Curso de Hoja de Cálculo (IV): Tomando decisiones

«Tomando decisiones» es la cuarta de las entregas del curso de Hoja de Cálculo. Con ella se cierra una primera serie de fichas que intentan resumir los contenidos impartidos hasta ahora en clase sobre este tema: el entorno de hoja de cálculo y las operaciones básicas, la utilidad de las funciones, el buen aprovechamiento de las fórmulas y el uso de funciones lógicas y condicionales. Podríamos decir que las 4 fichas presentan las herramientas básicas para plantear un gran número de problemas con la hoja de cálculo.

¿Qué son las funciones condicionales? En ciertas situaciones puede ser necesario hacer que un resultado dependa de alguna condición. Supongamos que queremos reflejar el siguiente problema en la hoja de cálculo:

“Los alumnos han hecho dos exámenes y sólo se hace media si en ambos la nota es mayor que 4”.

En este caso, la única condición para realizar la media es que la nota de los dos exámenes supere el valor 4. Representar este problema con una fórmula matemática podría ser demasiado complejo. Es por ello que se introducen las funciones condicionales, que bien definidas permiten tomar decisiones sobre los datos. En concreto, en el programa Calc disponemos de la función SI.

La función SI tiene la siguiente forma:

=SI(prueba-lógica; valor-si-V; valor-si-F)

  • prueba lógica: es la condición; se trata de una expresión con dos posibles respuestas: verdadero o falso. Por ejemplo: A1>5
  • valor-si-V: el valor que muestra la celda si la prueba lógica es verdadera.
  • valor-si-F: el valor que muestra la celda si la prueba lógica es falsa.

¿Y cómo se aplica la función SI? Por ejemplo: queremos mostrar el texto «Aprobado» o «Suspenso» dependiendo de la nota de un examen. Si la nota del examen está en la celda B2, basta con definir la siguiente fórmula en la celda que debe mostrar el texto:

=SI(B2>=5;"Aprobado","Suspenso")

La Ficha 04 lista los operadores lógicos disponibles para definir correctamente la prueba lógica de la función SI. También ofrece un par de ejemplos de uso de las funciones lógicas O e Y, que permiten combinar varias condiciones (varios operadores lógicos) en una sola expresión.

Por ejemplo, si suponemos que en las celdas E1 y E2 tenemos las notas de dos exámenes, podríamos resolver el problema planteado al inicio de este artículo:

“Los alumnos han hecho dos exámenes y sólo se hace media si en ambos la nota es mayor que 4”.

con la siguiente combinación de operadores lógicos y funciones condicional (SI), lógica (Y) y de media aritmética (PROMEDIO):

=SI(Y(E1>=4;E2>=4);PROMEDIO(E1:E2);”No”)

Sobre Hoja de Cálculo todavía hay mucho que contar. Bien mejorando los apuntes ya publicados, o bien incorporando nuevas fichas, pronto compartiré más contenidos sobre el tema.

Enlaces: Ficha 01 | Ficha 02 | Ficha 03 | Ficha 04

Geometría 2D: el resumen

Después de escribir varias entradas con recursos de geometría, creo que es momento de presentar en forma de resumen lo publicado hasta el momento. Pretendo con ello reunir todos los apuntes sobre geometría de figuras planas elaborados hasta ahora.

Con «Matemáticas interactivas con GeoGebra» presentaba en primer lugar este software educativo para matemáticas diseñado principalmente para ser utilizado en colegios y universidades. Es un procesador geométrico y algebraico con el que podemos realizar infinidad de construcciones con puntos, segmentos, rectas, funciones, etc. Con la entrada «Geometría y álgebra en tu bolsillo» comentaba la versión portable de este programa, para llevarlo siempre en nuestro pendrive.

Los primeros apuntes de Geometría 2D fueron en forma de presentación, publicados en «Recursos de geometría: el Teorema de Pitágoras». En el artículo comparto algunos recursos -apuntes y ejercicios- publicados en una wiki diseñada para ello Continuar leyendo «Geometría 2D: el resumen»

80 minutos al día en Tuenti

Tuenti es una red social dirigida principalmente a los jóvenes españoles mayores de 14 años, que pueden crear su propio perfil en ella para compartir fotos y vídeos y contactar con amigos. Creada en 2006 y adquirida recientemente por Telefónica, la red cuenta con más de 8 millones usuarios activos en toda España. Y entre el alumnado de Educación Secundaria y Bachillerato, la pregunta es, ¿quién no está en Tuenti?


Para hacernos una idea de la repercusión del uso de este tipo de redes, donde España ocupa el 7º puesto, la empresa de publicidad 101.es nos da algunos datos muy reveladores a través de un vídeo. Lo descubrí en el blog e-aprendizaje.

En España, Tuenti es una de las 4 palabras más buscadas en Internet, de las que 3 son nombres de redes sociales (Facebook, Tuenti y Twitter). Otro dato a tener muy en cuenta es que el 10% del tiempo que se pasa en Internet es en redes sociales, y que concretamente los usuarios de Tuenti le dedican nada menos que 80 minutos al día (más que los de Facebook o Twitter), tanto que supone un 35% más de tráfico que Google.

La frase: «Las noticias importan, pero importa más lo que pasa en tu muro.» es una buena forma de resumir esta ¿revolución? ¿tendencia? Con estas preguntas nos deja el anuncio de 101.es.

Aunque este blog está dirigido principalmente a profesores, también quiere estar presente entre los usuarios de Tuenti, alumnos prácticamente todos ellos. Si eres blogger y crees que los recursos y materiales de tu bitácora pueden ser de utilidad, o has creado expresamente un blog de aula para tus alumnos, quizá quieras compartir las publicaciones a través de esta red social. Yo ya lo he hecho; y gracias a la integración de sitios web en Tuenti y a un plugin de WordPress, cada artículo dispone de un botón de Compartir (al estilo «Me gusta» de Facebook), que facilita la difusión de los contenidos en Tuenti.

