Un checklist con 50 consejos para tu candidatura MIE Expert

MIE Expert es una comunidad de aprendizaje global y profesional con otros docentes como tú, que están constantemente ampliando los límites de sus aulas. También es un programa exclusivo creado para reconocer a los docentes. Pero, ¿qué implica ser un profesor MIE Expert?

Un profesor MIE Expert:

  1. Trabaja para lograr la excelencia en la educación utilizando las tecnologías de Microsoft junto con sus innovadoras prácticas de enseñanza
  2. Es consciente de la importancia de que los alumnos desarrollen un buen nivel de competencia digital
  3. Diseña proyectos de innovación que reflejan el grado de exigencia TIC demandada hoy en día
  4. Planifica, selecciona e integra las herramientas de Microsoft más adecuadas según las necesidades de comunicación, colaboración o creación de contenidos

Tú también puedes ser MIE Expert si presentas tu candidatura MIEE antes del 15 de julio.

A continuación, comparto un checklist con 50 cosas que podemos comprobar antes de enviar nuestra candidatura MIEE a Microsoft. Es solo una recomendación personal de aquellos aspectos que suelo revisar antes de enviar mi proyecto.

Descargar (PDF, 2 páginas) | Checklist para mi candidatura MIE Expert

«Matemarketing» en el aula: acercando las matemáticas al mundo real

Las matemáticas se presentan entre todas las asignaturas como el hueso duro de roer, la materia difícil, aquella que no se sabe muy bien para qué va a servir y que en ocasiones no tiene una aparente aplicación directa. Bien por tradición o quizá porque realmente algo de verdad hay en ello. ¿Raíces cuadradas? ¿expresiones algebraicas? ¿funciones? ¿ecuaciones? «¿Y eso para que me va a servir?» son preguntas a las que nos hemos tenido que enfrentar en clase más de una vez. Y con razón: algo de marketing les falta a las matemáticas para «venderse» algo mejor.

Las matemáticas de la vida

Una predicción meteorológica, el encendido de una lámpara, el lanzamiento de unos dados, la formación de un copo de nieve, el giro de una peonza, el aumento de una lupa, el crecimiento de una planta, la aerodinámica del ala de un avión o el envío de datos en una red informática. Todos ellos son fenómenos físicos que tienen su particular formulación matemática.

En el vídeo «Beauty of Mathematics» creado por Yann Pineill y Nicolas Lefaucheux, podemos observar estos y otros fenómenos acompañados de sus «expresiones» matemáticas. El vídeo sin embargo, resta importancia a la formulación que hay detrás ellos, para resaltar la belleza del objeto o el fenómeno que representan.

Las matemáticas, vistas correctamente, no solo poseen verdad, sino la belleza suprema. Una belleza fría y austera, sin los magníficos atavíos de la pintura o la música.

Por su parte, Ian Stewart, profesor de Matemáticas de la Universidad de Warwick, lo llama «Las matemáticas de la vida», y con este mismo título aborda en uno de sus libros la presencia del mundo matemático en la naturaleza.

«Las matemáticas de la vida» de Ian StewartComo buen escritor y divulgador científico, relata de forma muy amena y didáctica todo tipo de cuestiones que relacionan las matemáticas y la biología, y cómo juntas, estas dos disciplinas están resolviendo con éxito algunos de los problemas científicos que han acompañado a los investigadores durante años.

Sin entrar en detalles matemáticos que los alumnos en determinados cursos no pueden comprender todavía, estoy seguro de que alguno de estos temas puede ser un buen punto de partida para motivar las primeras clases de cualquier unidad didáctica. Es cierto que algunos libros de texto ya dedican alguno de sus apartados a introducir algunas curiosidades relacionadas con los contenidos. Páginas que, por otro lado, suelen pasarse por alto.

Un nuevo look para las matemáticas

No se trata en ningún caso de realizar sin más actividades de introducción-motivación, exponiendo curiosidades varias y vídeos espectaculares. Si se presentan aislados, sin ninguna conexión con las siguientes sesiones de clase, dedicar tiempo a preparar estos materiales será un esfuerzo en balde. Con un poco de suerte habremos conseguido impresionar a nuestro alumnado, pero poco más.

El planteamiento ideal en una asignatura como las matemáticas sería mantener esta curiosidad a través de la resolución de problemas. Es verdad que no siempre resulta fácil de llevar a cabo, especialmente en aquellos temas que se presentan más «teóricos». Sin embargo, la clave puede estar en un «cambio de look» de los contenidos. Y esto es lo que propone precisamente Dan Meyer en su charla TED hace ya cuatro años, pero que merece la pena recordar.

