde la dirección de correo del centro. Este último es un pequeño detalle que hay que cuidar; recibimos sin problemas los emails enviados a yo@micolegio.com, pero quizá estamos respondiendo al mensaje desde miusuario@gmail.com. Este es un error habitual (que responde a la pregunta: “¿por qué tienen mi dirección personal de email?”)

Finalmente: no olvides consultar nuevos mensajes, al menos una vez al día. Intenta adquirir el hábito.

3. Conoce la blogosfera de la educación

Suscríbete a varios blogs sobre educación y TIC, algunos de carácter general y otros de tu especialidad. La suscripción a blogs es una manera sencilla de estar al tanto de las novedades sobre recursos y actividades disponibles para aplicar las TIC en tu asignatura. Hay miles de blogs, y por tanto miles y miles de materiales que pueden ser de gran utilidad. También encontrarás reflexiones, experiencias y otros consejos como los que estás leyendo ahora mismo.

Para la suscripción, si ya dispones de una cuenta en GMail, puedes empezar con Google Reader. Busca en internet blogs sobre los temas que te interesan y organiza allí todas las lecturas. Y, créeme, la blogosfera de la educación es muy amplia; todo lo que necesitas está allí.

4. Organízate, como sea, pero… ¡organízate!

No importa qué método emplees para organizar tus tareas diarias. Simplemente busca y selecciona uno o construye el tuyo propio. Puede ser tan simple como una lista de tareas que puedas ir tachando, o tan completo (que no complejo) como conocidos métodos de productividad (GTD, ZTD, …).

Sea cual sea el método, propongo que experimentes con una versión digital del mismo. Es decir, si mantienes una simple lista de tareas, hazlo en un archivo de procesador de textos (MS Word, OpenOffice, Bloc de notas, etc.). Si te atreves con algún sistema de organización de eficacia probada, puede intentarlo con software o servicios web que permiten implementar estos métodos, como Remember The Milk (el que personalmente uso), Wunderlist, Things, etc. He probado todos ellos en distintos momentos, y son realmente buenos.

5. Prueba la agenda digital.

Ya he comentado en alguna ocasión las ventajas de gestionar nuestra agenda en la web, función que ofrecen conocidos servicios como Google Calendar. Cabe destacar la facilidad para añadir y modificar eventos, la posibilidad de combinar agendas, la opción de compartirla con otros usuarios en internet, recibir notificaciones, acceder desde nuestro móvil, integrarla con otros servicios (como de gestión de tareas), la opción de poder buscar eventos en nuestra agenda, etc.

Un paso importante en el uso de las TIC para el trabajo diario, y todo un avance en la organización personal, es el uso de una agenda en Internet. Y si el único inconveniente es no poder acceder a nuestros datos cuando no disponemos de conexión a internet, este es un asunto que ya está más que resuelto con muchos de los servicios que ofrecen la función de agenda.

6. Pon a punto tu portátil

Si vas a empezar a utilizar tu portátil en tus clases,  antes de empezar, asegúrate de que todo funciona. Es más que recomendable hacer un poco de limpieza en el sistema con cierta frecuencia, sea este un sistema Windows, Linux, Mac o cualquier otro. Y si tienes oportunidad de reinstalar todo el sistema, tu equipo lo agradecerá (un formateo es siempre la limpieza más efectiva). Es imprescindible que el sistema funcione a la perfección para que el uso de portátil en el aula sean todo ventajas.

Comprueba que tienes instalados todos los programas que puedas necesitar, al menos para las próximas semanas. Mantén el orden de tus archivos en tu equipo, al menos de los que te verás obligado a mostrar en clase. Tu escritorio es un reflejo de tu organización personal.

¿Tienes todos los cables necesarios para usar tu equipo en el aula? Comprueba días antes, si puedes, que el proyector funciona correctamente con tu portátil, que la resolución es la correcta y que las presentaciones y programas se muestran sin problemas. Si tu centro dispone de Wi-Fi, comprueba que tu equipo está correctamente configurado para acceder a Internet y que puedes establecer conexión de forma regular.

