Linux en casa (I). Guía de instalación de Ubuntu para usuarios de Windows

El pasado jueves 26 de abril se liberaba la última de las versiones de Ubuntu: «Precise Pangolin». Y como ya viene siendo tradicional en este blog, dedico una entrada a este sistema operativo libre y gratuito, que en la versión actual, 12.04, cuenta con soporte técnico extendido (LTS), lo que significa que contará con actualizaciones de seguridad de paquetes de software por un periodo de tiempo de 5 años.

En octubre del año pasado (entonces era la versión 11.10 Oneiric Ocelot) publicaba en Esfera TIC «4 formas de meter un ocelote en tu ordenador», comentando las distintas formas de instalar Ubuntu. De las cuatro, una hacía referencia a la opción de instalar Ubuntu desde Windows, utilizando el instalador Wubi. De esta alternativa vengo a hablaros esta semana, con guía de instalación incluída.

Hace tiempo que se está utilizando software libre en las escuelas y ya no nos resulta extraño encontrar en las aulas de informática sistemas Linux instalados en los equipos. Los alumnos trabajan con ellos sin dificultad, y muchos de ellos ya ni siquiera lo ven como una novedad. Lo que no es tan habitual es encontrar estos sistemas Linux instalados en casa, o al menos esa es la impresión que tengo. No sé si por comodidad, por miedo o ya por tradición, muchos siguen usando en casa exclusivamente Windows, sin dar una oportunidad a sistemas tan fáciles de utilizar y seguros como Ubuntu. De hecho, cuando un profesor pregunta a los alumnos cuántos tienen un Linux en algún ordenador de casa, pocos son los que levantan la mano. ¿Por qué no llega Linux a los hogares?

Muchos alumnos simplemente no quieren Linux, prefieren «su Windows». Sin embargo, a otros, que llegan a casa con el firme propósito de instalar Linux (o que alguien les ayude a instalarlo), sencillamente no les dejan. Quizá sea por el miedo a borrar todos los datos del ordenador, o tan solo la desconfianza ante algo desconocido.

Con el humilde propósito de acercar Linux a las casas, y tranquilizar sobre el uso e instalación de estos sistemas, empiezo en Esfera TIC la serie «Linux en casa», varios artículos acompañados de una breve guía de instalación. Esta semana: «Linux en casa (I). Guía de instalación de Ubuntu para usuarios de Windows» (PDF, 7 páginas).

Ubuntu | www.ubuntu.com
Guía | Linux en casa (I) (PDF)
En Tiching | Linux en casa (I)
Imagen | Pangolin Arboricola de Óscar Martínez en Flickr

Software libre, arquitectos y pasteles

Explicar el concepto de software libre no siempre resulta sencillo. Que me disculpen los informáticos más puristas por las analogías utilizadas para explicar la idea, pero estarán de acuerdo en que, para alumnos de la ESO, es un primer paso para comprender el concepto de software libre y código abierto.

Si buscamos una definición encontramos que “el software libre se refiere a la libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, modificar el software y distribuirlo modificado”.
La idea de ejecutar, copiar y distribuir un programa es fácil de comprender; lo habremos hecho más de una vez, incluso cuando no debíamos (que tire la primera piedra…). Ejecutar un programa es “abrirlo para usarlo”. Copiar un programa es leer el programa original, bit a bit, para obtener una copia digital exacta del producto. Distribuir un programa es poder entregar copias del programa a quien queramos.

Lo que quizá no está tan claro es qué es eso de poder “estudiar y modificar” el software. Para comprender esta idea, antes hay que conocer el proceso de creación de un programa, qué elementos son necesarios. Es en este punto donde hay que hablar del código fuente.

No todo el mundo conoce qué hace exactamente un programador informático. Es el profesional que en una de las fases de desarrollo del software “escribe” el programa. Así que un primer intento para explicar la idea de código fuente puede ser hablar de arquitectos y planos.

Nadie confiaría en la construcción de un edificio si los albañiles empezarán a construir el Día 1 sin haber recibido ninguna instrucción. Sería impensable levantar el edificio sin unos planos creados por un arquitecto, porque en esos diseños y otros documentos vienen registradas indicaciones detalladas sobre el proceso correcto de la obra. De hecho, el mismo arquitecto podría construir el mismo edificio en otro lugar del mundo siguiente los mismos pasos, utilizando los mismos planos.