Dan Meyer, que enseña matemáticas en secundaria, afirma que  «le vende un producto a un mercado que no lo quiere, pero que debe adquirirlo porque la ley lo obliga». Le preocupa que los alumnos adquieran conocimientos que con el tiempo pronto olvidarán. Identifica varios síntomas de que algo no va bien: en cada una de sus clases ha detectado siempre una falta de iniciativa y perseverancia por parte de sus estudiantes, que tienen dificultades para retener ideas y que muestran cierta aversión a los problemas descriptivos. Alumnos que no esperan otra cosa que «la fórmula» que resuelva la situación que se les plantea. Muchos de los contenidos que aparecen en los libros de texto, siguen un patrón similar, que fomenta precisamente esta actitud de falta de constancia y decisión por parte de los estudiantes ante planteamientos matemáticos. Teoría y ejercicios en cada página.

Dan sugiere que las matemáticas necesitan un «cambio de imagen», un nuevo look. Y para ello selecciona los elementos teóricos y actividades más importantes de cada tema y los reformula para que fortalezcan precisamente el razonamiento matemático y la resolución de problemas, planteando situaciones de la vida real, donde los alumnos realmente sientan que lo que están haciendo es útil. En la charla presenta algunos ejemplos. Al fin y al cabo, concluye, las matemáticas «son el vocabulario de tu propia intuición».

Problemas reales, mentes curiosas

Los alumnos necesitan explorar problemas por los que sientan curiosidad. Lo deseable sería poder plantearles situaciones  que provoquen en ellos la necesidad de formular cuestiones por sí mismos. Estudiantes con inquietud por dar respuestas a sus preguntas; ese sería el punto de partida ideal en cualquier clase de matemáticas.

Los número enteros son infinitos, pero… ¿hay más números pares o impares? Cuestiones como de este tipo seguro que pueden servir al menos para que a alguien «le pique la curiosidad».

Esta y otras muchas charlas TED tratan temas muy interesantes sobre el mundo de las matemáticas y que no dejan indiferente a nadie.

Animación 3D, robótica y otras tecnologías con muchas matemáticas

Y en este intento de hacer un poco de «marketing de las matemáticas», y especialmente en los primeros cursos de secundaria, la tecnología y la informática se presentan como el el mejor «gancho comercial», para responder a tantas preguntas sobre la aplicación práctica de las matemáticas. La robótica, el diseño gráfico, la animación 3D o la creación de videojuegos, son campos de aplicación en los que las matemáticas no solo están muy presentes, sino que son s.u fundamento. Tanto es así, que sin ellas simplemente no existirían.

James Pulley Sullivan

En la charla «Pixar: The math behind the movies», Tony DeRose, que dirige el equipo de investigación de Pixar, expone algunos de los fundamentos matemáticos que hay detrás de algunas escenas de películas de animación de la empresa.

También en la GPU Technology Conference, encontramos charlas en las que se demuestra la potencia de las más novedosas unidades procesamiento gráfico (GPU) del mercado. Por supuesto, «debajo» de estas tecnologías hay muchas matemáticas, mucha geometría. En particular, en esta demostración de Pixar Graphics, podemos comprobar la versatilidad que tiene un programa informático para manejar una infinidad de variables matemáticas necesarias para crear las animaciones 3D que tanto nos entretienen.

O ver cómo un robot es capaz de resolver un cubo de Rubik en apenas unos segundos, es una buena demostración de matemática aplicada.

«La belleza de las matemáticas» | «Beauty of Mathematics» de Yann Pineill & Nicolas Lefaucheux
Libro | «Las matemáticas de la vida» de Ian Stewart
Charla TED | «Las clases de matemáticas necesitan un cambio de imagen» de Dan Meyer
El infinito | «How big is infinity?» de Dennis Wildfogel
TED Blog | «8 math talks to blow your mind» de TEDTalks
Pixar 3D | «Pixar: The math behind the movies» de Tony DeRose
GTC Conference | «Presto demonstration at NVIDIA’s»
Fotografía «matemáticas» | «Mathematics *Explore April 24, 2013 #4* (at one time)» de Tom Brown en Flickr

11 alumnos, 1 profesor, 12 días: una experiencia «entre maestros» en forma de película-documental

Carlos González, profesor de matemáticas y física durante 24 años, tras sentir que como profesor no podía desarrollar todo su potencial y tampoco el de sus alumnos adolescentes, decide salir del sistema y escribir un libro en el que narra como llevaría a cabo él las clases, si no existiera ningún impedimento por parte de la dirección o del estado.

El director y productor de cine Pablo Usón recibe un día por e-mail un libro con el título: «23 maestros de corazón: un salto cuántico en la enseñanza». Es el libro Carlos.

El trailer

Compartiendo ambos un té y una charla, surge la idea de hacer una película-documental en la que Carlos encarnaría al maestro del libro. Se seleccionan 11 alumnos entre un total de 100 que se presentan a una convocatoria abierta. La diversidad del grupo de alumnos intenta representar el tipo de alumnado que un profesor encontraría en una clase real. Se les invita a probar un «nuevo método educativo» en un escenario real, con 12 días de clases por delante y un temario propio, que pretenden ser una experiencia de crecimiento personal.