7. Networking… ¡conéctate!

Gran parte de lo que aprenderás a partir de ahora lo encontrarás leyendo en la web. No te quedes ahí; ve un paso más allá y participa activamente comentando en los blogs que has empezado a leer. Busca grupos e hilos de discusión en las redes sociales (Facebook, Google+, etc.) a los que te interese unirte y empieza a opinar, comentar y compartir. De eso se trata la Web 2.0. Leer y participar con frecuencia en los blogs, a la larga, produce el mismo efecto en muchos usuarios: acaban abriendo uno. Tú también puedes tener un blog.

Y si por momento el proyecto de blog se queda grande (no veo ninguna razón), nada te impide crear una cuenta en Twitter y compartir lo mismo en menos de 140 caracteres. Contacta con otros docentes y profesionales de la educación. Existen “listas en Twitter» que reúnen a cientos y miles de profesores con las mismas inquietudes que tú. Comparte, comparte y comparte.

8. Mete este año un pingüino en tu ordenador

Si no lo has hecho todavía, ya es hora: instala Linux en tu ordenador. Aunque no tengas intención de llevar a cabo ningún proyecto con él, ni utilizarlo para tu trabajo diario, instálalo. Desde luego, si no lo tienes, nunca tendrás la curiosidad de “jugar” un rato con él. Se suele empezar los primeros días navegando, luego manejando tus primeros archivos y, sin darte cuenta, con el tiempo terminarás haciendo prácticamente todas tus tareas con este sistema operativo libre. Para empezar recomiendo Ubuntu o un sistema similar.

(Nota: la mascota de Linux es TuX, un pingüino)

9. Paso a paso

Planifica lo que vas a aprender. En general, cuando profundizamos un poco en las TIC, nos muestran infinitas listas de programas y posibilidades, y es normal que no sepamos muy bien por dónde empezar, pensando que no seremos capaces de aprenderlas todas. Sencillo: haz una lista y empieza por la primera.

Paso a paso. Puedes empezar, por ejemplo, anotando en una lista un proyecto para cada mes. «En septiembre organizo mis archivos en internet» — me deshago de mi pendrive—, «en octubre resuelvo dudas sobre el procesador de textos«, «en diciembre me atrevo a usar Linux« (que previamente has instalado a principio de curso) para algunas tareas, como navegar y escribir algunos documentos, «en enero centro mi atención en recursos y uso de la Pizarra Digital Interactiva» (PDI), «en febrero asisto a algún curso de formación por cuenta propia» (los hay presenciales y virtuales, y muchos son gratuitos), «en marzo abro un blog» (WordPress, Blogger), etc.

Y sé realista; recuerda que «el que mucho abarca poco aprieta».

10. Busca un tutor TIC

Seguro que hay alguien dispuesto a echarte una mano con esto de las TIC. Siempre hay algún amigo o compañero a quien no le importa resolver las pequeñas dudas y seguramente disfruta haciéndolo. En esto de la informática, se empieza siempre de la mano de alguien. Con el tiempo, uno termina soltándose y empieza a investigar y aprender por sí mismo. Busca un tutor para este curso 2011/12.

Planificación de Unidades Didácticas: calendario 2011/12

Este post bien podría haberse titulado «Organizando el curso escolar 2011/12»,  puesto que la plantilla que comparto puede servir tanto para profesores como estudiantes. Se trata de un único documento que muestra el calendario escolar, con espacio para programar el desarrollo de las clases de una asignatura y con posibilidad de hacer la planificación para varios grupos.

Bien pensado, la plantilla puede servir para organizar cualquier aspecto del curso escolar. Puede ser de utilidad para profesores, para planificar las clases que componen un curso completo, como para alumnos, como diario de seguimiento de la asignatura, en el que apuntar las fechas de exámenes, entregas de trabajos o cualquier otra anotación sobre el desarrollo de sus clases.

El documento es similar en aspecto a los calendarios compactos de los que hablé hace unos días. La diferencia principal es que esta plantilla permite planificar día a día. Algunas de las características son:

