Música y TIC: componiendo desde el sofá

¿Se puede componer cómodamente desde el sofá? Con el iPad y GarageBand, sí. Incluso sin demasiados conocimientos de música, este software permite a cualquiera poder hacer sus pinitos como compositor. Diferentes guitarras acústicas, eléctricas y bajos, variedad de pianos y baterías, grabación de voz, etc. son los diferentes instrumentos que podemos ir grabando para finalmente editarlos en el «estudio de grabación».

El programa es realmente fácil de usar. Cada instrumento lo podemos tocar bien con la modalidad de notas o de acordes, con distintos tipos de ritmo para cada uno de ellos. También resulta entretenido editar en el «estudio de grabación» cada una de las pistas que hemos ido grabando para mejorar la composición. Todo sin movernos del sofá.

Merece especial atención esta composición de George Lambros.

El programa es demasiado tentador como para no hacer alguna prueba. Así que ahí va una primerísima composición con apenas unos acordes (a falta de algunos ajustes, sobre todo de volumen).

Enlaces | GarageBand para iPad | Composición en iVoox

12 cosas que puedes hacer con un iPad en el trabajo

Cualquier trabajo con parte de «oficina» supone realizar tareas en las que es necesario buscar y preparar documentos, enviar y recibir correos electrónicos a diario, mantener una agenda ordenada y gestionar las tareas, asistir a reuniones en distintos equipos de coordinación, participar en cursos de formación, etc. Y para alegría de unos y pesadilla de otros, todo este tipo de tareas requieren cada vez más el dominio de la informática, en general de un ordenador personal.

Una herramienta que se ha ido introduciendo poco a poco en la oficina y en las aulas y que puede reemplazar en casos muy concretos al ordenador son las tablets. Pueden hacer la función de ordenador con algunas tareas, pero no en todas, lógicamente. De igual forma que el netbook no sustituye al portátil u ordenador de sobremesa, la tablet no puede hacer todas las funciones de un ordenador portátil o un netbook. No obstante, con los programas adecuados, son una herramienta con muchas posibilidades en momentos determinados del día, sobre todo en reuniones y en el aula. De algunos de estos programas vengo a hablar.

En esta lista resumo algunas cosas que puedo hacer con el iPad en mi trabajo.

1. Tomar notas, en formato digital o manuscritas. Para gestionar todas tus notas, Evernote es probablemente el mejor sistema de organización de nota y documentos. Todas las notas que escribas con este programa se almacenan directamente en Internet, además de poder sincronizar los datos en otros equipos. Para tomar notas a mano, Penultimate es una opción muy recomendable; permite incluso proyectar mediante VGA, algo que no consiguen hacer todos los programas de notas, presentaciones o dibujo. Otra alternativa a Penultimate para anotaciones en sesiones de lluvia de ideas es Adobe Ideas. Y finalmente, un programa interesante para redactar es MyTexts, que cuenta con una interfaz pensada para escribir sin distracciones.

2. Acceder a tus datos almacenados en «la nube». ¿Quién no ha oído hablar de Dropbox a estas alturas? Bien, iPad cuenta con una versión de este popular programa de sincronización de archivos, con una capacidad máxima de 2 GB en su versión gratuita. Podrás acceder a todos los datos almacenados en Dropbox al instante, y luego abrirlos con el programa más adecuado. Ya conté en el blog cómo usar el iPad en el aula, integrando dos herramientas: Keynote, programa de presentaciones, y Dropbox.

3. Audio/Videoconferencia y chat. También puedes comunicarte en tiempo real con tus contactos, bien por mensajería instantánea o por videoconferencia. Aunque no existe de momento aplicación oficial de Skype para iPad, el programa diseñado para iPhone se puede utilizar para hacer videoconferencias. También dispones de programas tipo Messenger como Aim, para discutir en el mismo momento cualquier asunto desde tu tableta.