80 minutos al día en Tuenti… algo tiene esta red social que no debemos pasar por alto.

Enlaces: Tuenti | Plugin WordPress Compartir en Tuenti | Música del vídeo: In My Heart, de Moby

La agenda digital

Un ritual se repite año tras año coincidiendo con el inicio del nuevo curso: la compra de una nueva agenda. Los hay que tienen claro el modelo y otros necesitan cambiar cada otoño, porque a la agenda del curso anterior «le faltaba algo»: más espacio para escribir, una página por día, secciones de  planning semanal y mensual, etc. En fin, parece que no hay agenda en ninguna papelería que se ajuste a las necesidades particulares de cada uno.

La agenda nos ha acompañado probablemente desde el colegio y es lógico que sea difícil desprenderse de ella para sustituirla por una digital. En este punto será difícil convencer a alguien del cambio, porque hay un componente muy personal en este objeto; la agenda es un «libro» que nos acompaña a todas partes, y que si olvidamos o extraviamos un día, somos nosotros los que estamos perdidos.

Sin embargo, estas agendas «tradicionales» presentan algunos inconvenientes, especialmente en un entorno de trabajo cada día más digital. Hay programas conocidos, que podemos instalar en el ordenador, como MS Outlook (Windows), Evolution (Linux) o iCal (Mac OS X), que han demostrado su eficacia en tareas de organización de agenda, pero que requieren en general de algún tipo de sincronización cuando queremos disponer también de nuestra agenda en otro equipo. Es por ello que voy a comentar las ventajas de gestionar una agenda en la web, como la que ofrece Google Calendar.

¿Por qué digitalizar la agenda? Ahí van algunas claves:

1. Añadir un nuevo evento es realmente fácil; basta con hacer clic sobre el propio calendario que estamos visualizando, en el día y hora concretos. Posteriormente podemos modificar multitud de propiedades: lugar, descripción, personas invitadas, privacidad del evento (si compartimos nuestra agenda con otros usuarios), repetición del evento, agenda a la que pertenece, etc.

2. Ofrece varias vistas (día, semana, mes, varios días y agenda) con opción de imprimir cada una de ellas. En una agenda de papel habría que duplicar esta información para obtener distintas vistas del calendario.

3. Podemos llevar varias agendas en una. Con Google Calendar es posible definir varias agendas (personal, trabajo, etc.) y activar y desactivar cada una de ellas, por ejemplo, para comprobar posibles coincidencias entre eventos.

4. Compartir nuestra agenda con otro usuario que también utilice Google Calendar es posible. También hay calendarios públicos (con fechas de festivos, eventos de empresas, cursos, etc.) que podemos adjuntar a nuestra agenda.

5. Google Calendar dispone de un servicio de notificaciones para cada uno de los eventos que se definen, pudiendo recibir una alerta por correo electrónico, con una ventana emergente, vía SMS, etc.

6. Adjuntar información al evento. Si disponemos de información en soporte digital sobre el evento (que nos han enviado por email, por ejemplo), bastará con copiarla en la descripción del evento.

7. Acceso directo a nuestra agenda desde dispositivos móviles, y en muchos casos, sin mecanismos de sincronización, bien con la versión móvil de Google Calendar (http://m.google.com/calendar), o bien con programas como los que incorporan los móviles con Android.

8.  Disponemos de una copia de nuestra agenda en Internet. Si tenemos problemas con nuestro PC o móvil, siempre podremos acceder desde otro equipo.

9. Integración con el gestor de tareas RTM. Si utilizas Remember The Milk para gestionar tus tareas, Google Calendar permite integrar este servicio fácilmente para ver las tareas que vencen un determinado día.

10.  Es posible ampliar la funcionalidad del calendario con los servicios disponibles en Google Calendar Labs.

11. Posibilidad de sincronizar el calendario con otros dispositivos. El proceso para sincronizar Google Calendar con otros programas en otros dispositivos es sencillo. Recientemente sincronicé con iCal en un iPad y funciona realmente bien.

12. Integración de un sistema de búsqueda. Si buscas información de una reunión que tuvo lugar hace tiempo y no recuerdas el mes y día concreto, el calendario ofrece un modo de búsqueda al estilo Google.

Al igual que la gestión digital de tareas, notas o archivos, organizar a diario tu agenda en Internet sólo puede mejorar la forma en que lo hacías hasta ahora. Al menos, el intento merece la pena.

Enlaces: Google Calendar

Foto: Moleskine Weekly Planner de ryan chamberlain

Gestión eficaz de documentos: organización, sincronización y búsqueda

Es cierto, no es fácil digitalizar todos los aspectos de nuestra organización personal de un día para otro. Es lógico que muchos prefieran de momento seguir manteniendo una libreta de notas en lugar de gestionar anotaciones digitalmente. Lo mismo para la gestión de tareas; puede que interese mantener esa misma libreta para registrar las listas de cosas que hacer, en lugar de utilizar cualquiera de los programas informáticos diseñados para ello. Una buena opción es ir incorporando una a una las herramientas informáticas para la organización que hay disponibles e ir comprobando realmente cuáles nos hacen ser más productivos. Unas en digital y otras en papel, la cuestión es mejorar en nuestro trabajo.

Sin embargo, hay un aspecto del que no podemos escapar: la gestión digital de archivos, o simplemente «gestión de archivos», porque no existe (y no debería existir) alternativa «en papel» para muchos de los documentos con los que trabajamos a diario y que han sido creados en soporte digital.