  • El calendario cubre el año escolar, de septiembre de 2011 a julio de 2012, estos dos meses completos, ya que en cada centro escolar y dependiendo de la etapa, el inicio del curso es diferente. No muestra los días no lectivos, que dependiendo del centro educativo, ciudad, comunidad autónoma o país, lógicamente son distintos.
  • La planificación se puede hacer día a día, pudiendo indicar el título de la clase o un resumen de los contenidos que se imparten ese día (columna «Sesión»).
  • No aparecen los fines de semana (S,D). Para simplificar la plantilla se han omitido los fines de semana, aunque en algún centro de formación es posible que se impartan clases en fin de semana.
  • Podemos agrupar (visualmente) las sesiones de una misma unidad didáctica, con la columna UD (utilizando la función de «combinar celdas» de la hoja de cálculo).
  • Aparecen cada uno de los días entre semana (en número), con la etiqueta L,M,X,J o V según el día de la semana. La etiqueta facilita la programación; si la asignatura se imparte por ejemplo martes y jueves, basta con recorrer la plantilla e ir marcando los días M y J.
  • Permite organizar la misma asignatura para grupos distintos A,B,C,D: líneas distintas, particiones del grupo en clase, etc.
  • La plantilla dispone de un contador en la parte superior de cada grupo, donde podemos ir viendo el número total de sesiones planificadas al año. Con está función podemos comprobar en todo momento que el número de sesiones programadas es el mismo para todos los grupos. Ya sabemos que cuando hay días festivos de por medio, siempre hay que ajustar la distribución de sesiones para cada grupo.

En definitiva, una sencilla plantilla que puede facilitar la (no sé si bien llamada) «temporalización» de las unidades didácticas en las programaciones de cada una de nuestras asignaturas.

Enlaces | Plantilla en varios formatos: OpenOffice (.odt) | Excel (.xls) | PDF

7 formas de desconexión digital

Twitter, Facebook, Tuenti, Foursquare, recientemente Google Plus…y quién sabe si otra nueva red social. Súmale diarios digitales, blogs de distintas temáticas o la navegación sin rumbo fijo en internet. Por supuesto el teléfono móvil, videojuegos, series o programas en Internet y TV. Además: correo electrónico, agenda y gestión de tareas online, chats, videoconferencias, SMS, WhatsApp, .. ¿Has pensado alguna vez cuánto tiempo dedicas diariamente a todas estas actividades? Probablemente recibes notificaciones de todas ellas en el móvil, con lo que supone cada una de esas interrupciones. Hay que saber desconectar de vez en cuando; un buen hábito que no siempre es fácil aprender.

Personalmente, excepto las consolas (a las que no juego; tuve una primera y última consola) y recientemente la TV (que no enciendo en casa desde hace bastante tiempo), reconozco que dedico semanalmente bastante tiempo a la lectura de blogs y a la participación en redes sociales. De modo que, más que una lista de consejos (quién soy yo para darlos), lo que viene a continuación pretende ser una otra lista de propósitos que merece la pena intentar cumplir.

Desconectar del mundo digital no sólo es esperar a las vacaciones del año para apagar móvil y ordenador durante unos días. También podemos practicar la desconexión digital en otros momentos de la semana.

1. Durante 15 minutos. Por ejemplo, cuando coincides con alguien e inicias una breve conversación. Resulta muy molesto (y de muy mala educación) hablar con alguien que ni siquiera nos mira a los ojos, porque los tiene ocupados mirando la pantalla de su teléfono móvil, contestando alguno de sus mensajes o haciendo algún comentario «de urgencia» en alguna de sus redes sociales. Durante esos minutos: guarda tu móvil y escucha atentamente lo que te están diciendo.

2. Durante 1 hora. Una cena o encuentro con tu familia, compañeros o amigos. Si has planificado un espacio de tiempo para compartirlo con ellos, haz eso mismo, sólo eso. Centra toda tu atención en la gente que te rodea y aprovecha el momento al cien por cien. No es difícil, durante esa hora apaga tu móvil

3. Toda una tarde. Es muy posible que durante tu jornada laboral trabajes con un ordenador conectado a Internet. Si es así, disfruta de una tarde sin aparatos electrónicos de por medio. Y si la informática no forma parte de tu trabajo, mejor todavía: habrás conseguido un día completo de desconexión digital. Durante esa tarde: sencillamente dedica el tiempo a otra actividad; sal a dar un paseo con tus amigos o familia, haz deporte o lee un buen libro (el ebook es la excepción en esta lista).

4. Durante 24 horas. Un día entero de desconexión es una buena forma de hacer ayuno de noticias, de conversaciones en redes sociales y llamadas telefónicas. Si se trata de un día libre en tu trabajo, aprovéchalo con alguna actividad que te ocupe todo el día, preferiblemente fuera de casa y que te aleje de cualquier tentación digital. No te quedes frente al TV toda la mañana, ni toda la tarde con el mando de la consola en las manos. Durante ese día, si decides no salir, aprende a cocinar un nuevo plato o arregla algo en casa. Si necesitas aire fresco, aprovecha para ir de compras, sin prisas, o para hacer esa visita o excursión para la que nunca tienes tiempo.

