Moodle: copia de seguridad de un curso

Tras los exámenes de septiembre, llega el momento de poner a punto el Aula Virtual que hemos utilizado durante el curso pasado. A muchos profesores no nos queda otra que esperar a que finalicen las pruebas extraordinarias de septiembre para poder empezar con todas las cuestiones de configuración de nuestras clases virtuales para el nuevo curso académico. Durante el verano, a través de esta herramienta, muchos alumnos entregan trabajos y consultan materiales que van a necesitar para recuperar las asignaturas durante estos días.

Pasado el periodo de exámenes, hay que poner el contador a cero en los cursos online. Y no hablo de los recursos y actividades que hemos ido publicando en cada evaluación, sino de la actividad de los alumnos en la plataforma. Nuestros estudiantes descargan materiales, entregan trabajos, participan en foros, etc. Nosotros publicamos calificaciones, organizamos grupos de alumnos, respondemos mensajes, etc. Toda esta actividad debe desaparecer. Sin embargo, siempre conviene realizar antes una copia de seguridad.

En concreto, Moodle cuenta con una herramienta para hacer estos backups. Siguiendo unos sencillos pasos, podemos agrupar en un solo archivo «todo lo que ha ocurrido» en el aula virtual hasta la fecha.

Para explicar mejor el proceso, he preparado un screencast con algunas indicaciones de cada uno de los pasos de la copia de seguridad.

Una vez realizada la copia de seguridad, podríamos comenzar con el proceso de reinicio del curso, eliminando, como comentaba, toda la actividad de alumnos y profesores. La explicación, en un nuevo post.

Screencast | Moodle: copia de seguridad de un curso – 02:55 min + opción Alta Definición (HD)
Fotografía | backup [889] de Brian J. Matis

Música y TIC: componiendo desde el sofá

¿Se puede componer cómodamente desde el sofá? Con el iPad y GarageBand, sí. Incluso sin demasiados conocimientos de música, este software permite a cualquiera poder hacer sus pinitos como compositor. Diferentes guitarras acústicas, eléctricas y bajos, variedad de pianos y baterías, grabación de voz, etc. son los diferentes instrumentos que podemos ir grabando para finalmente editarlos en el «estudio de grabación».

El programa es realmente fácil de usar. Cada instrumento lo podemos tocar bien con la modalidad de notas o de acordes, con distintos tipos de ritmo para cada uno de ellos. También resulta entretenido editar en el «estudio de grabación» cada una de las pistas que hemos ido grabando para mejorar la composición. Todo sin movernos del sofá.

Merece especial atención esta composición de George Lambros.

El programa es demasiado tentador como para no hacer alguna prueba. Así que ahí va una primerísima composición con apenas unos acordes (a falta de algunos ajustes, sobre todo de volumen).

Enlaces | GarageBand para iPad | Composición en iVoox

12 cosas que puedes hacer con un iPad en el trabajo

Cualquier trabajo con parte de «oficina» supone realizar tareas en las que es necesario buscar y preparar documentos, enviar y recibir correos electrónicos a diario, mantener una agenda ordenada y gestionar las tareas, asistir a reuniones en distintos equipos de coordinación, participar en cursos de formación, etc. Y para alegría de unos y pesadilla de otros, todo este tipo de tareas requieren cada vez más el dominio de la informática, en general de un ordenador personal.

Una herramienta que se ha ido introduciendo poco a poco en la oficina y en las aulas y que puede reemplazar en casos muy concretos al ordenador son las tablets. Pueden hacer la función de ordenador con algunas tareas, pero no en todas, lógicamente. De igual forma que el netbook no sustituye al portátil u ordenador de sobremesa, la tablet no puede hacer todas las funciones de un ordenador portátil o un netbook. No obstante, con los programas adecuados, son una herramienta con muchas posibilidades en momentos determinados del día, sobre todo en reuniones y en el aula. De algunos de estos programas vengo a hablar.

En esta lista resumo algunas cosas que puedo hacer con el iPad en mi trabajo.

1. Tomar notas, en formato digital o manuscritas. Para gestionar todas tus notas, Evernote es probablemente el mejor sistema de organización de nota y documentos. Todas las notas que escribas con este programa se almacenan directamente en Internet, además de poder sincronizar los datos en otros equipos. Para tomar notas a mano, Penultimate es una opción muy recomendable; permite incluso proyectar mediante VGA, algo que no consiguen hacer todos los programas de notas, presentaciones o dibujo. Otra alternativa a Penultimate para anotaciones en sesiones de lluvia de ideas es Adobe Ideas. Y finalmente, un programa interesante para redactar es MyTexts, que cuenta con una interfaz pensada para escribir sin distracciones.