Para lograr una gestión eficaz de nuestros archivos, hay 3 cuestiones clave que podemos considerar:
1. Organización: cómo organizar todos los documentos y carpetas con los que trabajamos, definiendo jerarquías de carpetas fáciles de manejar y nombrando correctamente los archivos.
2. Sincronización: cómo asegurar que podemos acceder a los archivos en cualquier momento y lugar, evitando la duplicidad de documentos y conservando siempre una copia de seguridad.
3. Búsqueda: cómo encontrar rápidamente los archivos que buscamos, sin necesidad de recorrer todas las carpetas.

1. Organización: 7 carpetas en 5 niveles

Antes de proponer cualquier sistema de sincronización o búsqueda de archivos, el primer paso es definir un sistema de organización de todo el sistema de archivos.

En primer lugar, es recomendable crear una carpeta raíz, por ejemplo «datos», de la que «cuelguen» el resto de carpetas. Es una acción sencilla que facilitará la labor de realizar copias de seguridad posteriormente; sabemos que todos los datos importantes en el ordenador están reunidos en esta carpeta principal.

Cada uno de nosotros tiene una propia forma personal de organizar los directorios y archivos, y en este punto es difícil hacer una recomendación, porque además cada área de trabajo probablemente requerirá una forma distinta de organizar los documentos. Lo que desde luego no es aconsejable, es tener del orden de 50 carpetas dentro de otra, sencillamente porque dificulta enormemente la localización del documento que buscamos.

En mi sistema de archivos, dentro de cada carpeta, siempre intento crear 7 carpetas como máximo. Siguiendo esta regla, con 7 carpetas en 5 niveles disponemos de miles de carpetas para organizar todos los archivos, que como mucho, estarán en general a una distancia de 4 o 5 clics. Con un poco de ingenio, siempre es posible reordenar nuestros datos para que sigan esta jerarquía de carpetas.

Otro consejo es no olvidar asignar nombres descriptivos para los archivos (p.ej.: «Programación Didáctica Informática 4º ESO.pdf») o emplear códigos establecidos previamente (p.ej.: «PD-INF4ESO.pdf»). En ocasiones, por las prisas, ponemos nombres a los archivos (p.ej.: midocumento.doc) que nada dicen acerca de lo que contienen.

2. Ubicuidad: la sincronización de archivos es la clave

Otro de las cuestiones clave es poder acceder a los archivos y trabajar con ellos cómodamente desde cualquier ordenador. Una de las soluciones bastante extendida, y que desaconsejo totalmente, es el uso de una unidad externa de almacenamiento, como un pendrive USB o disco duro externo. El uso de este tipo de dispositivos para mover datos de un equipo a otro, puede provocar que tengamos distintas copias de un mismo archivo, sin poder asegurar cuál es la última versión del documento. Dejemos los lápices USB como último recurso.

La solución más práctica a este problema de acceso a los documentos pasa por la sincronización de los archivos, un proceso mediante el cual podemos disponer en varios equipos de copias de los archivos siempre actualizados a la última versión.

Uno de los servicios más eficaces para este propósito es Dropbox, que utiliza Internet como repositorio central para los archivos. Conectando cada uno de nuestros equipos (PC, netbook, móvil, etc.) a este almacén de documentos, aseguramos que disponemos de los mismos documentos en varios ordenadores con los últimos cambios realizados en cualquier de ellos. Además, esta forma de enlazar nuestro sistema de archivos con este servicio en Internet permite trabajar con los documentos de forma natural, sin necesidad de realizar las acciones extra como «descargar» y «subir» de Internet el archivo en cada modificación. Simplemente abrimos, escribimos y guardamos el documento como hacemos habitualmente. Dropbox consigue, de un modo completamente transparente para el usuario, sustituir el archivo que acabamos de modificar con la última versión. Por otro lado, si algo falla en alguno de los equipos, siempre tenemos una o varias copias de seguridad de los datos.

Dropbox está disponible para Mac OS X, MS Windows y Linux, por lo que se presenta como la solución perfecta para disponer siempre de nuestros archivos, no sólo entre diferentes equipos, sino también entre diferentes plataformas en un mismo equipo.

El servicio gratuito de Dropbox ofrece actualmente 2 GB de almacenamiento. Ofrece en su versión Pro una capacidad de 50 GB por $9,99 al mes (7,68 €) y 100 GB por $19,99 (15,38 €) al mes, con un descuento si se contrata el plan anual (el de 50 GB anual, sale por 76,15 € en lugar de 92,21 €) . Personalmente, es una inversión que merece la pena, teniendo en cuenta que es un servicio de uso diario.

Me quedaría comentar una alternativa libre a Dropbox. Se trata de Ubuntu One, instalado por defecto en la última versión de esta distribución basada en Linux. Como Dropbox, ofrece en su versión gratuita también 2 GB de almacenamiento, con una opción de suscripción para aumentar la capacidad hasta 50 GB.

3. Buscar y encontrar… al instante

La tercera de las claves para lograr una gestión eficaz del sistema de archivos es disponer de un buen sistema de búsqueda y manejo de los archivos. La forma habitual de buscar un archivo es abrir la carpeta raíz donde almacenamos los documentos e ir navegando entre las subcarpetas, para finalmente dar con el archivo. Otra forma es utilizar el buscador de archivos que viene integrado en prácticamente todos los sistemas operativos, no siempre tan eficaz como desearíamos.