La película-documental completa (1h:27m)

Reconozco haber seguido varios momentos de la película con cierto escepticismo. Sin embargo, como en cualquier otra experiencia que propone hacer las cosas de otro modo, siempre encuentra uno algún mensaje que llevar a su terreno. Este tipo de proyectos puede inspirar nuevas ideas, que al fin y al cabo es lo que venimos buscando.

En RTVE «A la carta» se puede volver a ver el debate con Carlos González y Pablo Usón en el programa «A todos La 2» a propósito del documental. También se pueden ver en vídeo diferentes clases con su duración total, en el canal de EntreMaestrosAlea en YouTube.

Sinopsis del libro

«23 maestros de corazón: un salto cuántico en la enseñanza» (ISBN 9788433026507, editorial Desclee de Brouwer) está escrito por Carlos González Pérez, profesor y divulgador. El autor narra en sus 448 páginas la siguiente historia:

23 maestros de corazón: un salto cuántico en la enseñanza«Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos. Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón. Se plantea un modelo de enseñanza que se basa en descubrir la fuerza interior. Hoy puede ser ciencia ficción. Tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.»

Documental | «Entre maestros» (1:26)
Canal en YouTube | EntreMaestrosAlea
En documentales de RTVE | «Entre maestros»
Debate TV | «Para Todos La 2», con Pablo Usón y Carlos González

Tecnología móvil para el estudio: 5 funciones de tu smartphone que no estás utilizando

Reta a un estudiante a vivir sin su teléfono móvil durante dos o tres días. Mejor en fin de semana. Hazlo a cambio de lo que tú quieras. Lo pensará al menos durante un instante, pero no aceptará el desafío. “Érase un móvil a un joven pegado” podría haber sido también un buen título para este artículo. Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son parte imprescindible en su mundo, ya casi medio digital, y el móvil, una extensión de su mano.

¿El teléfono móvil como herramienta para el estudio?, se preguntarán algunos TIC-escépticos. Efectivamente, también es posible hacer de la tecnología móvil una herramienta de productividad en los ratos de estudio.

Dicen que nuestros alumnos son nativos digitales (otra etiqueta más para añadir a la larga lista). Sí es cierto que han nacido con la tecnología y han crecido con Internet, y les resulta muy difícil imaginar su rutina diaria sin ellas. Adoran sus teléfonos inteligentes, los llamados smartphones, verdaderos ordenadores en miniatura que están deseando renovar en cada celebración de cumpleaños. Los miman a diario actualizando sus aplicaciones e instalando el nuevo software que va apareciendo. Cierto es que prefieren leer el timeline de Twitter a consultar los artículos de la Wikipedia, pero consumen información constantemente. Viven conectados; socializan en la Red. Este es el perfil del joven nativo digital.

Sus padres, inmigrantes digitales (también a ellos les colocamos una etiqueta), tienen sin embargo otra versión de los hechos. No entienden qué hacen sus hijos mirando de reojo a cada instante la dichosa “pantallita” del móvil. “Se envían mensajitos todo el rato”, dicen. Para ellos el móvil es un elemento de distracción. Y no cabe duda que, mal utilizado, no ayuda precisamente a centrar toda la atención en los libros. No les falta razón.

Es habitual encontrar cierto escepticismo o desconocimiento –en ocasiones ambos- por parte de las familias; no solo sobre el uso de los teléfonos móviles para otros usos, sino sobre cualquier otro tipo de gadgets: reproductores de MP3, consolas de videojuegos, etc. Desde luego, pocos tienen confianza en la tecnología como “compañero” de estudio, en general porque desconocen el potencial de un teléfono móvil para llevar a cabo otras tantas tareas, más allá de realizar llamadas o enviar mensajes. Por otro lado, la sensación que tengo es que los mismos jóvenes que no se despegan ni un segundo de sus “teléfonos inteligentes”, tampoco los exprimen al máximo, y no veo que se planteen utilizar nuevas utilidades en su móvil que podrían ayudarles a organizarse mejor. Y, técnicamente, saben perfectamente cómo aprender a hacerlo.

Nos quejamos una y otra vez de que nuestros hijos, nuestros alumnos, no se organizan, que no recuerdan lo que tiene que hacer, que no se anotan las cosas, que no consultan los diccionarios, que no planifican bien los momentos de estudio, que no desarrollan buenos hábitos de trabajo, que no escriben, etc. Muchas veces no lo hacen sencillamente porque no lo tienen a mano. Son una generación que prefiere utilizar herramientas digitales al papel, por su facilidad y por su accesibilidad. La tecnología digital les ofrece una inmediatez en el acceso a las cosas, algo que no siempre encuentran en el mundo analógico, y el teléfono móvil se presenta como una completísima herramienta para la organización personal. ¿Acaso no llevan siempre el móvil en sus bolsillos? Aprovechemos esta oportunidad que nos brinda la tecnología. Si no puedes con el enemigo (que no lo es), únete a él.

Empecemos por quitarle al teléfono móvil la etiqueta de “elemento de distracción” y descubramos la infinidad de aplicaciones diseñadas para ayudar al estudio y la organización personal. Dejemos de lado posibles escepticismos e intentemos investigar como sacarle punta a esta fantástica herramienta digital. Hay cientos de formas de hacerlo.