2. Acceder a tus datos almacenados en «la nube». ¿Quién no ha oído hablar de Dropbox a estas alturas? Bien, iPad cuenta con una versión de este popular programa de sincronización de archivos, con una capacidad máxima de 2 GB en su versión gratuita. Podrás acceder a todos los datos almacenados en Dropbox al instante, y luego abrirlos con el programa más adecuado. Ya conté en el blog cómo usar el iPad en el aula, integrando dos herramientas: Keynote, programa de presentaciones, y Dropbox.

3. Audio/Videoconferencia y chat. También puedes comunicarte en tiempo real con tus contactos, bien por mensajería instantánea o por videoconferencia. Aunque no existe de momento aplicación oficial de Skype para iPad, el programa diseñado para iPhone se puede utilizar para hacer videoconferencias. También dispones de programas tipo Messenger como Aim, para discutir en el mismo momento cualquier asunto desde tu tableta.

4. Recibir y enviar correos electrónicos. Desde Mail, el programa que incorpora iPad de serie, podrás recibir y enviar correos electrónicos, pudiendo configurar distintas cuentas. Es en este tipo de tareas donde el iPad se convierte en una herramienta muy práctica; no necesitamos encender el ordenador para contestar unos pocos emails. Podemos hacerlo desde la tablet con toda comodidad.

5. Navegar por Internet. Con una versión del navegador web Safari podrás acceder cómodamente a todas las páginas de Internet. La experiencia de navegación con la pantalla tácil es excelente: abrir un enlace, ampliar el tamaño del contenido de la página, seleccionar y pegar texto, son acciones que se aprenden al instante sin dificultad.

6. Proyectar presentaciones en clase. Con el programa Keynote podrás crear y proyectar tus presentaciones. Si la presentación ha sido creada con Keynote en Mac (la versión para MacBook o iMac), puedes abrirla y visualizarla manteniendo todos lo efectos de transición de diapositivas y efectos de movimiento. Keynote en iPad resulta especialmente práctico, ya que en apenas unos segundos puedes tener el iPad encendido y la presentación iniciada.

7. Administrar tareas. Existen muchos programas para gestionar tareas, pero no puedo dejar de recomendar Things, Remember The Milk o Wunderlist, todas ellos excelentes aplicaciones para la organización personal. Tanto si utilizas algún método de organización personal como GTD, o si necesitas una sencilla lista de «cosas que hacer», cualquier de las opciones de programas son igualmente buenas.

8. Gestionar una agenda. iPad dispone de una versión del programa iCal de Apple para organizar la agenda. Durante una reunión puede aparecer nuevas fechas que anotar y tener a mano la tablet para registrar esos eventos puede ser una buena idea. En apenas unos segundos se puede consultar la agenda en varios formatos (día, mes, año) para insertar o modificar las nuevas citas que vayan surgiendo.

9. Acceder de forma remota a otros ordenadores. Con programas como TeamViewer o Easy Connect podemos visualizar y controlar de forma remota cualquier equipo informático en nuestra red de ordenadores, por ejemplo en una sala de informática. Un programa al estilo iTalc, pero para nuestro iPad.

10. Leer y anotar. No hay día en el que no tengamos un documento que leer. Podemos utilizar iAnnotate no sólo para leer documentos PDF sino que también podemos tomar notas, marcar páginas, subrayar. Para seguir blogs, una buena opción es Feedly, desde el que podemos compartir lo que nos interesa en las redes sociales o exportar los contenidos con Instapaper, que podemos descargar luego en nuestro libro electrónico.

11. Utilizar programas educativos. Cada semana van apareciendo nuevos programas diseñados para uso educativo. Muchos de ellos están en inglés, pero lo importante es el software educativo vaya teniendo su lugar en este tipo de tablets. En este sentido, Wolfram|Alpha está haciendo un trabajo espectacular con algunas de sus aplicaciones, como las Wolfram Course Assistant App, de la que ya hablé hace tiempo. También en el área de música existen varios programas que pueden complementar el aprendizaje de un instrumento. Este es el caso de los programas como Magic Piano, Magic Fiddle o Pianist Pro.