5. Todo un fin de semana. Cualquier sábado y domingo del año, entre semana y semana de trabajo. A qué actividad dediques esos dos días, ya es algo personal, pero asegúrate de que no tenga absolutamente nada que ver con teclados, ratones, mandos o pantallas táctiles. Esta regla es suficiente para alejarte de cualquier actividad relacionada con internet. El viernes por la tarde cierra tu ordenador portátil y no lo vuelvas a abrir hasta el lunes, desenchufa la TV y guarda la consola. Ya has tenido tiempo entre semana.

6. Durante unos días de vacaciones. Disponer de una semana de vacaciones, es una gran oportunidad para hacer una buena desconexión digital. Para ese puente (o acueducto) planifica un buen viaje. Con una estancia fuera se abandonan ya todas las distracciones digitales que pueda haber en casa. Prohibido meter el portátil en la maleta. Suponemos que el móvil sí, de modo que el día antes de salir de viaje, desactiva todas las notificaciones de internet de tu móvil…o el acceso a internet directamente. Si debes quedarte en casa durante tus días libres, será una buena idea poner en práctica cualquiera de las ideas anteriores.

7. Durante unas vacaciones prolongadas. ¿Tienes dos semanas seguidas de vacaciones? ¿tres? ¿un mes o más? Si tienes la suerte de disponer de todo ese tiempo libre, simplemente no hay excusas para no desconectar.

Y como no se trata de convencer sino de dar ejemplo, en breve anuncio mi desconexión digital (punto 7).

Finalmente os dejo con este fantástico anuncio: «Disconnect to Connect» (desconecta para conectar).

Foto | Walking the dog de Ben Coulson

Un año aprendiendo

Hoy celebro que llevo exactamente un año escribiendo en este blog. Un año aprendiendo.

No creo ser el único que se queda con esa sensación al hacer balance después de un tiempo publicando en Internet. Mi propósito en aquel momento era el de hablar de software educativo, de herramientas de comunicación y colaboración virtual, de sistemas y servicios para la organización, de plataformas para el aprendizaje, de materiales educativos, etc. No sé muy bien en qué medida lo habré cumplido; pero lo cierto es que no importa demasiado. Escribo por placer, así que lo que importa es la experiencia, lo aprendido en el proceso de escribir.

¿Por qué escribo?

Cualquiera que haya decidido dedicar también unas líneas de vez en cuando, sabe que escribir requiere leer, buscar y descubrir, hacer, participar y compartir. En mi caso, la razón es sencilla: me gusta aprender algo nuevo cada día, y el blog es la excusa perfecta.

Habrá quien escriba en un blog porque tiene muchas cosas que enseñar o decir. Yo, escribiendo en el blog, me siento a diario más alumno que profesor. Reconozco que leo muchísimo más que escribo, como no podría ser de otra forma. Aunque ya van casi 100 artículos desde que empecé, la lista de «ideas para nuevas entradas» crece y crece, y la mayor parte surgen de haber leído algún artículo, comentario u opinión en otros blogs. No hay otra razón que la de aprender.

Todavía queda mucho por mejorar y corregir. Además, escribir con frecuencia no es sencillo; requiere de un tiempo del que no siempre disponemos. A pesar de ello, yo seguiré escribiendo, con más ganas si cabe el curso que viene. De momento no he encontrado motivos para no hacerlo, pero si unos cuantos para continuar.