Y es que hay vida más allá de Facebook y de Whatsapp. Debes saber que tu smartphone también puede ser…

1. «…tu agenda escolar»

El móvil puede ser una perfecta agenda escolar, elemento fundamental en la organización diaria del alumno, y que siempre conviene tener a mano para consulta. Y muchos nos preguntamos, ¿qué puede estar más a mano para el joven estudiante que su móvil? ¿la «tradicional» agenda escolar de papel? No lo creo. Efectivamente, el móvil puede ser también el perfecto aliado para no pasar por alto ninguna fecha importante del calendario, con la opción incluso de sincronizar toda la información (horarios, exámenes, entregas de trabajos, etc.) con el ordenador y otros dispositivos. Prácticamente todos los teléfono móviles incluyen alguna aplicación de tipo calendario, muchas de ellas con la función de sincronizar todos los eventos a través de Internet.

Con la popularización de métodos y técnicas de organización personal como GTD, también han ido apareciendo en el mercado decenas de aplicaciones móviles para gestionar las tareas diarias; las famosas «ToDo lists», las «listas de cosas que hacer». Quizá no podamos pretender que alumnos de secundaria o bachillerato adopten un sistema de organización tan completo (que no complejo) como GTD, pero si podemos intentar que utilicen alguna de las aplicaciones disponibles en varias plataformas móviles, con el fin de mantener al menos una sencilla «lista de tareas». A veces el propio diseño y funciones de este tipo de programas, puede motivar la realización de las tareas. ¿Acaso hay gesto más gratificante que ir tachando las tareas que vamos realizando a lo largo del día y vaciar la lista al final de la jornada? Herramientas gratuitas como Remember The Milk o Wunderlist pueden ser una fantástica elección.

De momento, la idea de poder anotar en nuestro calendario y gestor de tareas digital, seguramente quedará limitada al entorno fuera del aula, salvo que en los centros educativos cambien mucho las normas al respecto.

2.«…tu compañero en muchas asignaturas»

La oferta de software educativo para dispositivos móviles es inmensa. Podemos encontrar traductores y diccionarios que pueden resultar de gran ayuda en las materias lingüísticas. También disponemos de una amplia variedad de aplicaciones de cálculo y de búsquedas de respuestas para las materias de ciencias. Basta con pasearse por las secciones de educación que prácticamente todos los móviles incluyen en sus tiendas virtuales de aplicaciones.

Apuntes, ejercicios y otros materiales de clase se publican ya en formato digital. Y poder consultar puntualmente algún documento almacenado en “la nube” es algo que también podemos hacer desde nuestro teléfono móvil. Siguen apareciendo nuevos servicios en Internet ofreciendo alojamiento para nuestros archivos, y las aplicaciones para sincronizarlos en nuestros dispositivos electrónicos, mejoran en cada nueva versión. Aplicaciones como Dropbox o Google Drive ofrecen este servicio de almacenamiento.

Y en general, cualquier recurso didáctico disponible en la Red está disponible desde el móvil. El navegador es la ventana a la mayor biblioteca que existe: la Web, donde muchos de los contenidos, incluidos cursos en aulas virtuales, están adaptando ya sus formatos a los nuevos dispositivos móviles para asegurar una consulta mucho más cómoda y rápida.

Con el móvil podemos buscar información, estar al tanto de la actualidad, también escuchar las noticias mediante aplicaciones que ofrecen las emisoras de radio o a través de los podcasts. Tenemos la posibilidad de suscribirnos también mediante aplicaciones (Feedly, Google Reader) a una infinidad de blogs de aula en los que profesores y alumnos publican semanalmente todo tipo de recursos de distintas asignaturas.
Ese pequeño teléfono inteligente que tienes en tu mano puede ser tu libro electrónico. Quizá no tenga el mejor tamaño, ni cuente con todas las prestaciones de una tablet o la comodidad de lectura de un eBook, pero sí es un buen comienzo para descubrir nuevos recursos en la Red.

3. «…tu tablón virtual de ideas»

No siempre tenemos un post-it a mano para anotar aquello que queremos recordar o paa registrar esa genial idea que acaba de pasar por nuestra cabeza. Cada sistema operativo móvil incorpora su propia aplicación para tomar notas, normalmente de diseño y funcionalidad muy sencillos, pero que pueden cumplir perfectamente el propósito de crear notas.

Sin embargo, merece la pena explorar otras alternativas, algo más sofisticadas, sobre todo si el número de anotaciones que hacemos a diario crece y crece, y queremos que nuestro móvil sea nuestro archivador para todo. Tal y como sucede en nuestro mundo no digital, a veces será necesario dar un paso más y clasificar las notas en libretas, asignarles etiquetas según el tema, adjuntar una imagen o un enlace de Internet. Y la aplicación que no puedo dejar de recomendar y que cubre todas y cada una de estas necesidades, no es otra que Evernote.

