Países en perspectiva: ¿es España más grande que Alemania?

¿Es España más grande que Polonia? ¿O más grande que Noruega? ¿Y comparando con Alemania? Está claro que si consultamos en Wikipedia los datos de superficie de ambos países o preguntamos a WolframAlpha con un simple «Is Spain bigger than Germany?», obtendremos un «sí» por respuesta: 505370 km2 de superficie española frente a los 357376 km2 del país alemán. Recursos hay, pero no es igual de entretenido comparar dos valores numéricos que visualizar gráficamente la diferencia de tamaño sobre el mapa. Y es esto lo que permite hacer precisamente MAPfrappe, con algo de trabajo por parte del usuario.

La aplicación web muestra tamaños relativos de distintos objetos del mundo: ciudades, provincias, parques, edificios, países, etc. Y para ello basta con trazar primero el contorno sobre la región que queremos comparar para posteriormente desplazarla sobre cualquier otra zona del mapa. Un recurso didáctico interesante para contenidos relacionados con la geografía. El objetivo para el alumno no solo es poder comparar dos superficies, sino que obligatoriamente tiene que prestar atención a la región mientras traza su contorno.

«España en perspectiva» es un vídeo que he preparado para comparar la superficie de España respecto a algunos países de Europa. Y cuando el contorno «vuela» sobre otros regiones, en muchos casos sorprende la diferencia.

Vídeo | «España en perspectiva»
MAPfrappe | mapfrappe.com
Fotografía | «Earth» de Kevin Gill en Flickr (Creative Commons BY 2.0)

Retoque y montaje fotográfico con GIMP: screencast en 6 minutos

Los alumnos de secundaria pertenecen a la generación Instagram, si es que tal clasificación existe. Si hablamos de edición de fotografías (digitales, obviamente, porque para ellos no existe otra opción), lo primero que se preguntan es cuál es la mejor aplicación móvil capaz de aplicar algún tipo de filtro al último selfie que se acaban de hacer. Sacar foto, añadir filtro y publicar en redes sociales. Todo en apenas unos segundos. Son también la generación de lo instantáneo (otra etiqueta más que se llevan).

Muy raro será que un adolescente en 2017 se plantee como alternativa descargar alguna de sus fotos en un ordenador, abrir un programa de edición de imágenes instalado en él, y hacer modificaciones sobre la fotografía. Para ellos, todo serán inconvenientes: es un proceso muy largo, seguramente piensan que la mejora en el resultado final no es importante y además deben invertir un tiempo en aprender los entresijos de un software infinitamente más difícil de manejar que su teléfono móvil. Vamos, que no les compensa.

Afortunada o desafortunadamente no todos los problemas los pueden resolver nuestros smartphones. Hay tareas concretas que siempre van a necesitar soluciones software mucho más sofisticadas. Por ejemplo, el diseño gráfico o la fotografía profesional son áreas profesionales que requieren de habilidades y conocimientos muy concretos, además de programas de ordenador específicos, para los que no hay (ni tiene sentido que haya) una alternativa móvil.

Es cierto que cuando hablamos de retoque fotográfico pensamos en Photoshop. De hecho, cuando vemos en alguna fotografía algo no nos cuadra, en la que parece que hay algo de trampa, decimos que ha pasado por Photoshop. Nos referimos al producto para hablar de un proceso, el de retoque fotográfico, que podemos realizar con otras tantas herramientas disponibles en el mercado; algunas a mejor precio o incluso gratuitas. Ese es el caso de GIMP, un programa para la manipulación de imágenes digitales que utilizo con mis alumnos en clase, especialmente en las unidades didácticas dedicadas al tratamiento de la imagen digital.

La imagen digital se trabaja en profundidad en 2º de ESO, cubriendo al menos los siguientes contenidos:

  1. La imagen digital. Tipos de imágenes. El píxel. Propiedades de la imagen: resolución, dimensión, profundidad y modo de color. Formatos de imagen.
  2. Tratamiento de la imagen. Uso de herramientas de selección y de transformación.
  3. Selección de las propiedades de la imagen. Herramientas de dibujo, de clonado y de manipulación de textos. Trabajo con capas. Aplicación de filtros y efectos.
  4. Tratamiento del color. Generación de imágenes animadas. Exportación a distintos formatos.