  1. Para escribir hay que leer. Me gusta leer.
  2. En el proceso de escribir algo nuevo, hay una parte importante de aprendizaje; hay que buscar recursos y contrastar información, y por el camino siempre aprendes algo nuevo.
  3. Escribir es un hábito que se pierde con facilidad si no lo practicas. Para aprender a escribir bien, hay que escribir mucho y con frecuencia. El blog es el medio perfecto.
  4. Puedes desarrollar tu faceta más creativa. El blog requiere imaginación: además de los contenidos está el diseño
  5. Internet no se hace sola. Me gusta la idea de poder, de alguna forma, devolverle a la Red lo que la Red me da. Todos los días encontramos información en Internet que nos resulta útil. Yo sólo espero que algo de lo que escriba pueda servir a alguien también.
  6. El blog es un buen lugar donde compartir lo que haces. Si dedicas tiempo en preparar cualquier tipo de material, ¿por qué no compartirlos con todo el mundo? Tengo más razones para hacerlo que para no hacerlo.
  7. El mundo de los blogs es divertido. Si eres una persona curiosa, con inquietudes, puedo asegurarte que cada semana puede aprender algo nuevo de la mano de muchísimos bloggers dispuestos también a compartir.
  8. En ocasiones necesitamos tiempo para organizar ciertas ideas sobre un tema. Dedicar un tiempo para reflejarlas en un blog puede ayudar a reflexionar sobre ellas. También es un rincón donde expresar mi opinión o recomendar.
  9. Por la satisfacción del trabajo realizado, como en otras tantas cosas de la vida.
  10. ¿Tienes un blog? ¿Cuáles son tus motivos para continuar escribiendo?

12 cosas que puedes hacer con un iPad en el trabajo

Cualquier trabajo con parte de «oficina» supone realizar tareas en las que es necesario buscar y preparar documentos, enviar y recibir correos electrónicos a diario, mantener una agenda ordenada y gestionar las tareas, asistir a reuniones en distintos equipos de coordinación, participar en cursos de formación, etc. Y para alegría de unos y pesadilla de otros, todo este tipo de tareas requieren cada vez más el dominio de la informática, en general de un ordenador personal.

Una herramienta que se ha ido introduciendo poco a poco en la oficina y en las aulas y que puede reemplazar en casos muy concretos al ordenador son las tablets. Pueden hacer la función de ordenador con algunas tareas, pero no en todas, lógicamente. De igual forma que el netbook no sustituye al portátil u ordenador de sobremesa, la tablet no puede hacer todas las funciones de un ordenador portátil o un netbook. No obstante, con los programas adecuados, son una herramienta con muchas posibilidades en momentos determinados del día, sobre todo en reuniones y en el aula. De algunos de estos programas vengo a hablar.

En esta lista resumo algunas cosas que puedo hacer con el iPad en mi trabajo.

1. Tomar notas, en formato digital o manuscritas. Para gestionar todas tus notas, Evernote es probablemente el mejor sistema de organización de nota y documentos. Todas las notas que escribas con este programa se almacenan directamente en Internet, además de poder sincronizar los datos en otros equipos. Para tomar notas a mano, Penultimate es una opción muy recomendable; permite incluso proyectar mediante VGA, algo que no consiguen hacer todos los programas de notas, presentaciones o dibujo. Otra alternativa a Penultimate para anotaciones en sesiones de lluvia de ideas es Adobe Ideas. Y finalmente, un programa interesante para redactar es MyTexts, que cuenta con una interfaz pensada para escribir sin distracciones.

2. Acceder a tus datos almacenados en «la nube». ¿Quién no ha oído hablar de Dropbox a estas alturas? Bien, iPad cuenta con una versión de este popular programa de sincronización de archivos, con una capacidad máxima de 2 GB en su versión gratuita. Podrás acceder a todos los datos almacenados en Dropbox al instante, y luego abrirlos con el programa más adecuado. Ya conté en el blog cómo usar el iPad en el aula, integrando dos herramientas: Keynote, programa de presentaciones, y Dropbox.

3. Audio/Videoconferencia y chat. También puedes comunicarte en tiempo real con tus contactos, bien por mensajería instantánea o por videoconferencia. Aunque no existe de momento aplicación oficial de Skype para iPad, el programa diseñado para iPhone se puede utilizar para hacer videoconferencias. También dispones de programas tipo Messenger como Aim, para discutir en el mismo momento cualquier asunto desde tu tableta.

4. Recibir y enviar correos electrónicos. Desde Mail, el programa que incorpora iPad de serie, podrás recibir y enviar correos electrónicos, pudiendo configurar distintas cuentas. Es en este tipo de tareas donde el iPad se convierte en una herramienta muy práctica; no necesitamos encender el ordenador para contestar unos pocos emails. Podemos hacerlo desde la tablet con toda comodidad.

5. Navegar por Internet. Con una versión del navegador web Safari podrás acceder cómodamente a todas las páginas de Internet. La experiencia de navegación con la pantalla tácil es excelente: abrir un enlace, ampliar el tamaño del contenido de la página, seleccionar y pegar texto, son acciones que se aprenden al instante sin dificultad.