4. Recibir y enviar correos electrónicos. Desde Mail, el programa que incorpora iPad de serie, podrás recibir y enviar correos electrónicos, pudiendo configurar distintas cuentas. Es en este tipo de tareas donde el iPad se convierte en una herramienta muy práctica; no necesitamos encender el ordenador para contestar unos pocos emails. Podemos hacerlo desde la tablet con toda comodidad.

5. Navegar por Internet. Con una versión del navegador web Safari podrás acceder cómodamente a todas las páginas de Internet. La experiencia de navegación con la pantalla tácil es excelente: abrir un enlace, ampliar el tamaño del contenido de la página, seleccionar y pegar texto, son acciones que se aprenden al instante sin dificultad.

6. Proyectar presentaciones en clase. Con el programa Keynote podrás crear y proyectar tus presentaciones. Si la presentación ha sido creada con Keynote en Mac (la versión para MacBook o iMac), puedes abrirla y visualizarla manteniendo todos lo efectos de transición de diapositivas y efectos de movimiento. Keynote en iPad resulta especialmente práctico, ya que en apenas unos segundos puedes tener el iPad encendido y la presentación iniciada.

7. Administrar tareas. Existen muchos programas para gestionar tareas, pero no puedo dejar de recomendar Things, Remember The Milk o Wunderlist, todas ellos excelentes aplicaciones para la organización personal. Tanto si utilizas algún método de organización personal como GTD, o si necesitas una sencilla lista de «cosas que hacer», cualquier de las opciones de programas son igualmente buenas.

8. Gestionar una agenda. iPad dispone de una versión del programa iCal de Apple para organizar la agenda. Durante una reunión puede aparecer nuevas fechas que anotar y tener a mano la tablet para registrar esos eventos puede ser una buena idea. En apenas unos segundos se puede consultar la agenda en varios formatos (día, mes, año) para insertar o modificar las nuevas citas que vayan surgiendo.

9. Acceder de forma remota a otros ordenadores. Con programas como TeamViewer o Easy Connect podemos visualizar y controlar de forma remota cualquier equipo informático en nuestra red de ordenadores, por ejemplo en una sala de informática. Un programa al estilo iTalc, pero para nuestro iPad.

10. Leer y anotar. No hay día en el que no tengamos un documento que leer. Podemos utilizar iAnnotate no sólo para leer documentos PDF sino que también podemos tomar notas, marcar páginas, subrayar. Para seguir blogs, una buena opción es Feedly, desde el que podemos compartir lo que nos interesa en las redes sociales o exportar los contenidos con Instapaper, que podemos descargar luego en nuestro libro electrónico.

11. Utilizar programas educativos. Cada semana van apareciendo nuevos programas diseñados para uso educativo. Muchos de ellos están en inglés, pero lo importante es el software educativo vaya teniendo su lugar en este tipo de tablets. En este sentido, Wolfram|Alpha está haciendo un trabajo espectacular con algunas de sus aplicaciones, como las Wolfram Course Assistant App, de la que ya hablé hace tiempo. También en el área de música existen varios programas que pueden complementar el aprendizaje de un instrumento. Este es el caso de los programas como Magic Piano, Magic Fiddle o Pianist Pro.

12. Participar en la web 2.0. Las redes sociales son ya un canal más para el aprendizaje, y así lo han demostrado los blogs y el microblogging, especialmente con Twitter. Si utilizas WordPress en tu blog, también con iPad puedes escribir nuevas entradas y moderar comentarios con una sencilla aplicación diseñada para ello. Y cabe destacar la aplicación oficial de Twitter para participar en el popular servicio de mensajes en 140 caracteres. Mediante diversos paneles podemos navegar por los tweets y perfiles de otros usuarios, ver las respuestas y mensajes que nos han dejado, consultar las listas de usuarios que hayamos definidos, etc.