12. Participar en la web 2.0. Las redes sociales son ya un canal más para el aprendizaje, y así lo han demostrado los blogs y el microblogging, especialmente con Twitter. Si utilizas WordPress en tu blog, también con iPad puedes escribir nuevas entradas y moderar comentarios con una sencilla aplicación diseñada para ello. Y cabe destacar la aplicación oficial de Twitter para participar en el popular servicio de mensajes en 140 caracteres. Mediante diversos paneles podemos navegar por los tweets y perfiles de otros usuarios, ver las respuestas y mensajes que nos han dejado, consultar las listas de usuarios que hayamos definidos, etc.

No sé si esta será la mejor lista de programas para iPad, pero sí el grupo de aplicaciones que utilizo (o que he utilizado) a diario para el trabajo y organización personal. Unos han funcionado mejor que otros y es por ello que he ido probando y cambiando, siempre intentando acertar en la elección de las mejores herramientas.

Analizando el sistema educativo con Wolfram|Alpha

Ya he hablado sobre el buscador Wolfram|Alpha y su capacidad para dar respuesta a preguntas de todo tipo. Recientemente lanzaban las Wolfram Course Assistant Apps, versiones de su buscador diseñadas para asignaturas concretas. De momento: cálculo, álgebra y música.

En esta ocasión anuncian en su blog la posibilidad de analizar información del sistema educativo americano para realizar, entre otras tantas operaciones, comparativas entre centros escolares de distritos diferentes.

Podemos obtener información sobre el número de escuelas en cada distrito, las etapas que ofrecen los centros, el número total de estudiantes y profesores ( y ratio), el gasto anual por estudiante, el gasto anual del salario de profesores, información sobre programas especiales, etc.

También permite procesar información relacionada con gasto en comedor por estudiante en las distintas zonas. Si preguntamos «food service spending per student in Cook County schools», Wolfram|Alpha muestra la información sobre el gasto en servicio de alimentación por estudiante en las escuelas de Cook County.

Para los que no vivimos en EEUU o para quien no necesita esta información, el servicio de búsqueda y comparación es más una curiosidad que otra cosa. Sin embargo,es muy probable que todos estemos pensando en el efecto que tendría un sistema de información similar en nuestro país.

Enlaces: Wolfram|Alpha

Curso de Hoja de Cálculo (III): Cómo reutilizar fórmulas

Especialmente en áreas como la estadística, es muy habitual tener que realizar la misma operación sobre cientos o miles de líneas de datos, como ocurre por ejemplo con las encuestas, donde tenemos muchas respuestas que debemos procesar del mismo modo, utilizando la misma fórmula. En estos casos, lo más lógico es dejar que sea el ordenador el que realice estos cálculos y para ello debemos saber cómo generalizar un problema. La tercera entrega del Curso de Hoja de Cálculo detalla la función que permite copiar y pegar fórmulas en una hoja de cálculo, precisamente para evitar reescribirlas para cada caso particular.

La Ficha 04 que publico esta semana pretende explicar el uso del símbolo $ para «fijar una celda» cuando se reutiliza una fórmula con la función de copiar y pegar. En algunos casos la hoja de cálculo no consigue interpretar correctamente la fórmula que queremos duplicar. Un ejemplo habitual es cuando, por ejemplo, queremos dividir varias celdas consecutivas de una columna entre el mismo valor.

Enlaces: Ficha 01 | Ficha 02 | Ficha 03

10 años de enciclopedia libre: la Wikipedia

Hoy, 15 de enero de 2011, el proyecto de enciclopedia libre Wikipedia cumple 10 años. Para conmemorarlo se organizan estos días 428 eventos y otras tantas actividades online en un total de 210 países.

Actualmente Wikipedia se edita en 210 idiomas entre los cuales está, por supuesto, el español (con más de 700000 artículos), el catalán (+ 300000 artículos), el gallego (+ 65000 artículos) y el euskera (+ 60000 artículos). Y creciendo.

No hay semana (o día) que no visite la Wikipedia para consultar algún dato: un fecha, una biografía, datos sobre alguna película, algunos contenidos para complementar alguna asignatura, la lista de capítulos de alguna serie, etc. Información accesible con un par de clicks.

Wikipedia ya ha demostrado que es capaz de ofrecer contenidos de calidad, tanto o más que los publicados en otros sistemas tradicionales de enciclopedia, los de papel, de conocidas editoriales, y no con la frecuencia suficiente para cubrir las necesidades de documentación en determinadas áreas. Probablemente, los artículos sobre el Renacimiento en España, no necesiten ser actualizados urgentemente; sin embargo, las entradas de enciclopedia sobre noticias de actualidad o innovaciones tecnológicas, sencillamente no pueden esperar a que alguna editorial decida sacar una actualización de sus (pesados) volúmenes.