El proceso de creación de un programa es similar. Son necesarios unos planos, que llamamos código fuente, donde están “anotadas” de forma exacta (mediante algoritmos) cada una de las instrucciones, los cálculos, cada paso del funcionamiento del programa informático.

Volvamos a la definición de software libre. Una de sus características es la libertad de cualquiera de nosotros para “estudiar y modificar” el programa. Para ser más exactos lo que se puede estudiar y modificar no es el programa, sino el código fuente del programa. ¿Qué significa esto? ¿Qué ventajas tiene?

El programa final se obtiene a partir del código fuente, cientos, miles o millones de líneas con instrucciones que detallan “qué hace el programa”. Entonces, ¿podemos cambiar su funcionamiento? Así es. Podemos cambiarlo y mejorarlo. Imaginad que pudiéramos acceder al código fuente de un juego de ordenador y que tuviéramos los conocimientos y el tiempo para modificar el código y diseñar nuestra propia versión del juego. Esto sólo es posible si es software es libre.

Y sin con arquitectos y planos todavía no queda claro el concepto, otra de las analogías utilizadas viene del mundo gastronómico, con pasteles y recetas. Ya puede uno imaginar que en este segundo intento de explicar el software libre, el pastel es el programa y la receta es el código fuente.

Sobre el tema de software libre propongo a algunos alumnos hacer una lista de la compra (de software). ¿Cuánto nos costaría equipar a un ordenador con los programas básicos para poder trabajar a diario? En general, el software libre es gratuito y, por tanto, el coste de tener un equipo con todo tipo de programas es 0 euros. Aunque hay muchos programas gratuitos en Internet (freeware), en general el software que está más generalizado entre los usuarios utiliza un sistema de licencias (de uso del programa) por las que hay que pagar una cantidad, lo que incrementa el coste final del equipo. Un ordenador no sólo vale lo que marca la etiqueta en la tienda; también hay que tener en cuenta lo que nos costará «llenarlo de programas».

Hay que buscar otras opciones. Alternativas libres.

Fotografía | Source code ON PAPER de Tim Lucas | House Plans: Side Left de Anton Raath
Enlaces | Software Libre | Código Fuente
Vídeo | Software Libre (Recetas de Cocina)

Cómo empezar este curso con las TIC y no morir en el intento

En está ocasión he querido resumir algunos consejos, especialmente para profesores, pero que igualmente pueden servir para cualquiera que quiera lograr un poco de orden digital en su trabajo. Se me ocurren varias cosas (pequeñas cosas) que puedes empezar a hacer durante este primer mes de septiembre para entrar con buen pie en el “mundillo” de las TIC. Una pequeña acción, un pequeño hábito puede ser un buen comienzo para conseguir moverse como pez en el agua en la infinita lista de programas, plataformas y otros servicios de internet que van apareciendo a diario.

 

1. Deshazte de tu lápiz USB

Los lápices USB o pendrives parecen poseer la extraña propiedad de atraer todos los virus, y si no tomamos medidas, acaban infectando todo aquello que tocan. ¿Cuántas veces analizas con el antivirus tu lápiz USB? Probablemente nunca. De casa al trabajo y del trabajo a casa, intercambiamos todo tipo de virus. ¡Tira ya tu lápiz USB! (o regálaselo a algún incauto).

Este es un buen ejemplo de pequeña acción que seguro nos lleva a un gran cambio en nuestra forma de trabajar. Como regla general, se trata de utilizar el lápiz USB sólo como último recurso de emergencia, cuando ya no hay otra opción para copiar u organizar tus archivos; y te aseguro que la hay. Ya hace un tiempo que aparecieron servicios gratuitos en internet para la sincronización de archivos, como Dropbox, Ubuntu One o SugarSync. De esta forma podrás tener disponibles todos tus archivos en cualquiera de tus equipos, sea PC, portátil o móvil; y además, tendrás siempre una copia de seguridad siempre en Internet.

Y ordena tus archivos. Seguro que el 90% de los documentos que manejas a diario son en soporte digital. Antes de empezar el curso, dedica un buen rato a crear una buena organización de carpetas, con sentido común, práctica y sencilla; y sin demasiados niveles, esto es, carpetas dentro de carpetas…hasta el infinito. Evita esto último a toda costa.

2. Cuida tu correo electrónico.

Además de Aulas Virtuales y otras plataformas para el aprendizaje, el correo electrónico sigue siendo una de las herramientas de comunicación más utilizadas por profesores con alumnos y padres. Como si de cualquier circular o noticia en la web se tratara, es esencial cuidar todos los aspectos en la redacción del correo electrónico (aspectos de estilo y forma; la ortografía y gramática supondremos que es impecable…).