Hay herramientas que facilitan estas tareas de búsqueda. Si eres usuario de Mac, una opción interesante que merece la pena probar es Quicksilver. Es una herramienta con multitud de opciones que ofrece al usuario una forma intuitiva y rápida de acceder a diferentes elementos del sistema. Si utilizas Windows o Linux, las alternativas son Colibri y Gnome Do, respectivamente. Todas ellas son aplicaciones de tipo «lanzador de aplicaciones», que se usan sólo con el teclado y que simplifican tanto la tarea de ejecutar un programa, como la de buscar y abrir un archivo. Y además de acelerar el proceso de búsqueda de los archivos, se consigue mantener el escritorio limpio de accesos directos a programas y carpetas del sistema.

Como en otras ocasiones, recomiendo leer el blog ThinkWasabi, en especial la sección Zona Quicksilver, donde encontrarás una interesante colección de artículos para exprimir al máximo esta herramienta para la productividad.

Con una organización sencilla de las carpetas y el uso de herramientas como Dropbox y Quicksilver, es más que suficiente para manejar a diario todos los documentos de una forma eficaz. Y tú, ¿qué herramientas utilizas para gestionar tus archivos?

Enlaces: Dropbox | Ubuntu One | Quicksilver |

20 razones para usar WordPress en la web de tu colegio

Desde que aparecieron los Sistemas de Gestión de Contenidos (más conocidos como CMS, Content Management Systems), la posibilidad de disponer de una página web personal o de empresa definitivamente ha ido llegando a todo el mundo. Hace años había que contar con conocimientos técnicos para programar decentemente una página web y, una vez diseñada, en muchos casos había que pagar por alojar la página en Internet.

Ahora todo el mundo tiene un blog, supongo que por 3 razones principalmente:

  1. Porque quieren tener uno para comunicar o contar algo.
  2. Porque los CMS facilitan la tarea de editar los contenidos del blog.
  3. Y porque Internet ofrece servicios gratuitos de alojamiento para los blogs: WordPress o Blogger algunos de los más populares.

También los colegios han sabido ver las ventajas de utilizar un CMS para mantener la página web del centro, donde a diario se publican nuevas noticias, actividades, listados, etc. Y la prueba es que no es difícil encontrar colegios que han optado por Drupal o Joomla como sistemas de gestión de contenidos.

Sin embargo, de todos los CMS que he tenido oportunidad de probar, WordPress (WP) es uno de los que más me gusta. En general, se dice que «WordPress está pensado para blogs», lo cual en parte es cierto, pero no quiere decir que WP no pueda adaptarse para contruir una «web tradicional» o tipo «revista de centro», si es ese el formato que se quiere mantener. Personalmente creo que el formato de weblog (diario) es sencillamente perfecto para la web de un colegio, donde la secuencia de noticias en el tiempo es importante. Y son varios los motivos que me llevan a recomendar concretamente WordPress como CMS.

1. Simplifica el mantenimiento del sitio web. WordPress es un Sistema de Gestión de Contenidos (CMS, Content Management System), es decir, está diseñado para simplificar el mantenimiento de todos los elementos (páginas, texto, imágenes, vídeos, etc.)  que componen el sitio web. Los cambios en la funcionalidad y aspecto de la web se hacen a golpe de clic, por lo que además no es necesario saber absolutamente nada de programación o diseño web. La función principal de quien administra la web en un colegio, es la docente, y por tanto, ganar tiempo en este tipo de tareas es siempre una buena idea.

2. Facilita la edición de noticias. Es realmente fácil de publicar algo en un CMS como WordPress. El panel de administración desde donde se gestionan las noticias y otros aspectos de configuración tiene una sencilla e intuitiva interfaz, y bastan unos minutos y unos pocos clics para aprender a publicar la primera noticia.

3. Permite el formato revista. Si no nos interesa el formato diario, en el que las noticias aparecen cronológicamente una tras otra, WordPress permite cambiar el aspecto de las páginas que componen el blog instalando nuevos estilos (themes), muchos de ellos disponibles de forma gratuita en el directorio de WordPress.org. Algunos cuentan con diseños tipo magazine que pueden servir para dar el aspecto de revista, formato al que estamos más acostumbrados en el contexto escolar.

4. Ofrece un sistema de suscripción. WordPress integra un sistema de suscripción a las noticias que se publican, de forma que no es necesario visitar la web cada día para comprobar si hay algo nuevo, sino que sencillamente nos suscribimos y las noticias pueden llegar a un «lector de RSS» como si del correo electrónico se tratara. Cabe decir que WordPress ofrece también el servicio de suscripción a determinadas categorías de entradas («Infantil», «Secretaría», «Deportes», etc.), de modo que padres, alumnos y otros visitantes tienen la opción de suscribirse a los grupos de noticias que consideren más relevantes.

5. Autonomía para la publicación. WordPress permite que sean varias las personas que pueden publicar en el blog, y facilita que lo hagan de forma autónoma, siempre estableciendo previamente una serie de roles para asegurar cierta organización en la publicación de contenidos. De este modo, podemos asignar distintos roles de usuario a los miembros del centro encargados de publicar en la web: Administrador, Editor, Colaborador o Suscriptor; cada uno de ellos con unos privilegios diferentes para administrar el blog, publicar o moderar las noticias, etc.

6. Páginas estáticas. En WordPress es posible crear contenidos permanentes a través de elementos tipo «Página». Podemos dejar las entradas (posts) para las noticias, como una actividad deportiva un día, y utilizar las páginas para mostrar, por ejemplo, la lista de profesores del centro, un contenido que no está asociado a una fecha concreta, y que en general se mantiene sin cambios en la web durante el curso.