Tu móvil puede ser también tu tablón virtual para los momentos de lluvia de ideas. Aplicaciones como Skitch ofrecen la interfaz necesaria para crear anotaciones con formas y dibujos, para registrar y compartir las ideas de forma más rápida. Otras como Idea Sketch o SimpleMind, están diseñadas para crear mapas conceptuales. Y, ¿qué hay de la cámara integrada en tu teléfono? Utilizarla para compartir nuestras obras de arte fotográficas en Instagram puede estar bien, pero hacer fotos o grabar un vídeo, pueden ser perfectamente otra forma muy válida –y efectiva- de capturar ideas, como lo es utilizar una sencilla aplicación con la función de grabadora de voz.

4. «…tu planificador del estudio»

Cuando planificamos una tarde de estudio, debemos tomar decisiones sobre el tiempo que vamos a dedicar a cada asignatura, a cada tema o apartado del libro. Un método muy efectivo para la gestión de nuestro tiempo, es conocido como timeboxing. Se trata de establecer bloques (cajas) de tiempo limitado (horas o minutos, dependiendo de la tarea) para dedicar a distintas actividades. Por un lado conseguimos establecer un tiempo máximo para la realización de una tarea, poniendo todo nuestro esfuerzo y concentración en ella. También garantizamos que realizamos pausas entre tareas, evitando estar sentado toda una tarde frente a los libros (algo que no sé si ocurre con demasiada frecuencia…).

La técnica Pomodoro puede ser perfecta para este propósito y existen decenas de aplicaciones móviles que implementan este particular reloj que divide el trabajo en bloques de 25 minutos. Otras aplicaciones, algo más sofisticadas, permiten personalizar los espacios de tiempo y establecer los minutos para cada una de las tareas. Este es el caso de 30/30. Con un diseño muy atractivo, podemos incrementar o reducir el tiempo asignado a cada tarea en cualquier momento, así como cambiar el orden de las tareas y ver en todo momento a qué hora finalizará la jornada de estudio y trabajo.

¿Trabajas mejor con música? Aunque es una elección bastante personal, sí es cierto que para determinadas tareas (diseño, plástica, lectura, etc.), algo de música puede ayudar a aumentar la concentración. No olvides que para estos momentos de trabajo, tu teléfono es un completo centro multimedia.

5. «…tu registro diario»

Sabemos que la calidad del tiempo de estudio depende en gran medida de la organización y hábitos adquiridos también en otros ámbitos, no solo de las técnicas y buenas prácticas que alguna vez nos enseñaron a aplicar en cada una de las asignaturas. Nadie duda que el modo en que se organiza el resto de actividades extraescolares a lo largo de la semana, el tiempo que pasamos frente al televisor o navegando sin rumbo fijo en Internet, pueden influir negativamente en los momentos de estudio. Pero, ¿cómo realizar un seguimiento de estas actividades? ¿cómo medir el progreso cuando intentamos adquirir un determinado hábito? Bien, hay muchos servicios en Internet que permiten “jugar” con esta idea. Y las aplicaciones móviles nos lo ponen en bandeja: ¿por qué no conocer con todo nivel de detalle en qué invertimos nuestro tiempo? Estas aplicaciones facilitan el trabajo de ir anotando lo que vamos haciendo en cualquier momento y lugar. De nuevo, Internet es la clave.

Entre los muchos servicios de Internet que se pusieron de moda hace ya un tiempo, no hay que pasar por alto aquellos que nos permiten hacer “check-in” en un lugar, una actividad o incluso un concepto. Prácticamente todos ellos cuentan ya con su propia aplicación móvil, con la que podemos anotar el lugar en el que acabamos de estar (Foursquare), la última película que hemos visto (IMDb, Miso), la canción que estamos escuchando (Spotify), el progreso de lectura de un libro (Goodreads), lo que hemos comido, caminado o dormido (FitBit), los detalles sobre cualquier actividad física que hayamos realizado (RunKeeper, Endomondo) o incluso… aquello en lo que estamos pensando (opción que incorpora GetGlue).

Así, muchas de estas aplicaciones móviles han ido integrando también el concepto de “gamificación”, que no es otra cosa que el uso del juego para hacer más atractivo y lúdico el pesado trabajo de llevar un registro diario de nuestra actividad diaria. Como si se tratara de cualquier otro juego de ordenador, estas aplicaciones suelen establecer algún tipo ranking que permite comparar nuestra actividad con la de otros usuarios del servicio, a medida que se van alcanzando determinados objetivos por los que se obtienen puntos o medallas. De eso se trata precisamente: el hábito como un juego. El seguimiento bien podríamos hacerlo sobre papel, pero quizá no sería tan divertido (al menos para un nativo digital). De todas las aplicaciones, probablemente Lift es la que está diseñada expresamente para realizar el seguimiento de nuestra propia lista de hábitos. Destaca por su interfaz minimalista y funciones simples.