Probablemente dispones ya de una cuenta de correo electrónico que tu centro te ha proporcionado, del tipo usuario@micolegio.com. Asegúrate de incluir siempre una firma en cada uno de los correos electrónicos que envías. Es una cuestión de imagen. Al menos debe aparecer tu nombre completo, dirección de email, nombre, web y algún teléfono del centro. Todos los gestores de correo (Outlook, Thunderbird, Mail, etc.) cuentan con esta función, y también todos los servicios de correo webmail (GMail, Yahoo, Hotmail, etc.).

Si tu cuenta de correo electrónico, por motivos de comodidad o de espacio, está redirigida a otra cuenta de uso gratuito (es habitual GMail), configura convenientemente la cuenta para poder enviar siempre desde la dirección de correo del centro. Este último es un pequeño detalle que hay que cuidar; recibimos sin problemas los emails enviados a yo@micolegio.com, pero quizá estamos respondiendo al mensaje desde miusuario@gmail.com. Este es un error habitual (que responde a la pregunta: “¿por qué tienen mi dirección personal de email?”)

Finalmente: no olvides consultar nuevos mensajes, al menos una vez al día. Intenta adquirir el hábito.

3. Conoce la blogosfera de la educación

Suscríbete a varios blogs sobre educación y TIC, algunos de carácter general y otros de tu especialidad. La suscripción a blogs es una manera sencilla de estar al tanto de las novedades sobre recursos y actividades disponibles para aplicar las TIC en tu asignatura. Hay miles de blogs, y por tanto miles y miles de materiales que pueden ser de gran utilidad. También encontrarás reflexiones, experiencias y otros consejos como los que estás leyendo ahora mismo.

Para la suscripción, si ya dispones de una cuenta en GMail, puedes empezar con Google Reader. Busca en internet blogs sobre los temas que te interesan y organiza allí todas las lecturas. Y, créeme, la blogosfera de la educación es muy amplia; todo lo que necesitas está allí.

4. Organízate, como sea, pero… ¡organízate!

No importa qué método emplees para organizar tus tareas diarias. Simplemente busca y selecciona uno o construye el tuyo propio. Puede ser tan simple como una lista de tareas que puedas ir tachando, o tan completo (que no complejo) como conocidos métodos de productividad (GTD, ZTD, …).

Sea cual sea el método, propongo que experimentes con una versión digital del mismo. Es decir, si mantienes una simple lista de tareas, hazlo en un archivo de procesador de textos (MS Word, OpenOffice, Bloc de notas, etc.). Si te atreves con algún sistema de organización de eficacia probada, puede intentarlo con software o servicios web que permiten implementar estos métodos, como Remember The Milk (el que personalmente uso), Wunderlist, Things, etc. He probado todos ellos en distintos momentos, y son realmente buenos.

5. Prueba la agenda digital.

Ya he comentado en alguna ocasión las ventajas de gestionar nuestra agenda en la web, función que ofrecen conocidos servicios como Google Calendar. Cabe destacar la facilidad para añadir y modificar eventos, la posibilidad de combinar agendas, la opción de compartirla con otros usuarios en internet, recibir notificaciones, acceder desde nuestro móvil, integrarla con otros servicios (como de gestión de tareas), la opción de poder buscar eventos en nuestra agenda, etc.

Un paso importante en el uso de las TIC para el trabajo diario, y todo un avance en la organización personal, es el uso de una agenda en Internet. Y si el único inconveniente es no poder acceder a nuestros datos cuando no disponemos de conexión a internet, este es un asunto que ya está más que resuelto con muchos de los servicios que ofrecen la función de agenda.

6. Pon a punto tu portátil

Si vas a empezar a utilizar tu portátil en tus clases,  antes de empezar, asegúrate de que todo funciona. Es más que recomendable hacer un poco de limpieza en el sistema con cierta frecuencia, sea este un sistema Windows, Linux, Mac o cualquier otro. Y si tienes oportunidad de reinstalar todo el sistema, tu equipo lo agradecerá (un formateo es siempre la limpieza más efectiva). Es imprescindible que el sistema funcione a la perfección para que el uso de portátil en el aula sean todo ventajas.