6. Proyectar presentaciones en clase. Con el programa Keynote podrás crear y proyectar tus presentaciones. Si la presentación ha sido creada con Keynote en Mac (la versión para MacBook o iMac), puedes abrirla y visualizarla manteniendo todos lo efectos de transición de diapositivas y efectos de movimiento. Keynote en iPad resulta especialmente práctico, ya que en apenas unos segundos puedes tener el iPad encendido y la presentación iniciada.

7. Administrar tareas. Existen muchos programas para gestionar tareas, pero no puedo dejar de recomendar Things, Remember The Milk o Wunderlist, todas ellos excelentes aplicaciones para la organización personal. Tanto si utilizas algún método de organización personal como GTD, o si necesitas una sencilla lista de «cosas que hacer», cualquier de las opciones de programas son igualmente buenas.

8. Gestionar una agenda. iPad dispone de una versión del programa iCal de Apple para organizar la agenda. Durante una reunión puede aparecer nuevas fechas que anotar y tener a mano la tablet para registrar esos eventos puede ser una buena idea. En apenas unos segundos se puede consultar la agenda en varios formatos (día, mes, año) para insertar o modificar las nuevas citas que vayan surgiendo.

9. Acceder de forma remota a otros ordenadores. Con programas como TeamViewer o Easy Connect podemos visualizar y controlar de forma remota cualquier equipo informático en nuestra red de ordenadores, por ejemplo en una sala de informática. Un programa al estilo iTalc, pero para nuestro iPad.

10. Leer y anotar. No hay día en el que no tengamos un documento que leer. Podemos utilizar iAnnotate no sólo para leer documentos PDF sino que también podemos tomar notas, marcar páginas, subrayar. Para seguir blogs, una buena opción es Feedly, desde el que podemos compartir lo que nos interesa en las redes sociales o exportar los contenidos con Instapaper, que podemos descargar luego en nuestro libro electrónico.

11. Utilizar programas educativos. Cada semana van apareciendo nuevos programas diseñados para uso educativo. Muchos de ellos están en inglés, pero lo importante es el software educativo vaya teniendo su lugar en este tipo de tablets. En este sentido, Wolfram|Alpha está haciendo un trabajo espectacular con algunas de sus aplicaciones, como las Wolfram Course Assistant App, de la que ya hablé hace tiempo. También en el área de música existen varios programas que pueden complementar el aprendizaje de un instrumento. Este es el caso de los programas como Magic Piano, Magic Fiddle o Pianist Pro.

12. Participar en la web 2.0. Las redes sociales son ya un canal más para el aprendizaje, y así lo han demostrado los blogs y el microblogging, especialmente con Twitter. Si utilizas WordPress en tu blog, también con iPad puedes escribir nuevas entradas y moderar comentarios con una sencilla aplicación diseñada para ello. Y cabe destacar la aplicación oficial de Twitter para participar en el popular servicio de mensajes en 140 caracteres. Mediante diversos paneles podemos navegar por los tweets y perfiles de otros usuarios, ver las respuestas y mensajes que nos han dejado, consultar las listas de usuarios que hayamos definidos, etc.

No sé si esta será la mejor lista de programas para iPad, pero sí el grupo de aplicaciones que utilizo (o que he utilizado) a diario para el trabajo y organización personal. Unos han funcionado mejor que otros y es por ello que he ido probando y cambiando, siempre intentando acertar en la elección de las mejores herramientas.

Fotografías Creative Commons de temática educativa

El blog XarxaTIC trataba ayer las licencias Creative Commons y comentaba el beneficio que supone para la comunidad educativa el hecho de publicar contenidos con este tipo de licencias libres. Para ilustrarlo, compartía una interesante infografía.

Precisamente ayer dedicaba unas líneas en este blog para hablar de Ubuntu y software libre. Con esta idea de libertad, el código que define un programa puede ser ejecutado, copiado, distribuido, estudiado, modificado y distribuido de nuevo por cualquier usuario.

De forma similar, Creative Commons está inspirado en este concepto de software libre. Adoptando una licencia de tipo Creative Commons sobre una determinada imagen, texto o vídeo podemos especificar los términos en los que dicho material podrá ser usado y copiado.