7. Permite extender la funcionalidad. WordPress cuenta con más de 10000 plugins o extensiones, que permiten ampliar la funcionalidad del blog. Internet está lleno de listas con recomendaciones que pueden servir de referencia, y aunque es difícil elaborar un «Top 10», algunos de los plugins que recomendaría para ir empezando son: Picasa Web Album WidgetTwitter Tools, wp-cache, FD Feedburner Plugin, Most Popular Posts, TweetMeme, Like, SexyBookmarks.

8. Socialización de la web. Con todos los servicios de web 2.0 o web social que han ido apareciendo tenemos la oportunidad de compartir la información de nuestra web de un modo distinto. Con uno o dos clics, podemos reenviar y recomendar lo que estamos leyendo a contactos y amigos en nuestras redes sociales. Una buena propuesta es la de JM Bolivar en su artículo «Socializa tu Blog de WordPress con Eficacia». Personalmente hay 2 extensiones que pueden servir de altavoz para las noticias en nuestro centro: TweetMeme para Twitter y Like para Facebook. Especialmente con esta última, dada la popularidad de Facebook, con un par de clics para compartir alguna de las noticias en esta red social, la publicidad está casi asegurada.

9. Organiza las noticias por tema y fecha. WordPress permite crear categorías o temas generales para clasificar cada una de las noticias que se publican. Este sistema de organización es perfecto para una web de un centro escolar, donde habitualmente buscamos la información por tema (Secundaria, Secretaría, Infantil, Deportes, etc.) o bien por mes dentro del curso escolar.

10. Permite poner etiquetas a las noticias. El etiquetado de las entradas (noticias) del blog es otra forma de clasificar las publicaciones, pero concretando un poco más la temática. Si una posible clasificación de una entrada por categoría es «Secundaria», a esa misma entrada podríamos asignarle una serie de etiquetas como «3ESO», «Apuntes» y «Historia», para indicar que la publicación tiene que ver con «Apuntes de Historia para 3º de ESO». Otra de las características de WordPress es la posibilidad de listar las noticias que tienen asignada una determinada etiqueta. El conjunto de etiquetas que finalmente se obtiene, en muchos blogs se muestra en forma de «nube».

11. Fomenta la participación del lector. Una de las características del formato blog es la interacción con los lectores, que en cualquier momento puedan dejar un comentario sobre lo que están leyendo. Otra cuestión es si quien administra la web dispone del tiempo para moderar los comentarios, pero en cualquier caso, responder a cada una de las noticias publicadas es técnicamente posible.

12. Puede disponer de una versión móvil. Ofrecer una versión de la web para móviles es relativamente sencillo con WordPress. Basta con instalar una de las extensiones como WordPress Mobile Edition que cambia el aspecto de la web ofreciendo una versión reducida de la misma y adaptada a las dimensiones del dispositivo móvil desde el que se accede.

13. Integra un sistema de búsqueda de información. Prácticamente todos los Sistemas de Gestión de Contenidos (CMS) como Drupal, Joomla o WordPress integran un sistema de búsqueda de contenidos en la plataforma, que nos permite encontrar información introduciendo unas palabras clave; una especie de buscador al estilo Google.

14. Mejora el posicionamiento en buscadores. WordPress está diseñado para mejorar el posicionamiento de las noticias de la web en Internet. Lo hace, en parte, con los enlaces permanentes (Permalinks), dando una dirección de Internet (URL) mucho más descriptiva a cada publicación. Es mucho mejor una dirección como http://www.esferatic.com/2010/07/22/web-escolar que una como http://www.esferatic.com/?p=434

15. Es multilingüe. WordPress permite activar el soporte multilingüe en la interfaz de usuario, contenidos y panel de administración. No importa si necesitas el blog en català, galego, euskera o cualquier otra lengua; el hecho de que haya una comunidad de software libre alrededor del proyecto, facilita enormemente la traducción de todos los elementos de WordPress para que estén disponibles en las lenguas oficiales de tu colegio. Y si no lo están, pronto aparecerán. También podemos utilizar alguno de las extensiones disponibles para traducción, como WP-Apertium, para obtener una traducción automática de laspublicaciones a otras lenguas.

16. Es gratuito y de código abierto. WordPress se distribuye bajo la licencia libre GPL (GNU General Public License) y se puede descargar de forma gratuita desde wordpress.org para instalarlo en un servidor propio. Si el centro no dispone de uno (bastante probable), siempre queda la opción de registrarte en el servicio gratuito de blogs de wordpress.com y obtener allí un espacio para tu web (con algunas limitaciones). La palabra gratis es siempre bienvenida en educación.

17. Cuenta con una opción Multi-blog. En su versión 3.0, WordPress tiene la opción activar la opción MultiSite para crear una red de sitios web, de modo que podemos disponer de varios blogs en la misma plataforma. Así podríamos administrar varios sitios webs desde el mismo panel de control (web del centro, algún blog personal de algún profesor o departamento, etc.)

18. Cumple los estándares. Entre las características destacables de WordPress cabe destacar que este CMS cumple con los estándares web.

19. Cuenta con un buen servicio anti-spam. WordPress cuenta con un buen sistema para combatir el spam. Si el blog tiene habilitados los comentarios, es muy probable que pronto empiecen a aparecer los primeros «comentarios basura» anunciando algún producto. Por defecto, WP utiliza Akismet para detectar los comentarios y trackbacks que realmente no son tales.

20. ¿Tus razones para usar WordPress? Alguna razón habré dejado fuera de la lista, así que siguiendo el consejo «Leave them wanting more», termino la lista aquí y puedes proponer tus motivos para usar WordPress a través de los comentarios. Y lanzo una pregunta más general: ¿Por qué crees que el formato blog puede ser interesante para la web de un centro escolar?