Sigo convencido de que el sistema de edición colaborativa con el que se va construyendo esta enciclopedia, no compromete en absoluto la calidad de sus contenidos. Todo los contrario: el hecho de contar con tantos usuarios que vigilan los artículos, da cierta garantía de que los artículos siguen mostrando la información que inicialmente se publicó, o que los datos se modifican correctamente. Vándalos hay en todas partes, pero no creo que haya muchos de ellos, por ejemplo, entre los 1700000 usuarios registrados en la Wikipedia en español. En proyectos de este tipo siempre hay más «buenos» que «malos».

Efectivamente, en la Wikipedia «puede escribir cualquiera» y en cambio mi sensación es precisamente que en esta enciclopedia «no escribe cualquiera». Mi experiencia personal en muchos casos, es la de haber encontrado artículos escritos y mantenidos por gente que sabe de lo que habla. Es por ello que os animo a utilizarla, y por qué no, a participar en el proyecto. Seguro que hay algún artículo de algún tema que os interese al que podáis contribuir. No se trata de escribir un artículo partiendo de una página en blanco. Las alternativas para colaborar con Wikipedia son muchas: pequeñas correciones ortográficas, traducción de artículos a otros idiomas, actualización de datos en tablas, inserción de referencias, etc.

En mi lista de 101 ideas para 2011, en el número 73, está la de «Colaborar en algún proyecto de contenidos libres». Hace unos años escribí algunos artículos y colaboré en otros con más frecuencia. Quizá 2011 sea el año de retomar el hábito: seleccionar y vigilar esos artículos que consulto semanalmente y contribuir en la medida de lo posible para mejorarlos.

La Wikipedia la hacemos entre todos.

Os dejo con unas palabras de Jimmy Wales, cofundador y promotor de Wikipedia:

Enlaces: 10 años de Wikipedia | Sobre Wikipedia en Wikipedia

Un buscador de respuestas para cada asignatura: Wolfram|Alpha

Hace unos meses os contaba cómo saber cuántos afinadores de piano hay en Chicago. El ejemplo me servía para presentar el buscador de respuestas Wolfram|Alpha, disponible en una página de Internet y que procesa todo tipo de preguntas: matemáticas, geografía, química, física, historia, etc. Nada se le escapa. Ahora, los creadores de Mathematica nos sorprenden con las Wolfram Course Assistant Apps, varias versiones de su buscador, cada una de ellas diseñada para una asignatura diferente.

Wolfram|Alpha ya había presentado su motor de búsqueda de respuestas en su versión móvil, de momento disponible en iPhone, iPod Touch, iPad y Android. Sin embargo, leo esta semana en Mashable que el buscador también se ha propuesto diseñar un programa para cada asignatura. De momento podemos probar tres aplicaciones del área de matemáticas y música, concretamente para Álgebra, Cálculo y Teoría Musical.

Una de las particularidades de estas nuevas aplicaciones es que no sólo dan la respuesta a la pregunta que se formula, sino que ofrece una explicación paso a paso sobre cómo se ha llegado a la solución. Con las aplicaciones para el área de matemáticas, tras computar el problema, podemos ver en algunos casos varios cálculos parciales.

Wolfram|Alpha es un servicio del que siempre viene bien echar mano para comprobar algún resultado, o simplemente para experimentar, aprender y curiosear con cualquer cuestión matemática. He probado de momento la aplicación de Álgebra en iPad con algunos sistemas de ecuaciones. La interfaz es muy sencilla y cuenta con una teclado virtual que facilita la introducción de número y símbolos matemáticos. La comodidad y velocidad de respuesta hacen que esta nueva idea de Wolfram|Alpha resulte muy práctica.

Enlaces: Wolfram Course Assistant Apps

En el aula de informática: Windows y Linux congelados

Hace unos meses escribía sobre el software de gestión de aula iTalc, una potente herramienta ideal para las clases de informática. iTalc no sólo facilita enormemente el desarrollo de las clases, sino también otros aspectos de mantenimiento de los ordenadores en el aula de informática. Con la idea de continuar la serie de artículos sobre el tema, en esta ocasión quiero hablar de DeepFreeze y Ofris, dos herramientas de congelación de sistemas operativos, Windows y Linux respectivamente.