También recibía a través de Twitter un enlace a una colección de fotografías de temática educativa, todas con licencia Creative Commons que quería compartir. En ocasiones, no resulta sencillo encontrar imágenes que puedan acompañar a los artículos en nuestros blogs o presentaciones. Así que se agradece dar con recursos de imagen con esta calidad (especialmente si nos gusta la fotografía).

Y aprovecho para preguntar, ¿conocéis repositorios de imágenes relacionadas con la educación que se puedan usar libremente? ¿qué servicio en Internet podéis recomendar para unificar todas las colecciones que van apareciendo?

Adjunto un enlace a la galería de fotografías y algunos ejemplos.

Educar

Apple Remote

Escribir

Enlace a la colección vía | Fernando Santamaría en Twitter

Fotografías | Galería en Flickr | Artículo en Dimgo

Enlaces | Creative Commons

Experimento en redes sociales: la paradoja del cumpleaños

Lanzo la siguiente pregunta:

¿Cuál creéis que es la probabilidad de que al menos 2 personas de un grupo de 23 cumplan años el mismo día y mes?

Si nos apresuramos en responder a la pregunta, quizá la primera suposición será que es muy improbable que dos fechas coincidan. Como en el problema de las tres puertas que ya expliqué, la intuición nos puede engañar en este caso también.

La «paradoja»

De una forma sorprendente para algunos, la probabilidad de que 2 personas de un grupo de 23 cumplan años el mismo día y mes es de más del 50%. Es más, el mismo planteamiento para un grupo de 60 personas o más da un resultado del 100% de probabilidad. Pero… ¿cómo puede ser?

Se trata de la llamada «paradoja del cumpleaños», que por cierto no es paradoja, porque no es una contradicción lógica. Sencillamente, los resultados van en contra de lo que nuestra intuición podría suponer, pero los podemos comprobar matemáticamente. Pero antes de detallar los cálculos propongo un experimento.

El experimento

Os propongo visitar vuestro perfil en cualquiera de las redes sociales en las que habitualmente publicáis y participáis. Esta vez, sin embargo, el propósito es otro distinto. Si lo hacéis en Facebook, donde probablemente tenéis varias decenas de amigos, consultad la sección de eventos, concretamente la de cumpleaños. Allí encontraréis la lista completa de fechas de cumpleaños de vuestros contactos, agrupadas por meses.

El experimento es simple: comprueba cuántas personas (o grupos de personas) comparten fecha de cumpleaños.

En mi caso, en Facebook tengo un total de 184 amigos. He encontrado 25 pares de contactos que comparten fecha de cumpleaños (+1 grupo de 3 personas que también nacieron el mismo día y mes). Es decir, casi el 30% de mis contactos comparten fecha de cumpleaños con alguien. ¿Increíble, no?

Si también has contado los amigos cuya fecha de cumpleaños coincide, introduce por favor los datos en el siguiente formulario. Me servirá para hacer un pequeño estudio, de los de «andar por casa».

Y para los más curiosos, aquí tenéis la explicación matemática

¿Cómo calcular la probabilidad?

Pensemos que queremos calcular la probabilidad del suceso «que 2 fechas de cumpleaños coincidan». Sin embargo, lo más práctico para este problema es calcular el suceso contrario: «que 2 fechas de cumpleaños no coincidan».

Para ello utilizamos la Regla de Laplace de probabilidad, que dice que la probabilidad de un suceso S es:

Lógicamente tendremos que analizar por separado los casos posibles y los casos favorables.

Casos posibles

Para calcular el número de combinaciones posibles de fechas de cumpleaños de 2 personas (A y B), basta con multiplicar 365 dos veces. Imaginemos un instante ejemplos de combinaciones, para hacernos una idea que hay «unas cuantas»:

  • A cumple el 1 de enero y B el 1 de enero
  • A el 1 de enero y B el 2 de enero
  • A el 1 de enero y B el 3 de enero,
  • …,
  • A el 2 de enero y B el 1 de enero,
  • A el 2 de enero y B el 2 de enero,
  • Y así todas los posibles pares hasta llegar a la combinación.

  • A el 31 de diciembre y B el 31 de diciembre.