Es posible que muchas de las ideas presentadas en estos cinco puntos no terminen de convencer lo suficiente, y haya quien no consiga imaginar un uso del teléfono móvil que no sea el de realizar llamadas, compartir en redes sociales o intercambiar mensajes en Whatsapp. Pero no es cuestión de imaginación. En Internet, tenemos a nuestro alcance una infinidad de aplicaciones móviles dispuestas a echar una mano también en otros ámbitos de nuestra vidas, y a hacer de la organización personal y el estudio una tarea una poco más fácil cada día.

Como ya avisé al comienzo de este artículo, la lectura no era apta para TIC-escépticos.

El músculo de la creatividad

Un día, de repente, descubres que un alumno tiene una extraordinaria capacidad para el dibujo, o que escribe textos de una calidad casi profesional, o que es capaz de plasmar en una fotografía cualquier idea con una originalidad abrumadora. Pensamos al instante que se trata de una creatividad innata. Probablemente, así será en parte, pero curiosamente, también descubres que ese mismo alumno se pasa el día dibujando, escribiendo en sus ratos libres o que la cámara le acompaña a todas partes. Disfruta con ello; lo hace en su tiempo libre como parte de un juego.

Empiezo a creer menos en la teoría del talento natural y más en la del trabajo duro con aquello por lo que sientes verdadera pasión.

Pero no sólo pasión por lo que se hace, sino también el entorno que nos rodea, cómo estamos conectados o el mismo sistema educativo pueden influir en el proceso de desarrollo de nuestro lado más creativo (y el de nuestros alumnos).

1. Pasión por lo que haces

Sobre el talento, creatividad y la idea de expresar lo que llevamos dentro habla Puño en una charla en evento internacional MADinSpain, que reúne a los mejores diseñadores creativos, estudios de diseño, agencias de publicidad interactiva y agencias de motion graphics de todo el mundo. Transcribo un fragmento de la charla en el que habla sobre «el momento en que dejamos de dibujar». Invita a la reflexión:

Una pregunta que se repite en las entrevistas que me hacen es:
¿Cuándo empezaste a dibujar? y siempre respondo lo mismo: «¿Cuándo dejasteis vosotros de dibujar? Todos hemos dibujado de pequeños y en algún momento lo vamos dejando. ¿Por qué lo dejamos entonces, debería ser la pregunta? Porque cuando nos hacemos mayores adquirimos un carácter más práctico de las cosas y menos lúdico. Dejamos de hacer las cosas porque nos gusta disfrutar del hecho de hacer esas cosas, y hacemos cosas que nos ayudan a conseguir otras cosas. Esto es lo que conlleva ser adulto. Entonces el músculo de la creatividad [..] si no lo utilizas se atrofia. [..] Este músculo, cuando dejamos de dibujar en algún momento de nuestra infancia o adolescencia, va atrofiándose [..]. Si lo recuperamos ahora, obtendremos una energía, una fuerza nueva, que nos ayudará […] nos hará personas mejor formadas, tanto a nivel individual como a nivel profesional, como a nivel social, y nos ayudará todo esto a aplicarlo en nuestras vidas, la creatividad que utilizamos y desarrollamos.

Continúa con algunas frases reveladoras:

  • «La clave del arte es hacer lo que no se sabe hacer, porque lo que se sabe hacer ya está hecho. Y el que hace lo que sabe hacer, está perdiendo el tiempo.» (Eduardo Chillida)
  • «La intuición es un conjunto de cosas que no sabemos que sabemos» (lo dijo Eduard Punset en un programa de Redes).
  • «El talento son soluciones que hemos asimilado a problemas que nos vamos encontrando.»
  • «Todos tenemos entre tres mil y diez mil dibujos malos». O como leí recientemente sobre el arte de la fotografía: «Tus primeras 10000 fotos son tu peores fotos.»
  • «La creatividad no es improvisación sin método» (B. Munari)

El mensaje:

«Hay que ejercitar el músculo de la creatividad. Si quieres estar cachas, creativamente, no vas a ponerte cachas si levantas todos los días una pesa de 200 gramos […]. Hay que ir siempre un poco más allá, plantearse retos. No hay que quedarse en la zona de confort. Todos tenemos una zona de confort. […] Dentro de la zona de confort nunca vas a crecer.»

2. Cómo estamos conectados

¿Dé donde provienen las buenas ideas? ¿Se trata tan sólo de esperar que llegue un momento Eureka!? Steven Johnson, autor del libro «Where Good Ideas Come From», tras estudiar el origen de algunas de las innovaciones de la historia, tiene una teoría distinta: «la suerte favorece a la mente conectada.»

Esta animación en formato scribing que descubrí a través de Alfonso Alcántara resume de forma muy didáctica la teoría de Johnson. Está realizada por Cognitive Media a petición de la editorial Riverhead books para promocionar el libro.

3. Cuestión de tiempo

Y a veces es cuestión de tiempo. No se puede forzar a nadie a ser creativo. En ocasiones, la clave tan sólo está en dar un poco más de tiempo… Para muestra este experimento con alumnos.