¿Qué significa congelar un sistema? Los programas de congelación del sistema o también conocidos como «reinicie y restaure», son herramientas que permiten dejar el sistema operativo en un estado determinado (congelado en ese punto) de forma que cualquier cambio que realice el usuario en el sistema, como la creación y borrado de archivos o modificaciones de la configuración, es ignorado en cada reinicio del ordenador.

En un centro educativo, utilizar este método de «limpieza» en todos los ordenadores es especialmente práctico. Los equipos en la sala de informática siempre están listos para ser usados por el siguiente grupo de alumnos. Todas las carpetas creadas, todos los elementos de configuración (fondos de escritorio, aspecto de iconos y ventanas, etc.) que hayan sido modificados, vuelven a su estado original en cada reinicio. Y esto se aplica también a la entrada de virus al sistema. Solución drástica, pero efectiva.

Si el aula dispone de arranque dual Windows-Linux (muy habitual en colegios), quizá queramos disponer de un programa de congelación en cada sistema.

El primero de ellos es DeepFreeze, disponible para Windows, Mac OS X y Windows Server. No es gratuito, pero hay disponible una versión de evaluación para poder probar el software y, si interesa, adquirir entonces una licencia. El software cuenta con una serie de opciones para la congelación y descongelación de Windows. Permite por ejemplo dejar el sistema descongelado durante un número determinado de reinicios de ordenador, de forma que si estamos realizando tareas de instalación y mantenimiento que requieren salir y volver a entrar en el sistema, los cambios se tienen en cuenta.

Otra opción para Linux es Ofris, con una interfaz mucho más sencilla y con menos opciones que DeepFreeze, pero igualmente efectivo. En Electrorincón explican la instalación de este sistema de congelación para Ubuntu, aunque para aquellos que conozcan el uso del terminal de Linux, estas son las instrucciones para añadir un nuevo respositorio e instalar los paquetes necesarios:

sudo add-apt-repository ppa:tldm217/tahutek.net
sudo apt-get update
sudo apt-get install ofris-en

Una vez instalado, simplemente ejecutamos el programa:

ofris-en

y aparece la pantalla de configuración de Ofris con 6 opciones en el menú. Básicamente permite la congelación del sistema para todos los usuarios, para el usuario actual, para un usuario determinado (alumno, por ejemplo) y lógicamente, cuenta con la opción de descongelación, para realizar los cambios necesarios en el sistema.

Si no disponemos en el aula de informática de un sofisticado sistema de gestión de usuarios, donde cada alumno tenga su espacio de trabajo, los sistemas de congelación pueden ser una solución bastante práctica.

¿Qué sistemas utilizáis para mantener los ordenadores siempre a punto? ¿Conocéis otros sistemas de congelación como Ofris o DeepFreeze?

Enlaces: DeepFreeze | Ofris

El suricato inconformista ya está aquí

Maverick Meerkat (o suricato inconformista, en español) es la nueva versión del sistema operativo Ubuntu. Quizá por su facilidad de instalación y uso, Ubuntu es una de las distribuciones basadas en Debian/GNU Linux más populares entre los usuarios que no tienen mucha experiencia en el mundo Linux. De hecho, su eslogan es «Linux para seres humanos» y su nombre proviene de la ideología sudafricana Ubuntu («humanidad hacia otros»).

Ofrecer un sistema fácil de usar para todos siempre ha sido uno de los objetivos de Ubuntu en cada una de sus versiones. El pasado domingo 10 de octubre (10/10/10) veía la luz la última de ellas: la 10.10, con una serie de mejoras que han sido probadas y comentadas en multitud de blogs dedicados a la tecnología.

MuyLinux hacía un interesante análisis de las novedades que trae Ubuntu Maverick Meerkat. Con el título «Todo dieces: 10 mejoras destacadas de Ubuntu 10.10», la web sobre Linux destaca en primer lugar la sencillez de la instalación y la introducción de un único sistema de gestión de paquetes (programas) con en Centro de Software Ubuntu.

Por otro lado, la integración de Ubuntu One Music Store permitirá comprar y distribuir música a diversos sistemas. Según la publicación, en cuanto a diseño del entorno gráfico, cabe destacar la legibilidad y elegancia de la nueva tipografía Ubuntu que incorpora, así como la nueva interfaz Unity, diseñada para ordenadores de bajas presetaciones como netbooks.

Y en la parte de programas, destacan Shotwell, el nuevo software para la organización de nuestras fotografías (similar a Picasa) y LibreOffice la nueva suite ofimática que viene por defecto en esta nueva versión de Ubuntu (ya leímos sobre el caso LibreOffice y Oracle/Sun).