No sé si esta será la mejor lista de programas para iPad, pero sí el grupo de aplicaciones que utilizo (o que he utilizado) a diario para el trabajo y organización personal. Unos han funcionado mejor que otros y es por ello que he ido probando y cambiando, siempre intentando acertar en la elección de las mejores herramientas.

Un buscador de respuestas para cada asignatura: Wolfram|Alpha

Hace unos meses os contaba cómo saber cuántos afinadores de piano hay en Chicago. El ejemplo me servía para presentar el buscador de respuestas Wolfram|Alpha, disponible en una página de Internet y que procesa todo tipo de preguntas: matemáticas, geografía, química, física, historia, etc. Nada se le escapa. Ahora, los creadores de Mathematica nos sorprenden con las Wolfram Course Assistant Apps, varias versiones de su buscador, cada una de ellas diseñada para una asignatura diferente.

Wolfram|Alpha ya había presentado su motor de búsqueda de respuestas en su versión móvil, de momento disponible en iPhone, iPod Touch, iPad y Android. Sin embargo, leo esta semana en Mashable que el buscador también se ha propuesto diseñar un programa para cada asignatura. De momento podemos probar tres aplicaciones del área de matemáticas y música, concretamente para Álgebra, Cálculo y Teoría Musical.

Una de las particularidades de estas nuevas aplicaciones es que no sólo dan la respuesta a la pregunta que se formula, sino que ofrece una explicación paso a paso sobre cómo se ha llegado a la solución. Con las aplicaciones para el área de matemáticas, tras computar el problema, podemos ver en algunos casos varios cálculos parciales.

Wolfram|Alpha es un servicio del que siempre viene bien echar mano para comprobar algún resultado, o simplemente para experimentar, aprender y curiosear con cualquer cuestión matemática. He probado de momento la aplicación de Álgebra en iPad con algunos sistemas de ecuaciones. La interfaz es muy sencilla y cuenta con una teclado virtual que facilita la introducción de número y símbolos matemáticos. La comodidad y velocidad de respuesta hacen que esta nueva idea de Wolfram|Alpha resulte muy práctica.

Enlaces: Wolfram Course Assistant Apps

Gestión de horarios con iPad: Google Calendar + iCal

En papel o en soporte digital, la agenda es una herramienta fundamental para la organización personal. Con ella planificamos nuestra semana, anotamos eventos importantes y reorganizamos la jornada. Para el profesor se convierte en un elemento de consulta diaria, que el lunes a primera hora nos dice que cómo se presenta la semana: clases, actividades, reuniones, sustituciones, tutorías, exámenes, etc.

Hace un tiempo comentaba que no era fácil desprenderse del papel para introducir en nuestra organización diaria una agenda digital. Sin embargo el intento merece la pena. Las ventajas de usar un soporte informático para organizar, por ejemplo, nuestro horario son innumberables. Personalmente utilizo Google Calendar desde hace varios años para organizar todo tipo de eventos, tanto personales como de trabajo, y de momento no he cambiado.

Google Calendar, en su versión web presenta una interfaz muy cómoda donde podemos añadir y modificar entradas en un horario con un par de clics, o reorganizar la semana arrastrando algunos eventos. Pero no es esta la única opción de acceder a los distintos calendarios que podemos definir con con Google. También es posible sincronizar con otros programas y tener en todo momento la agenda actualizada con independencia del dispositivo que utilicemos para acceder.

Una de las opciones de sincronización más interesantes es la de Google Calendar con el programa iCal de iPad. El programa de gestión de agenda de la nueva tablet de Apple destaca sobre todo por la claridad de su interfaz gráfica y por su facilidad de uso, sin embargo, se vuelve especialmente práctico cuando podemos ver y modificar en él todos nuestros calendarios de Google.

La siguiente imagen muestra una semana cualquiera del año utilizando el programa iCal en iPad.

Los eventos de la imagen anterior corresponden con los que aparecen en los distintos calendarios de Google en la siguiente imagen.