¿Qué ocurre si en lugar de 10 segundos damos a los alumnos 10 minutos para terminar un dibujo?

4. El sistema

No podía faltar la más que conocida charla de Sir Ken Robinson «¿Matan las escuelas la creatividad?» que ya he compartido en alguna ocasión. Habla sobre la increíble capacidad de los niños para la innovación, que sin embargo, en ocasiones se desaprovecha, sencillamente porque un sistema educativo «encorsetado» no permite desarrollar ninguna de estas capacidades.

Comenta Ken Robinson que desarrollar la creatividad es tan importante como aprender a leer y a escribir, y que por tanto deberían estar al mismo nivel. En todos los países, los sistemas educativos están curiosamente organizados de la misma forma, dando mayor importancia a las mismas materias, con una jerarquía que se repite en todos ellos: matemáticas y lenguas en primera línea; luego las humanidades; y finalmente las artes. En éste último grupo, siguen estando mejor considerados el arte y la música, que por ejemplo la interpretación y la danza.

Pasión por lo que haces | Puño en MADinSpain
Cómo estamos conectados | Where Good Ideas Come From
Cuestión de tiempo | Deadlines
El sistema | ¿Matan las escuelas la creatividad?

Nuevo reto fotográfico: 101 ideas para 2012

Este año vuelvo con mi lista de 101 ideas para 2012, una colección de propósitos o, en general, cosas que puedes hacer durante el próximo año.

Estas listas suelen quedar en el olvido pasadas unas semanas. ¿Cómo mantener vivo el proyecto y obligarnos a revisar cada cierto tiempo esos propósitos de año nuevo? Sencillamente capturando la idea… con una foto.

Al estilo del reto «30 días, 30 fotos», propongo en esta ocasión una nueva maratón fotográfica que durará todo el año que viene. Y publicando una foto cada 3 días, podrás lograr el reto.
Los que somos aficionados a la fotografía necesitamos un motivo, una excusa para practicar, buscar, encontrar y hacer nuestras mejores fotos.

Algunos de los temas que encontrarás son:

  1. Organízate.
  2. Revisa tu trabajo
  3. Organiza tus lecturas
  4. Ordena tu vida digital
  5. Organiza tus recuerdos
  6. Termina lo que empiezas

Y así hasta 101 propuestas.

Hago un pequeño paréntesis en Esfera TIC (que se había ido de vacaciones) para compartir esta actividad y que podáis uniros a tiempo.

 

La lista | 101 ideas para 2012
El reto | 101 ideas para 2012 en imágenes (PDF)
Mis fotos | 101 ideas para 2012 en Flickr
Fotografía 101 | 01 Non-Emergency Number – In the sky de West Midlands Police en Flickr

‘Seré más freak que el coordinador TIC’, el musical de Edutify

Con el lema «Actitud 2.0: aprende es compartir», finalizaba este fin de semana el VI Encuentro Internacional EducaRed, impulsado por la Fundación Telefónica, Telefónica y una mayoría de organizaciones del mundo educativo.

Durante la presentación del misterioso Edutify, el público presenció El musical de Edutify: ‘Seré más freak que el coordinador TIC’, un divertida actuación que reivindica la figura del docente 2.0, interpretada por los grupos Ron Lalá y Primital Bros. Atentos a la letra…

Vídeo | ‘Seré más freak que el coordinador TIC’, el musical de Edutify

Tiching: una red social de contenidos digitales educativos

Esta semana se anunciaba el lanzamiento de Tiching, una red social cuyo propósito principal es compartir todos los contenidos digitales educativos escolares de Internet. Y pretenden lograrlo poniendo en contacto a toda la comunidad educativa, lo que incluye no sólo a los profesores que crean los contenidos, sino también a madres y padres, tutores, psicopedagogos, etc.

El proyecto está actualmente en versión Alpha, es decir, una primera versión del mismo. De momento cuenta con 746 alpha testers (usuarios que lo estamos probando) que hemos contribuido ya enlazando entre todos un total 11114 contenidos educativos en apenas unos días. Por mi parte, he empezado a organizar todos los recursos que he ido publicando en este blog, según área y nivel. Es una de las primeras funciones de esta red que he encontrado realmente interesante y práctica.

Las funciones propias de red social, como contacto con otros profesores y otros miembros de la red, no están habilitadas. Tiching sigue la misma filosofía que otras redes sociales en este aspecto: cada usuario tiene la opción de seguir a otros miembros de la comunidad, que de esta forma van incrementando su número de seguidores, los conocidos followers de Twitter.

En cuanto a contenidos, podemos buscar e incoporar nuevos contenidos filtrando por área y curso, pero no podemos por ahora valorarlos o hacer comentarios, hacer preguntas o abrir foros de discusión. «Están ahí», aunque deshabilitadas.

En el momento de registrarnos, podemos indicar con todo nivel de detalle qué asignaturas impartimos y en qué cursos, entre otras cosas, quiero pensar que será con el objetivo de mejorar las recomendaciones acerca de materiales y para sugerir otros miembros de la comunidad educativa.