El número total de combinaciones para 2 personas es 365·365 o 365^2

El número total de combinaciones de cumpleaños para n personas es 365^n (365 elevado a n)

Casos favorables

Para calcular el número de casos favorables, esto es, número de combinaciones de fechas que no coincidan (recordemos que estamos calculando el suceso «no hay dos personas que cumplan el mismo día y mes»), podríamos proceder de la siguiente forma:

Elegimos a una primera persona, A, que puede cumplir cualquiera de los 365 días. La probabilidad de que una segunda persona B coincidiera en fecha sería de 1/365. Por tanto, la probabilidad de que no coincida es de 364/365. Si tomamos una tercera persona C, la probabilidad de que coincida con A o B es de 2/365. Y por tanto, la probabilidad de que C no coincida con A o B es de 363/365. Si procedemos del mismo modo con el resto de personas del grupo, estaremos calculando la probabilidad de cada suceso «que la fecha de la persona X no coincida con ninguna de las otras».

Bien, al tratarse de sucesos independientes, para calcular la probabilidad de que ocurran todos, bastaría con multiplicar cada una de las probabilidades de la siguiente forma:

Que podríamos unificar en una sola expresión utilizando la siguiente fórmula:

Os dejo la comprobación de la fórmula para el caso de 5 personas (n=5).

Con esta «sencilla» fórmula podríamos elaborar una gráfica representando la probabilidad de coincidencia de 2 fechas de cumpleaños en función del número de personas del grupo, en la que podemos comprobar que para 23 personas la probabilidad de que dos de ellas hayan nacido el mismo día supera el 50%. Para 60 personas o más, asciende hasta casi el 100%.

Sobre la Paradoja del Cumpleaños en: Wikipedia | Gaussianos

La intuición nos puede engañar, las matemáticas no

Un conocido problema matemático sobre probabilidad es el de Monty Hall, inspirado en el concurso televisivo estadounidense Let’s Make a Deal. En el concurso, el presentador muestra tres puertas. En una de ellas puede haber un coche como premio; en las otras dos: una cabra.

El concursante elige al inicio una de las puertas. A continuación, el presentador decide abrir otra de las puertas para mostrarle que tras ella, se esconde una cabra. Es entonces cuando se da la opción al concursante de quedarse con la puerta que había elegido inicialmente, o por lo contrario, cambiar de puerta.

Si tras la elección del concursante, el presentador muestra que en una de las puertas (supongamos C) hay una cabra, en las otras dos (A y B) están la cabra y el coche. No sabemos si la cabra en A y el coche en B, o si la cabra en B y el coche en A. En cualquier caso, quedan dos puertas, por lo que podemos pensar que la probabilidad de ganar el coche es del 50%. Da igual si el concursante se queda con la puerta elegida inicialmente o si decide cambiar de puerta. ¿O no…?

Bien, esto sólo es lo que nos dice la intución, que en esta ocasión nos engaña. De hecho, si el concursante cambia de puerta, matemáticamente las probabilidades de ganar son del 66%.

La explicación es la siguiente:

Si el concursante decide quedarse con la puerta elegida inicialmente, la probabilidad de haber acertado es de 1 sobre 3, es decir, de un 33%. No importa el hecho de que el presentador haya mostrado que en una de las puertas hay una cabra. El concursante ha decidido quedarse con su primera elección, y eso es en cualquier caso sigue siendo una opción entre tres posibles.

Sin embargo, si el concursante decide cambiar de puerta, puede haber 3 situaciones:

– Primer caso. El concursante había elegido la puerta que escondía el coche, y sin embargo, el cambiar, elegirá necesariamente la segunda de las cabras que queda por descubrir (la primera la mostró el presentador).

– Segundo caso. El concursante había elegido la puerta que esconde la primera cabra, por lo que al cambiar elige con total seguridad la puerta que esconde el coche (no olvidemos que antes de cambiar el presentador muestra una puerta con una cabra).

– Tercer caso. El concursante había elegido la puerta que esconde la segunda cabra, por lo que al cambiar elige como en segundo caso y con total seguridad la puerta que esconde el coche (no olvidemos que antes de cambiar el presentador muestra una puerta con una cabra).

De los 3 casos, uno supone perder y dos ganar, por lo que la probabilidad de ganar si cambiamos de puerta es del 66% (2/3), el doble que si el concursante decide no cambiar de puerta.

Si la explicación argumentada por escrito todavía no resuelve tus dudas, quizá esta escena de la serie Numbers te ayude a entender el problema.