Es decir, que en todo momento disponemos de la misma información en nuestra agenda, tanto si lo hacemos desde la página web con Google Calendar, como si accedemos al calendario desde nuestro iPad. Todo ventajas.

Pero, ¿cómo enlazar los eventos de ambos lados? Para ello accedemos en el iPad a la sección «Mail, contactos, calendarios» dentro del programa «Ajustes». Entramos en la opción «Añadir cuenta…» y se muestran varias opciones cuenta.

Pulsamos sobre «Otros» y posteriormente «Añadir cuenta CalDav». Aparecerá la siguiente ventana que solicita los datos de nuestra cuenta en Google. Completamos la información, y listo: al acceder al programa iCal podremos seleccionar que calendarios de Google deseamos mostrar en el iPad.

Manejar un horario con el iPad es realmente cómodo. Una de las ventajas de consultar nuestra agenda desde un dispositivo móvil debe ser la rapidez en la consulta y edición de eventos y, desde luego, la combinación iCal + GCalendar con el iPad lo consigue.

Enlaces: Google Calendar | iCal | iPad

iPad en el aula: Keynote + Dropbox

Con defensores y detractores no sé si a partes iguales, de lo que no hay duda es del éxito del iPad, al menos en cuanto a ventas se refiere. Leía esta semana sobre las nuevas previsiones de venta del tablet de Apple para el año 2011. Al parecer serán incluso mejores que las de 2010, según Gene Munster, analista de Apple, que aseguró que la empresa venderá 21 millones de iPad durante el próximo año. Casi nada.

En cualquier caso, vengo a hablar del uso del iPad en clase. Decidí compar uno hace meses, aun conociendo sus limitaciones en ciertos aspectos que considero fundamentales, como la salida VGA para poder proyectar aquello que estamos haciendo con un programas instalado en el tablet. Sin embargo, sólo es posible con aquellas aplicaciones que lo permiten (leí acerca de ello hace tiempo en el blog de Enrique Dans)

Aun así, he visto en él un dispositivo perfecto para ir de aula en aula. El peso (que podría ser menor) no llega a 700 gramos, y la funcionalidad básica de mostrar una presentación con la versión de Keynote (el PowerPoint de Mac) para iPad ($9.99 / 7,25 €) y que es realmente lo que más voy a utilizar en clase, permite proyectar sin problemas la salida con un adaptador de VGA.

El ejemplo que voy a dar, lógicamente será útil para usuarios de Mac, aunque siendo este el año de los tablets, cualquier opción que comente será pronto aplicable en otros dispositivos. El proceso de tener siempre listas en el iPad las presentaciones de clase que preparo en mi ordenador es el siguiente:

Las diapositivas de clase las diseño con Keynote en un MacBook Pro, es decir, utilizo cómodamente la «versión de escritorio» del programa de iWork para elaborar presentaciones (como decía, el PowerPoint de Mac). La misma presentación se mostraría en iPad como muestra la imagen. No hay cambios ni adaptaciones de diseño y se mantienen los efectos de transición entre diapositivas y animación de objetos.

Una vez terminadas, están automáticamente disponibles en Internet gracias a Dropbox, puesto que trabajo en todo momento con este sistema de carpetas sincronizadas.

Sólo queda encender el iPad, en el que también está instalado Dropbox, para recuperar las presentaciones desde Internet. Navegando por las carpetas de Dropbox y con la opción «Abrir con Keynote», iPad importa la presentación que seleccionemos para empezar a utilizarla incluso sin conexión a Internet.

Las ventajas son claras: las diapositivas que vamos a utilizar en clase siempre accesibles, sin necesidad usar pendrives para copiar las presentaciones desde nuestro equipo principal (para eso está Internet); presentaciones siempre disponibles en segundos, que es lo tardamos en encender el iPad y acceder al documento; y finalmente el peso y tamaño del dispositivo, para llevarlo en la mano junto a los libros.