Tiching estará disponible en varios países como Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, Italia, Méjico, Portugal, Reino Unido, etc. teniendo en cuenta en cada uno su sistema educativo.

El proyecto me gusta y creo que promete.

Enlaces: Tiching.com

Un buscador de respuestas para cada asignatura: Wolfram|Alpha

Hace unos meses os contaba cómo saber cuántos afinadores de piano hay en Chicago. El ejemplo me servía para presentar el buscador de respuestas Wolfram|Alpha, disponible en una página de Internet y que procesa todo tipo de preguntas: matemáticas, geografía, química, física, historia, etc. Nada se le escapa. Ahora, los creadores de Mathematica nos sorprenden con las Wolfram Course Assistant Apps, varias versiones de su buscador, cada una de ellas diseñada para una asignatura diferente.

Wolfram|Alpha ya había presentado su motor de búsqueda de respuestas en su versión móvil, de momento disponible en iPhone, iPod Touch, iPad y Android. Sin embargo, leo esta semana en Mashable que el buscador también se ha propuesto diseñar un programa para cada asignatura. De momento podemos probar tres aplicaciones del área de matemáticas y música, concretamente para Álgebra, Cálculo y Teoría Musical.

Una de las particularidades de estas nuevas aplicaciones es que no sólo dan la respuesta a la pregunta que se formula, sino que ofrece una explicación paso a paso sobre cómo se ha llegado a la solución. Con las aplicaciones para el área de matemáticas, tras computar el problema, podemos ver en algunos casos varios cálculos parciales.

Wolfram|Alpha es un servicio del que siempre viene bien echar mano para comprobar algún resultado, o simplemente para experimentar, aprender y curiosear con cualquer cuestión matemática. He probado de momento la aplicación de Álgebra en iPad con algunos sistemas de ecuaciones. La interfaz es muy sencilla y cuenta con una teclado virtual que facilita la introducción de número y símbolos matemáticos. La comodidad y velocidad de respuesta hacen que esta nueva idea de Wolfram|Alpha resulte muy práctica.

Enlaces: Wolfram Course Assistant Apps

iPad en el aula: Keynote + Dropbox

Con defensores y detractores no sé si a partes iguales, de lo que no hay duda es del éxito del iPad, al menos en cuanto a ventas se refiere. Leía esta semana sobre las nuevas previsiones de venta del tablet de Apple para el año 2011. Al parecer serán incluso mejores que las de 2010, según Gene Munster, analista de Apple, que aseguró que la empresa venderá 21 millones de iPad durante el próximo año. Casi nada.

En cualquier caso, vengo a hablar del uso del iPad en clase. Decidí compar uno hace meses, aun conociendo sus limitaciones en ciertos aspectos que considero fundamentales, como la salida VGA para poder proyectar aquello que estamos haciendo con un programas instalado en el tablet. Sin embargo, sólo es posible con aquellas aplicaciones que lo permiten (leí acerca de ello hace tiempo en el blog de Enrique Dans)

Aun así, he visto en él un dispositivo perfecto para ir de aula en aula. El peso (que podría ser menor) no llega a 700 gramos, y la funcionalidad básica de mostrar una presentación con la versión de Keynote (el PowerPoint de Mac) para iPad ($9.99 / 7,25 €) y que es realmente lo que más voy a utilizar en clase, permite proyectar sin problemas la salida con un adaptador de VGA.

El ejemplo que voy a dar, lógicamente será útil para usuarios de Mac, aunque siendo este el año de los tablets, cualquier opción que comente será pronto aplicable en otros dispositivos. El proceso de tener siempre listas en el iPad las presentaciones de clase que preparo en mi ordenador es el siguiente:

Las diapositivas de clase las diseño con Keynote en un MacBook Pro, es decir, utilizo cómodamente la «versión de escritorio» del programa de iWork para elaborar presentaciones (como decía, el PowerPoint de Mac). La misma presentación se mostraría en iPad como muestra la imagen. No hay cambios ni adaptaciones de diseño y se mantienen los efectos de transición entre diapositivas y animación de objetos.

Una vez terminadas, están automáticamente disponibles en Internet gracias a Dropbox, puesto que trabajo en todo momento con este sistema de carpetas sincronizadas.

Sólo queda encender el iPad, en el que también está instalado Dropbox, para recuperar las presentaciones desde Internet. Navegando por las carpetas de Dropbox y con la opción «Abrir con Keynote», iPad importa la presentación que seleccionemos para empezar a utilizarla incluso sin conexión a Internet.

Las ventajas son claras: las diapositivas que vamos a utilizar en clase siempre accesibles, sin necesidad usar pendrives para copiar las presentaciones desde nuestro equipo principal (para eso está Internet); presentaciones siempre disponibles en segundos, que es lo tardamos en encender el iPad y acceder al documento; y finalmente el peso y tamaño del dispositivo, para llevarlo en la mano junto a los libros.