Matemáticas interactivas con GeoGebra

GeoGebra es un software educativo para matemáticas diseñado principalmente para ser utilizado en colegios y universidades. Es básicamente un procesador geométrico y algebraico con el que podemos realizar infinidad de construcciones con puntos, segmentos, líneas, funciones, etc., simplemente utilizando el ratón y el teclado.

El programa reúne todas las características para ser aplicado en las áreas de geometría, álgebra y cálculo, aunque GeoGebra demuestra todo su potencial como software de geometría dinámica. En 2009 recibió la Distinción en Tecnología en los Tech Awards.

Todos los elementos geométricos en GeoGebra se pueden modificar de forma dinámica. Por ejemplo, si queremos visualizar gráficamente el Teorema de Pitágoras podemos hacerlo fácilmente construyendo con GeoGebra un triángulo rectángulo y 3 cuadrados como muestra la imagen, para comprobar que la suma del área de los dos cuadrados menores, es igual al área del cuadrado mayor (o como otros recordarán, el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos ). Puedes hacer clic sobre la imagen para poder ver esta construcción funcionar de forma dinámica.

Los programas como GeoGebra que permiten observar las matemáticas de una forma dinámica son de gran utilidad para facilitar la comprensión de determinados conceptos que. desarrollados de una forma tradicional sobre pizarra, requieren  demasiados pasos que en ocasiones pueden resultar difíciles de seguir.

Imaginemos la explicación de «derivada de una función en un punto». La mayoría de nosotros, en algún momento como estudiantes, hemos asistido en clase a la explicación del concepto de derivada, que con mayor o menor éxito, hemos logrado comprender. Sin embargo, quizá nos habría ido mucho mejor si la explicación hubiera venido acompañada de una representación dinámica como esta (haz click sobre la imagen para trabajar con la representación de forma dinámica).

GeoGebra es un software fácil de instalar y de usar, por profesores y alumnos. Para empezar a trabajar con él tan solo es necesario tener instalado Java en nuestro ordenador y existen dos formas de ejecutar el programa: vía web con un Applet Java (pequeña aplicación Java que se ve en el navegador) o descargando el programa, que nos permitirá seguir usándolo cuando no estemos conectados a Internet.

El curso pasado tuve la oportunidad de poner en práctica el uso de GeoGebra con algunos alumnos en el aula de informática y el resultado fue bastante satisfactorio. Puedes encontrar algunos ejemplos y ejercicios propuestos en una wiki que abrí para publicar este tipo de contenidos. (ya no existe tal wiki).

Enlaces: GeoGebra | Descargar GeoGebra | Manual Oficial (PDF) | Derivada de una función en un punto

Gestión eficaz de notas con Evernote

Una de las 5 áreas clave de la organización personal que proponía hace unas semanas es la gestión de notas. Especialmente en trabajos donde se maneja documentación y donde hay un flujo importante de información, nos vemos obligados a tomar nota de cualquier asunto en algún momento del día: anotaciones de una reunión, una lista de documentos que hay que preparar, notas sobre el desarrollo de una clase, una fecha importante, etc.

Se me ocurren cientos de situaciones en las que necesitamos «grabar» una idea en algún sitio para no olvidarla. En todas ellas lo más habitual es desenfundar nuestra agenda y una sencilla libreta (o una Moleskine para los más selectos). Sin embargo, sería interesante estudiar en cuántas de esas situaciones estamos frente a un portátil, tenemos nuestro teléfono móvil o cualquier otro dispositivo digital a mano. Si la respuesta es «en mucha ocasiones», quizá quieras plantearte cambiar tu libreta de papel por un soporte digital.

Uno de los argumentos a favor de las notas en formato papel es la disponibilidad en cualquier momento y lugar. Aunque luego veremos cómo con un teléfono móvil esto no supone problema alguno, es cierto que no siempre llevamos nuestro portátil a todas partes y lógicamente podemos pensar el cambio no merece la pena. Bien, no tiene por qué tratarse de una cambio, sino de un complemento. La idea fundamental es: usa el soporte digital para todo lo que puedas; para todo lo demás, el papel.

Aún así, en un mundo digital, hay notas que no podemos almacenar en papel. Si estamos realizando una compra de un vuelo por Internet, quizá en algún momento del proceso, nos interesa capturar una imagen de lo que estamos viendo en pantalla para no perder la información. Ya no es sólo texto lo que almacenamos en nuestras notas, sino imágenes, música y vídeo. Un buen sistema digital de gestión de notas debe facilitar también el almacenamiento de material multimedia.
No es difícil imaginar otras tantas ventajas de gestionar nuestras notas digitalmente: añadir o eliminar rápidamente una nota (para aquellos que son más rápidos con el teclado), reorganizar nuestras notas en diferentes libretas, poder modificar el texto en cualquier punto, la posibilidad de realizar búsquedas por palabras clave, reenviar las notas por email, etc. Infinidad de acciones que en formato papel son sencillamente impracticables.

Teniendo en cuenta estas características, de todos los sistemas de organización de notas, Evernote es con diferencia uno de los más recomendables, no sólo por cubrir todas estas necesidades, sino por la variedad de plataformas desde las que podemos acceder. Como comentaba, uno de los principales problemas que suele plantear un programa de notas es no poder llevarlo siempre con nosotros. Si se trata de un programa instalado en nuestro portátil, podremos trabajar con las notas solamente desde ese equipo. Evernote, sin embargo, se basa en la idea de «todo en la nube»: las notas realmente están almacenadas en Internet y tan sólo nos queda decidir cómo acceder a ellas en cada momento. De forma general, una vez hemos creado una cuenta en Evernote, podemos empezar a organizar nuestras notas de 3 formas:

1. Web. Accediendo a la web www.evernote.com e introduciendo nuestro nombre de usuario y clave, podremos escribir y organizar nuestras notas. La gran ventaja que ofrece este modo de acceso es que no importa qué sistema operativo empleamos; sólo necesitamos un navegador web.

