Contenidos libres: las licencias Creative Commons

A principio de curso hablaba de «Software libre, arquitectos y pasteles«, sobre las ventajas de publicar el código fuente del software para que cualquier usuario pueda estudiarlo y modificarlo. La misma idea se aplica también a cualquier otro tipo de contenidos, en diversos formatos como texto, imagen, sonido o vídeo. Para ello existen las licencias libres como Creative Commons.

Accedemos a Internet a diario en busca de información. Nos gusta encontrar allí todo lo que necesitamos para mantenernos informados, para terminar nuestros trabajos o sencillamente por el placer de darnos una vuelta por la Red. No se nos da nada mal consumir información de Internet; lo hacemos con bastante soltura. También nos gusta encontrar contenidos de calidad y accesibles; sabemos diferenciar si algo nos resulta útil o no.

Sin embargo, pocas veces prestamos atención a las limitaciones que pueda imponer el autor sobre el uso de sus contenidos. En general, «protestamos» durante un instante para, a continuación, seguir con nuestro plan de reutilizar el texto o la imagen en nuestro trabajo.
Que algo esté en Internet no quiere decir necesariamente que se pueda utilizar (de cualquier manera). Es más que probable que el contenido que acabamos de encontrar no se pueda reproducir en otro sitio de Internet: un blog, una revista o la web de un colegio, etc. Cuestiones del copyright.

Menos habitual es encontrar en Internet páginas donde el autor permite expresamente el uso (con ciertas condiciones) de su material. Los contenidos, que pueden aparecer en distintos formatos (texto, imagen, sonido, vídeo, etc.), suelen publicarse bajo licencias libres, como lo son las Creative Commons. El siguiente vídeo explica las ideas principales de este tipo de licencias.

Este blog y las actividades que comparto se publican bajo una licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0. Significa que el usuario tiene la libertad de copiar, modificar y distribuir los contenidos que en él aparecen, con las condiciones de reconocimiento del autor (BY), de uso no comercial (NC) y de compartir bajo la misma licencia (SA).

Especialmente en el ámbito educativo se echa de menos encontrar publicados muchos más recursos y actividades con licencias libres. Sabemos que muy raras veces una actividad que alguien comparte en Internet se adapta a nuestras necesidades en el aula; siempre hay algún aspecto que conviene cambiar. Comentaba hace un tiempo, la dificultad para encontrar por ejemplo contenidos gráficos sobre temática educativa (fotografías, iconos, logos, etc.) para utilizar y adaptar en otros materiales.

Las licencias libres son el mecanismo perfecto para facilitar que alguien pueda descargar un contenido, lo mejore o haga una versión, y lo vuelva a compartir en la Red. Un proyecto en constante cambio y crecimiento es la conocida enciclopedia libre Wikipedia, que el año pasado cumplía 10 años. Los contenidos aportados por los usuarios se publican precisamente bajo una licencia Creative Commons (se puede consultar en cada pie de página de cualquier artículo).

Existen varios tipos de licencias Creative Commons, dependiendo de la combinación de las distintas condiciones de uso que se pueden imponer a la obra. He reunido en un documento estas ideas sobre contenidos libres, contenidos abiertos, Copyleft y licencias Creative Commons.

Documentos | Contenidos libres (PDF, 2 páginas)
Imagen | Creative Commons de Kalexanderson

Tiching: una red social de contenidos digitales educativos

Esta semana se anunciaba el lanzamiento de Tiching, una red social cuyo propósito principal es compartir todos los contenidos digitales educativos escolares de Internet. Y pretenden lograrlo poniendo en contacto a toda la comunidad educativa, lo que incluye no sólo a los profesores que crean los contenidos, sino también a madres y padres, tutores, psicopedagogos, etc.

El proyecto está actualmente en versión Alpha, es decir, una primera versión del mismo. De momento cuenta con 746 alpha testers (usuarios que lo estamos probando) que hemos contribuido ya enlazando entre todos un total 11114 contenidos educativos en apenas unos días. Por mi parte, he empezado a organizar todos los recursos que he ido publicando en este blog, según área y nivel. Es una de las primeras funciones de esta red que he encontrado realmente interesante y práctica.

Las funciones propias de red social, como contacto con otros profesores y otros miembros de la red, no están habilitadas. Tiching sigue la misma filosofía que otras redes sociales en este aspecto: cada usuario tiene la opción de seguir a otros miembros de la comunidad, que de esta forma van incrementando su número de seguidores, los conocidos followers de Twitter.

En cuanto a contenidos, podemos buscar e incoporar nuevos contenidos filtrando por área y curso, pero no podemos por ahora valorarlos o hacer comentarios, hacer preguntas o abrir foros de discusión. «Están ahí», aunque deshabilitadas.

En el momento de registrarnos, podemos indicar con todo nivel de detalle qué asignaturas impartimos y en qué cursos, entre otras cosas, quiero pensar que será con el objetivo de mejorar las recomendaciones acerca de materiales y para sugerir otros miembros de la comunidad educativa.

Tiching estará disponible en varios países como Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, Italia, Méjico, Portugal, Reino Unido, etc. teniendo en cuenta en cada uno su sistema educativo.

El proyecto me gusta y creo que promete.

Enlaces: Tiching.com