Comprueba que tienes instalados todos los programas que puedas necesitar, al menos para las próximas semanas. Mantén el orden de tus archivos en tu equipo, al menos de los que te verás obligado a mostrar en clase. Tu escritorio es un reflejo de tu organización personal.

¿Tienes todos los cables necesarios para usar tu equipo en el aula? Comprueba días antes, si puedes, que el proyector funciona correctamente con tu portátil, que la resolución es la correcta y que las presentaciones y programas se muestran sin problemas. Si tu centro dispone de Wi-Fi, comprueba que tu equipo está correctamente configurado para acceder a Internet y que puedes establecer conexión de forma regular.

7. Networking… ¡conéctate!

Gran parte de lo que aprenderás a partir de ahora lo encontrarás leyendo en la web. No te quedes ahí; ve un paso más allá y participa activamente comentando en los blogs que has empezado a leer. Busca grupos e hilos de discusión en las redes sociales (Facebook, Google+, etc.) a los que te interese unirte y empieza a opinar, comentar y compartir. De eso se trata la Web 2.0. Leer y participar con frecuencia en los blogs, a la larga, produce el mismo efecto en muchos usuarios: acaban abriendo uno. Tú también puedes tener un blog.

Y si por momento el proyecto de blog se queda grande (no veo ninguna razón), nada te impide crear una cuenta en Twitter y compartir lo mismo en menos de 140 caracteres. Contacta con otros docentes y profesionales de la educación. Existen “listas en Twitter» que reúnen a cientos y miles de profesores con las mismas inquietudes que tú. Comparte, comparte y comparte.

8. Mete este año un pingüino en tu ordenador

Si no lo has hecho todavía, ya es hora: instala Linux en tu ordenador. Aunque no tengas intención de llevar a cabo ningún proyecto con él, ni utilizarlo para tu trabajo diario, instálalo. Desde luego, si no lo tienes, nunca tendrás la curiosidad de “jugar” un rato con él. Se suele empezar los primeros días navegando, luego manejando tus primeros archivos y, sin darte cuenta, con el tiempo terminarás haciendo prácticamente todas tus tareas con este sistema operativo libre. Para empezar recomiendo Ubuntu o un sistema similar.

(Nota: la mascota de Linux es TuX, un pingüino)

9. Paso a paso

Planifica lo que vas a aprender. En general, cuando profundizamos un poco en las TIC, nos muestran infinitas listas de programas y posibilidades, y es normal que no sepamos muy bien por dónde empezar, pensando que no seremos capaces de aprenderlas todas. Sencillo: haz una lista y empieza por la primera.

Paso a paso. Puedes empezar, por ejemplo, anotando en una lista un proyecto para cada mes. «En septiembre organizo mis archivos en internet» — me deshago de mi pendrive—, «en octubre resuelvo dudas sobre el procesador de textos«, «en diciembre me atrevo a usar Linux« (que previamente has instalado a principio de curso) para algunas tareas, como navegar y escribir algunos documentos, «en enero centro mi atención en recursos y uso de la Pizarra Digital Interactiva» (PDI), «en febrero asisto a algún curso de formación por cuenta propia» (los hay presenciales y virtuales, y muchos son gratuitos), «en marzo abro un blog» (WordPress, Blogger), etc.

Y sé realista; recuerda que «el que mucho abarca poco aprieta».

10. Busca un tutor TIC

Seguro que hay alguien dispuesto a echarte una mano con esto de las TIC. Siempre hay algún amigo o compañero a quien no le importa resolver las pequeñas dudas y seguramente disfruta haciéndolo. En esto de la informática, se empieza siempre de la mano de alguien. Con el tiempo, uno termina soltándose y empieza a investigar y aprender por sí mismo. Busca un tutor para este curso 2011/12.

Un pingüino en el aula (y en casa)

Apostaría que estás leyendo esta entrada con un navegador web instalado en Windows. ¿Me equivoco? Si es así, sigue leyendo. En caso contrario, quizá ya sabes de que te voy a hablar. Quédate también.

Echando un vistazo a los últimos datos sobre cuota de mercado de los distintos sistemas operativos (marzo de 2011), es muy poco probable que estés accediendo a esta página con un ordenador con Linux. Este sistema operativo se lleva 0,96 % del total, frente al 5,25% de Mac y el 89,58% de MS Windows. Y el hecho de que se utilice más, no quiere decir que sea mejor. Muchos usuarios se empeñan en utilizar el producto de siempre porque es «el de toda la vida». Que no se lo cambien. ¿Y por qué no? ¿Recordáis aquel anuncio que terminaba con la frase «Busque, compare y se encuentra algo mejor, compre»? En el mundo de los sistema operativos, si uno busca y compara, siempre encuentra algo mejor. Y en general suele ser Linux, que además es gratis. Y de todas las opciones Linux, la que quiero recomendar en esta ocasión es Ubuntu.