2. Programa. Evernote está disponible como programa instalable en MS Windows y Mac OS X. Una vez descargado e instalado en nuestro ordenador, sólo nos queda iniciar sesión a través del programa y allí estarán todas nuestras anotaciones.

3. Móvil. Si dispones de un terminal con Android, un iPhone, iPad o cualquier de los dispositivos móviles en los que puedes instalarlo, podrás sacarle todo el partido a Evernote, porque si llevas tu móvil contigo, llevas también tus notas. Dejo un vídeo del funcionamiento de Evernote en Android y que es que utilizo a diario. Debo reconocer que era el elemento que me faltaba para administrar eficazmente mis notas (tiene algunas opciones de geolocalización interesantes):

No importa desde dónde accedemos a nuestras notas; cualquier nuevo elemento, cualquier cambio que realicemos, por ejemplo desde nuestro móvil, se verá reflejado cuando accedamos a ellas vía web o a través de programa. La sincronización de notas sencillamente funciona.

Sobre Evernote se habla en muchos sitios en Internet dedicados a la productividad. Recomiendo personalmente los artículos y alguno de los screencasts que Berto Pena publica en su blog ThinkWasabi.

Enlaces: Evernote | Descargar Evernote

Las ventajas de una gestión digital de las tareas

Uno de los cambios más importantes en organización personal se produce cuando damos el paso del papel al ordenador para organizar nuestra lista de tareas diarias. Todos hemos utilizado en algún momento un bloc de notas para anotar una “lista de cosas que hacer” y que hemos ido marcando a medida que las hemos ido terminando. Yo hice el cambio al “modo digital” hace ya algunos años y, desde luego, me resultaría imposible volver al papel.

De momento no voy a entrar en detalles sobre la variedad de programas y métodos para la organización (digital) de las tareas. Me parece mucho más importante intentar convencerte de que el cambio puede merecer la pena, comentando algunas de las ventajas que puede tener una organización informatizada de las tareas. Si todavía eres de los que utiliza libreta y bolígrafo, sigue leyendo; comprobarás que las posibilidades de un gestor (digital) de tareas difícilmente pueden simularse con un bloc de notas:

1. Introducción de tareas mucho más eficaz. Hasta ahora no organizabas tus tareas con un ordenador, pero seguro que utilizas uno con bastante frecuencia (ahora mismo leyendo este artículo desde el navegador). Si tienes cierta práctica con algún programa informático (procesador de textos, correo electrónico, etc.), introducir una nueva tarea a golpe de tecla acaba siendo mucho más rápido que hacerlo escribiendo a mano en una libreta. Y lo más importante, una vez en formato digital, las posibilidades son infinitas.
2. Asignación de prioridad a las tareas. El problema de mantener una lista de tareas con lápiz y papel es siempre la dificultad para hacer cambios, por ejemplo para ordenar la lista de tareas según prioridad (alta, media, baja). Los gestores de tareas suelen disponer de esta opción para asignar una prioridad y poder cambiarla con un simple clic de ratón.
3. Asignación de fechas de vencimiento y posposición de tareas. Con el “modo papel y lápiz” surgen ciertos problemas a la hora de asignar o modificar una fecha de vencimiento a una tarea. El principal inconveniente es que no podemos hacer un uso inteligente de esta información, como puede ser listar las tareas que cumplen un cierto criterio (por ejemplo, “tareas que vencen en cinco días”).
4. Tareas que se repiten con cierta frecuencia. Resulta difícil reflejar en papel una tarea que se repite, y que probablemente tiene una fecha de vencimiento periódica, cada día o cada semana. Quizá la pasaríamos por alto en el momento de consultar la lista completa. Los programas informáticos son capaces de automatizar este tipo de tareas, algunos de ellos con todo el nivel de detalle que podamos imaginar (“cada martes”, “cada 4 días”, “los lunes y miércoles”, etc.).
5. Etiquetado de tareas. Asignar palabras clave a cada una de las tareas, principalmente va a permitir filtrar en cualquier momento una extensa lista de tareas dependiendo de nuestra disponibilidad. Por ejemplo, si estamos al lado del teléfono y todas las tareas relacionadas con llamadas telefónicas están convenientemente etiquetadas, haciendo clic sobre la etiqueta “email”, conseguiremos mostrar sólo aquellas tareas que impliquen el uso del teléfono. Con un poco de imaginación, son cientos las posibilidades del etiquetado de tareas (nombres de personas, asignaturas del colegio, lugares concretos de un edificio, etc.)
6. Ubicaciones o contextos. Realizar una gestión digital de las tareas, probablemente va a provocar que en pocos días tengamos un número elevado de ellas. Y, ¿qué interés podemos tener en llevarnos al trabajo las lista de tareas que sólo podemos realizar en casa? Un buen sistema digital de gestión de tareas ofrece la posibilidad de agrupar las tareas por contexto (o ubicación), de forma que podamos hacer de primeras una clara separación de las obligaciones personales (casa), los compromisos profesionales (lugar de trabajo) o las de ocio (centro de ciudad).
7. Listas de tareas. Una opción bastante desarrollada en los gestores de tareas son las listas de tareas, la posibilidad de organizar las tareas en lista diferentes, por ejemplo, según si son asuntos personales o de trabajo. También podemos hacerlo con una libreta, pero de nuevo surge el problema de no poder mover fácilmente tareas de una lista a otra. Tal es la utilidad del uso de listas, que muchos programas o servicios en Internet han mejorado la gestión de listas permitiendo la creación de “listas inteligentes” (smart lists). Estas permiten mostrar las tareas que cumplen un determinado criterio considerando todos las características de prioridad, vencimiento, frecuencia, etiquetado y contexto comentadas anteriormente. Por ejemplo: “tareas relacionadas con llamadas telefónicas que vencen en los próximos tres días, que tengan prioridad alta y que sólo pueda realizar desde el lugar de trabajo.”
8. Tareas compartidas. En muchas ocasiones las tareas no dependen sólo de nosotros, están compartidas con otros compañeros, bien las delegamos o bien nos son asignadas. En cualquiera de los casos, disponer de una opción para compartir tareas entre los miembros de un equipo puede marcar la diferencia entre la descoordinación absoluta y la gestión eficiente de un proyecto.