También en MuyLinux muestran las mejoras en acción, a través de una serie de vídeos que, personalmente, creo que pueden terminar de convencer a quienes todavía no se atreven a hacer el cambio. Ubuntu es un sistema operativo excelente con innumberables ventajas, todas las que tiene un software que es libre, y que discutiremos en más de una ocasión en este blog. Y como una imagen vale más que mil palabras, de momento os dejo un par de vídeos de presentación de este sistema. En primer lugar, el escritorio Linux en 3D gracias a Compiz.

Este segundo vídeo muestra las posibilidades de la interfaz Unity para netbooks.

Si decides instalar el sistema en tu ordenador, quizá debas saber que existen varias alteranativas para la instalación y que este sistema puede convivir perfectamente con el sistema operativo que utilizas habitualmente (supongo que MS Windows o Mac OS X). De todas ellas, cabe destacar el instalador de Windows (conocido como Wubi), que hace que la instalación de Ubuntu desde el propio Windows sea un juego de niños. Las otras dos alterantivas más comunes son la creación de un sistema de particiones o utilizar un sistema de virtualización como VirtualBox. Al menos esta última tendrá su espacio en este blog, porque también destaca por su sencillez.

Enlaces: Ubuntu.com | Sobre Ubuntu en Wikipedia

Curso de Aula Virtual con Moodle

Moodle es un software para la creación de cursos y sitios web basados en Internet. Nos referimos a él como  Sistema de Gestión del Aprendizaje (LMS, Learning Management System), como Entorno de Aprendizaje Virtual o sencillamente software educativo. En definitiva, es una plataforma basada en Internet que permite disponer de nuestras asignaturas en la Red, una especie de Aula Virtual, con todo lo que ello implica: publicación de apuntes y ejercicios, entrega de trabajos, gestión de agenda, trabajo en grupo, consulta de calificaciones, realización de exámenes, foros de debate, etc.

De todas las TIC, esta plataforma es probablemente para cualquier docente la que más conviene conocer a fondo, en especial porque a medida que descubrimos sus posibilidades de gestión de materiales y actividades, vamos a ir conociendo recursos educativos en Internet que se integran perfectamente en ella. Moodle se distribuye gratuitamente como Software libre (Open Source) (con Licencia Pública GNU), lo que entre otras significa que todas las partes que componen el software se pueden copiar, usar y modificar.

¿Qué significa la palabra Moodle? En la página oficial de Moodle.org nos explican las dos acepciones:

Por un lado, es el acrónimo de Modular Object-Oriented Dynamic Learning Environment (Entorno de Aprendizaje Dinámico Orientado a Objetos y Modular). También es un verbo en inglés que significa «deambular perezosamente a través de algo, y hacer las cosas cuando a uno se le ocurre hacerlas, una placentera chapuza que a menudo te lleva a la visión y a la creatividad». Las dos acepciones se aplican a la manera en que se desarrolló Moodle y a la manera en que un estudiante o profesor podría aproximarse al estudio o enseñanza de un curso en línea. Todo el que usa Moodle es un Moodler.

Semanalmente intentaré publicar en este blog algún ejemplo práctico de uso de Moodle en el aula, para presentar las dudas más comunes en la edición de cursos con Moodle. Algunas de las cuestiones más habituales suelen ser:

– «Ya tengo un curso Moodle. ¿Puedo cambiar la estructura de una sección por semana a una organización por temas?»
– «Mi curso es para la asignatura de inglés, ¿puedo tener el curso en este idioma?»
– «Doy clase de matemáticas en varias clases de 4º ESO, ¿puedo disponer de un mismo curso para 3 grupos diferentes?»
– «El curso está vacío,  ¿cómo puedo añadir mis primeros apuntes?»
– «He puesto un trabajo escrito en clase, ¿pueden los alumnos entregarlo a través de Moodle?»
-«Los cursos en Moodle permiten la matriculación de alumnos, pero tenemos 700 en secundaria, ¿hay alguna forma de que sean ellos mismos los que se matriculen?»
– «Me gustaría que mis alumnos pudieran ver las presentaciones que proyecto en clase también  en el curso Moodle, ¿es posible?»

A algunas de estas preguntas intentaré responder a través de ejemplos, en cada una de las entradas de esta especie de Curso de Aula Virtual con Moodle. Bienvenidos.

Enlaces: Moodle.org