Natty Narwhal (Narval Elegante) es la nueva versión de Ubuntu. Se anunciaba ayer en la página oficial de este sistema operativo, cuya popularidad está creciendo entre los usuarios que nunca antes habían trabajado con Linux. En octubre del año pasado ya hablé aquí de las características de la versión anterior. Lógicamente, la nueva versión 11.04 trae unas cuantas.

Pero… ¿qué es exactemente Ubuntu, por qué es libre y cuánto hay que pagar por él?

¿Qué es Ubuntu?

Ubuntu es un sistema operativo libre y de código abierto que comenzó su andadura en 2004. A muchos les resultará más familiar el nombre Linux. Bien, Ubuntu es una distribución («versión») de Linux, como distribuciones son también Debian, Fedora, openSUSE o Madriva, entre otras muchas.

Ubuntu es libre

¿Y qué significa que Ubuntu es libre? Según la Free Software Foundation (Fundación de Software Libre), el software libre se refiere a la libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, modificar el software y distribuirlo modificado.

Para el usuario no experto en informática, las primeras libertades son probablemente las que más interesan: la opción de ejecutar, copiar y distribuir libremente el sistema operativo (en definitiva, «pasarle una copia de Ubuntu a un amigo en CD para que pueda instalarlo y usarlo en su ordenador»). Por otro lado, acceder al código fuente del sistema operativo para poder estudiarlo y modificarlo con el propósito de mejorarlo o adaptarlo, son ventajas que quedan en general para usuarios con conocimientos más específicos, no necesariamente de informática, puesto que un experto en idiomas podría colaborar en la traducción de programas.

Ubuntu es gratis

El software que es libre suele estar disponible en Internet de forma gratuita. Que un programa sea libre no implica necesariamente que sea gratuito. Y un software que descargamos gratis en Internet no tiene por qué ser libre. Pensemos en todo el software denominado freeware que aparece en conocidas páginas de descarga. Podemos descargarlo y podemos usarlo, pero no siempre tenemos la libertad de copiarlo, acceder a su código para modificarlo. Ubuntu, además de ser software libre, está disponible para su descarga gratuita en Internet.

Y, ¿qué novedades trae Ubuntu 11.04?

Desde 2004 hemos podido ver como este sistema operativo ha ido mejorando en cada una de sus 13 versiones. Como no podía ser de otra manera, Ubuntu Natty Narwhal también trae nuevas funciones: la nueva barra lateral del escritorio, la desaparición de los menús contextuales en las aplicaciones (que forman ahora parte del panel principal), la incorporación de la interfaz Unity, etc. son algunas de las principales novedades que podéis descubrir en varios vídeos publicados recientemente.

Ubuntu en el aula

¿Y qué encontramos en las salas de informática de los colegios? En España, es parte del temario de las asignaturas de Tecnología e Informática en la ESO, estudiar los aspectos de la «propiedad y la distribución del software y la información» y conocer el «software libre y software privativo, los tipos de licencias de uso y su distribución». Así que además de conocer el sistema operativo Windows en cualquiera de sus últimas versiones (que con toda seguridad es el sistema que la mayoría de alumnos tiene instalado en casa), es más que conveniente conocer alguna alternativa de sistema operativo libre. Y creo que Ubuntu se presenta como una opción muy interesante, no solamente por su coste, completamente gratuito, sino por todas las prestaciones de seguridad y rendimiento, así como por la enorme colección de programas que se pueden instalar con un solo clic.

La incorporación de Linux en las aulas no es nada nuevo. Concretamente en España, existen también versiones de Linux propias de cada Comunidad Autónoma (no en todas): Lliurex (Comunidad Valenciana), LinEx (Extremadura), Guadalinex (Andalucía), Linkat (Cataluña), etc.

Muchos alumnos ya trabajan desde hace tiempo con Linux en las aulas. En las asignaturas de informática se mueven como pez en el agua por el entorno y trabajan con sus archivos con soltura: escriben sus documentos y elaboran sus hojas de cálculo con OpenOffice, editan sus imágenes con Gimp, navegan cómodamente por Internet, etc. Pero, ¿qué sucede cuándo salen del aula?