Si después de leer alguno de los puntos anteriores has decidido empezar a informatizar tus tareas, sigue atento al blog: en breve propondré una lista de programas y servicios en Internet diseñados para ello y que merece la pena probar. Y si eres de los que ya hicieron el cambio, ¿qué otras ventajas crees que puede tener una gestión digital de las tareas?

5 áreas clave de la organización personal

No es difícil encontrar publicadas en Internet interminables listas de “herramientas TIC que todo docente debería conocer”. Además, la clasificación suele ser bastante estándar: programas para la comunicación (correo electrónico, videoconferencia, …), gestión de cursos, trabajo colaborativo, organización personal, ofimática, edición de imagen y vídeo, etc. Parece que estamos obligados a aprender a manejar docenas de programas y servicios en Internet, y sin embargo sabemos que es imposible reciclarse en nuevas tecnologías en cuestión de semanas. Entonces, ¿por dónde empezar? Personalmente recomiendo comenzar con el aprendizaje con aquellas herramientas cuyo propósito sea facilitar nuestra organización personal.

En concreto propongo 5 áreas clave de la organización personal; cinco elementos que todos seguro manejamos a diario, aunque no utilicemos siempre un soporte digital:

1. Gestión de la información. Entendida como gestión de las fuentes de información que visitamos a diario: diarios digitales, blogs educativos, boletines oficiales, la web de nuestro centro educativo, etc. Si sumamos los minutos que dedicamos a la semana a estar informado, seguro que nos planteamos también la necesidad de seleccionar bien lo que leemos, cómo y cuándo hacerlo. Una primera solución es utilizar un lector de RSS, si las publicaciones ofrecen este modo de suscripción. Para este primer punto debo recomendar Google Reader, porque si ya dispones de una cuenta GMail, estarás organizando tus lecturas en cuestión de segundos.

2. Gestión de las tareas. Ya sea con una pequeña libreta o simplemente haciendo una lista mental, seguro que cada día tienes unas cuantas “cosas que hacer” que debes revisar cada cierto tiempo. Existen métodos y programas que facilitan enormemente la labor de planificar y revisar las tareas que van surgiendo. Sobre los métodos, concretamente GTD (Getting Things Done), recomiendo leer (o mejor estudiar) cualquiera de los artículos que José Miguel Bolivar publica en su blog Optima Infinito sobre innovación y productividad, aunque una buena entrada resumen es “Todo GTD en Dos Posts”. También hay decenas de programas y servicios en Internet que permiten mantener listas de tareas, y algunos de ellos implementan incluso este método. Sobre gestores de tareas habla con frecuencia Jeroen Sangers en su blog sobre productividad “El Canasto”, aunque si tuviera que recomendar alguno tendría que hablar necesariamente de Remember The Milk o de Things.

3. Gestión de agenda. Porque una cosa son las tareas y otra bien distinta es la agenda. En ella anotamos aquellas eventos que tienen lugar en un momento determinado de un día. Podríamos decir que son tareas que tienen fecha y hora concreta. Google Calendar se presenta como una muy buen opción para organizar nuestro horario y citas semanales.

4. Gestión de documentos (digitales). Las tareas y los eventos en la agenda no van nunca solos. Prácticamente para todos ellos hay asociado algún documento que debemos leer, redactar, modificar, achivar, etc. Si queremos encontrar cada archivo cuando realmente lo necesitamos, se hace imprescindible contar con un sistema de gestión de documentos o al menos un archivador que nos permita la máxima flexibilidad para organizar nuestra documentación a nuestra medida y disponer de ella en cualquier momento y lugar. No me queda otra que hablar de Dropbox, un servicio de sincronización de archivos que ha ido incorporando recientemente algunas funcionalidades muy interesantes.

5. Gestión de notas. Doy por sentado que tienes reuniones varias veces a la semana o incluso al día. Incluso si los meetings no forman parte de tu actividad diaria, seguro que en algún momento del día anotas alguna idea en tu trabajo que luego revisas. Para la gestión de estas notas existen infinidad de programas que merece la pena probar, pero mi recomendación es Evernote, o el «almacén digital total», como lo llama Alberto Pena, especialista en organización personal y que ha escrito en varias ocasiones en su blog sobre métodos y software para la toma de notas. En especial merece echar un vistazo a su Guía de Evernote.

Probablemente estoy dejando algún punto importante fuera de la lista, pero en general, creo que habrás dado un gran paso si consigues familiarizarte con algunas de las herramientas que propongo para cada uno de las áreas clave. Google Reader, Remember The Milk, Google Calendar, Dropbox y Evernote son herramientas que personalmente utilizo a diario, que recomiendo y de las que seguro hablaré en este blog. Todas tiene un punto fuerte en común: cada una está disponible en su versión web y, mucho más importante, todas ellas cuentan con una versión para dispositivos móviles, de modo que con un simple navegador o desde tu teléfono móvil puedes empezar a organizar tu trabajo hoy mismo.