Sin lugar a dudas, GIMP se presenta como una herramienta de lo más completa para cubrir de sobra estos objetivos; y es muy adecuada sobre todo en etapas iniciales de aprendizaje en este ámbito. Conocer un 10% de las posibilidades de GIMP, ya es todo un logro, y más para un estudiante de secundaria. Al fin y al cabo, lo fundamental es que los alumnos descubran las distintas operaciones de edición de imágenes digitales que pueden realizar con un ordenador personal (que cada vez utilizan menos), independientemente de la herramienta concreta que elijan. El programa que utilicen es solo eso: una herramienta, un medio. Y las ventajas de GIMP son claras. Es un software gratuito, fácil de obtener desde Internet, disponible en versiones para MS Windows, Mac y Linux, y es de código abierto.

Uno de los proyectos que planteo a los alumnos es el de «El intruso». Se trata de un ejercicio práctico de composición de imágenes digitales, en el que deben colocar un objeto recortado de una imagen en una nueva imagen, en un nuevo escenario. Aunque hace ya un tiempo elaboré una guía a modo de tutorial sobre composición de imágenes digitales con GIMP, comparto en esta ocasión un screencast mostrando el proceso completo. En particular, explica el uso de la herramienta de tijeras de selección inteligente y la aplicación de una máscara rápida para el retoque del contorno.

Vídeo | «The Intruder» / Scissors Select Tool & Quick Mask with GIMP de Enrique Benimeli en Vimeo
Fotografía #1 (fondo) | «Las Rotas (Denia)» de Enrique Benimeli en Flickr
Fotografía #2 (objeto) | «Las Rotas (Denia)» de Enrique Benimeli en Flickr
GIMP.org | www.gimp.org

6 videotutoriales de Moodle: cómo incrustar vídeos y documentos, publicar archivos y otras preferencias del curso

Hace unas semanas explicaba con un par de screencasts cómo realizar una copia de seguridad y cómo reiniciar un curso Moodle, tareas indispensables antes de empezar la actividad en nuestras aulas virtuales durante este curso. Ahora «solo» nos queda empezar a publicar recursos y actividades para los alumnos, no sin antes hacer unos pequeños ajustes en nuestros espacios virtuales.

En estos 6 nuevos screencasts explico paso a paso cómo ajustar las preferencias del curso, cómo publicar archivos y enlaces, el proceso de «incrustación» de contenidos multimedia (vídeos y documentos) y cómo crear tareas para los alumnos, para que puedan hacernos llegar sus trabajos en formato digital.

1. Ajustando las preferencias del curso

Antes de empezar a publicar recursos y actividades, conviene ajustar algunas opciones básicas del curso: las preferencias. Cambiando algunos valores podermos modificar el nombre completo del curso, el que verán nuestros alumnos, así como uno corto para identificar nuestro curso entre el resto de espacios en Moodle para otras asignaturas. En las preferencias también podemos publicar una breve descripción del curso, resumiendo los contenidos y el desarrollo de la asignatura.

Hay otros parámetros que podemos modificar y que conviene decidir antes de hacer público el curso a los estudiantes. Es el caso del formato del curso: podemos elegir por ejemplo entre un formato semanal o uno de temas, con la posibilidad de establecer también el número de semanas o de bloques de temas. Otras de las opciones de configuración del curso son: la fecha de inicio del curso, el tamaño máximo de los archivos que podrán enviar los alumnos, el «tema» o aspecto del curso, el acceso de invitados al curso, la opción de gupos de clase o el idioma por defecto del curso.

2. Publicar un archivo

Una de las opciones más utilizadas en un curso Moodle es probablemente la de añadir recursos, concretamente la publicación de archivos en distintos formato (.doc, .odt, .pdf). El siguiente videotutorial explica paso a paso cómo realizar la operación de publicar un archivo. En primer lugar completamos un pequeña ficha con los datos básicos del recurso: un nombre y una descripción. A continuación buscamos el archivo en nuestro ordenador y lo seleccionamos (aunque podemos descargarlo directamente de Internet si tenemos el enlace). Para cada archivo podemos incluso proporcionar información sobre aspectos copyright, en caso de que deseemos publicar nuestro recurso bajo alguna de las licencias libres de Creative Commons. Y entre otras opciones también existe la posibilidad de restringir la disponibilidad del archivo durante un periodo de tiempo.