Ubuntu en casa

Y aquí es donde hay que dar el gran paso: instalar Ubuntu en casa. Se ha dedicado mucho esfuerzo en incorporar Linux en las aulas, pero pocos son los alumnos que deciden instalarlo en sus ordenadores personales, lo que en muchos casos dificulta poder seguir trabajando y practicando.

En próximas entradas daré algunas claves sobre cómo poder utilizar Ubuntu en vuestro ordenador personal. Hay varias formas de instalación, unas más fáciles que otras, y según necesidades: algunos sólo querrán probar, otros desearán mantener también su sistema MS Windows (lo cual es posible) y unos pocos quizá se atrevan a instalar Linux como sistema único en su equipo.  Con el título «Ubuntu en casa» intentaré explicar cada una de estas opciones en varios artículos.

Valga esta entrada como apuesta personal para conseguir más de una instalación de Linux entre profesores, alumnos y lectores en general de este blog. Así que, bien por la seguridad y fiabilidad del sistema, por diseño, por el coste cero que tiene, o por cualquier otra razón: para el curso que viene, pon un pingüino en tu aula…y en tu casa.

Nota: la mascota oficial de Linux es un pingüino, de nombre Tux.

Enlaces: Ubuntu

El suricato inconformista ya está aquí

Maverick Meerkat (o suricato inconformista, en español) es la nueva versión del sistema operativo Ubuntu. Quizá por su facilidad de instalación y uso, Ubuntu es una de las distribuciones basadas en Debian/GNU Linux más populares entre los usuarios que no tienen mucha experiencia en el mundo Linux. De hecho, su eslogan es «Linux para seres humanos» y su nombre proviene de la ideología sudafricana Ubuntu («humanidad hacia otros»).

Ofrecer un sistema fácil de usar para todos siempre ha sido uno de los objetivos de Ubuntu en cada una de sus versiones. El pasado domingo 10 de octubre (10/10/10) veía la luz la última de ellas: la 10.10, con una serie de mejoras que han sido probadas y comentadas en multitud de blogs dedicados a la tecnología.

MuyLinux hacía un interesante análisis de las novedades que trae Ubuntu Maverick Meerkat. Con el título «Todo dieces: 10 mejoras destacadas de Ubuntu 10.10», la web sobre Linux destaca en primer lugar la sencillez de la instalación y la introducción de un único sistema de gestión de paquetes (programas) con en Centro de Software Ubuntu.

Por otro lado, la integración de Ubuntu One Music Store permitirá comprar y distribuir música a diversos sistemas. Según la publicación, en cuanto a diseño del entorno gráfico, cabe destacar la legibilidad y elegancia de la nueva tipografía Ubuntu que incorpora, así como la nueva interfaz Unity, diseñada para ordenadores de bajas presetaciones como netbooks.

Y en la parte de programas, destacan Shotwell, el nuevo software para la organización de nuestras fotografías (similar a Picasa) y LibreOffice la nueva suite ofimática que viene por defecto en esta nueva versión de Ubuntu (ya leímos sobre el caso LibreOffice y Oracle/Sun).

También en MuyLinux muestran las mejoras en acción, a través de una serie de vídeos que, personalmente, creo que pueden terminar de convencer a quienes todavía no se atreven a hacer el cambio. Ubuntu es un sistema operativo excelente con innumberables ventajas, todas las que tiene un software que es libre, y que discutiremos en más de una ocasión en este blog. Y como una imagen vale más que mil palabras, de momento os dejo un par de vídeos de presentación de este sistema. En primer lugar, el escritorio Linux en 3D gracias a Compiz.

Este segundo vídeo muestra las posibilidades de la interfaz Unity para netbooks.

Si decides instalar el sistema en tu ordenador, quizá debas saber que existen varias alteranativas para la instalación y que este sistema puede convivir perfectamente con el sistema operativo que utilizas habitualmente (supongo que MS Windows o Mac OS X). De todas ellas, cabe destacar el instalador de Windows (conocido como Wubi), que hace que la instalación de Ubuntu desde el propio Windows sea un juego de niños. Las otras dos alterantivas más comunes son la creación de un sistema de particiones o utilizar un sistema de virtualización como VirtualBox. Al menos esta última tendrá su espacio en este blog, porque también destaca por su sencillez.

Enlaces: Ubuntu.com | Sobre Ubuntu en Wikipedia