iPad en el aula: Keynote + Dropbox

Con defensores y detractores no sé si a partes iguales, de lo que no hay duda es del éxito del iPad, al menos en cuanto a ventas se refiere. Leía esta semana sobre las nuevas previsiones de venta del tablet de Apple para el año 2011. Al parecer serán incluso mejores que las de 2010, según Gene Munster, analista de Apple, que aseguró que la empresa venderá 21 millones de iPad durante el próximo año. Casi nada.

En cualquier caso, vengo a hablar del uso del iPad en clase. Decidí compar uno hace meses, aun conociendo sus limitaciones en ciertos aspectos que considero fundamentales, como la salida VGA para poder proyectar aquello que estamos haciendo con un programas instalado en el tablet. Sin embargo, sólo es posible con aquellas aplicaciones que lo permiten (leí acerca de ello hace tiempo en el blog de Enrique Dans)

Aun así, he visto en él un dispositivo perfecto para ir de aula en aula. El peso (que podría ser menor) no llega a 700 gramos, y la funcionalidad básica de mostrar una presentación con la versión de Keynote (el PowerPoint de Mac) para iPad ($9.99 / 7,25 €) y que es realmente lo que más voy a utilizar en clase, permite proyectar sin problemas la salida con un adaptador de VGA.

El ejemplo que voy a dar, lógicamente será útil para usuarios de Mac, aunque siendo este el año de los tablets, cualquier opción que comente será pronto aplicable en otros dispositivos. El proceso de tener siempre listas en el iPad las presentaciones de clase que preparo en mi ordenador es el siguiente:

Las diapositivas de clase las diseño con Keynote en un MacBook Pro, es decir, utilizo cómodamente la «versión de escritorio» del programa de iWork para elaborar presentaciones (como decía, el PowerPoint de Mac). La misma presentación se mostraría en iPad como muestra la imagen. No hay cambios ni adaptaciones de diseño y se mantienen los efectos de transición entre diapositivas y animación de objetos.

Una vez terminadas, están automáticamente disponibles en Internet gracias a Dropbox, puesto que trabajo en todo momento con este sistema de carpetas sincronizadas.

Sólo queda encender el iPad, en el que también está instalado Dropbox, para recuperar las presentaciones desde Internet. Navegando por las carpetas de Dropbox y con la opción «Abrir con Keynote», iPad importa la presentación que seleccionemos para empezar a utilizarla incluso sin conexión a Internet.

Las ventajas son claras: las diapositivas que vamos a utilizar en clase siempre accesibles, sin necesidad usar pendrives para copiar las presentaciones desde nuestro equipo principal (para eso está Internet); presentaciones siempre disponibles en segundos, que es lo tardamos en encender el iPad y acceder al documento; y finalmente el peso y tamaño del dispositivo, para llevarlo en la mano junto a los libros.