3. Publicar un enlace a una página web

En muchas ocasiones será conveniente no subir a Moodle el archiv con el recurso, bien porque está disponible en un formato no demasiado adecuado (por ejemplo si se trata de una página web), o bien porque el archivo es muy grande y resulta mucho más práctico «decir» en qué web o servicio de publicación de contenidos está alojado (YouTube, Vimeo, Issuu, SlideShare). Lo más fácil en estos casos es simplemente enlazar el recurso.

4. Incrustar un vídeo

En primer lugar conviene explicar qué es eso de «incrustar» algo en una web y la diferencia que hay con el hecho de simplemente «indicar dónde está». En el punto anterior comentaba la posibilidad de enlazar un vídeo publicado por ejemplo en YouTube. Cuando realizamos esta operación, para poder visualizar el vídeo que enlazamos, es necesario hacer clic sobre dicho enlace para que automáticamente se abra una nueva ventana o pestaña en el navegador (perdiendo de vista por un momento nuestro curso Moodle) y así poder visitar una nueva página web donde está el vídeo en cuestión.

Para evitar tener que ver el vídeo en la página dónde está alojado, podemos «traer» el vídeo a nuestro curso. Está opción es posible gracias a la incrustación. Con ella conseguimos insertar directamente el vídeo en nuestro curso Moodle, con la apariencia de que está alojado en él, aunque realmente esté guardado en otra página web. Con esta opción no se consume espacio de almacenamiento en Moodle y facilitamos el visionado del vídeo a los alumnos en el curso.

El videotutorial a continuación, muestra los pasos para incrustar un vídeo de YouTube en nuestro curso Moodle.

5. Incrustar un documento

El concepto de «incrustación» de un documento es exactamente el mismo que el de incrustar un vídeo en Moodle. Existen en Internet muchos servicios de publicación de documentos y presentaciones, como Issuu, Calaméo o SlideShare. Cada documento que se publica en estas plataformas cuenta con su propia dirección (URL) de Internet. Cuando queramos incrustar dicho documento en nuestro curso Moodle, bastará con buscar la opción de «incrustación» (aparece muchas veces en inglés como «embed» o con los símbolos «<>»), para a continuación copiar y pegar un código (en lenguaje HTML) en cualquiera de las secciones de nuestro curso, por ejemplo como recurso de tipo etiqueta. Las primeras veces, este proceso puede resultar un poco complicado, pero con el tiempo uno termina haciendo esta operación casi de forma mecánica. El videotutorial detalla los pasos necesarios para incrustar en Moodle un documento publicado en Issuu.

6. Crear una tarea: subir un solo archivo

En los cinco puntos anteriores he explicado cómo el profesor puede publicar recursos de distinto tipo y de formas diferentes también. Pero, ¿cómo podemos conseguir que sean los alumnos los que nos hagan llegar algún archivo, por ejemplo un documento con un trabajo para una asignatura? Es aquí donde entran las «actividades» de Moodle. Existen varios tipos, pero la más común es la tarea en la que el profesor solicita un solo archivo al alumno.

Como cualquier otra tarea de clase, con Moodle podemos crear una actividad de tipo «Tarea: enviar un solo archivo» estableciendo una fecha límite de entrega, un tamaño máximo de archivo, un rango de calificaciones, habitar o deshabilitar la posibilidad de envío fuera de plazo, etc. El último videotutorial describe paso a paso el proceso de creación de una tarea un Moodle.

Videotutorial 1 | Preferencias Moodle
Videotutorial 2 | Publicar un archivo
Videotutorial 3 | Publicar un enlace
Videotutorial 4 | Incrustar un vídeo
Videotutorial 5 | Incrustar un documento
Videotutorial 6 | Crear una tarea

Curso nuevo, Moodle nuevo: el reinicio

Curso nuevo, Moodle nuevo. Cada septiembre volvemos a clase y en muchos centros, desde hace ya varios años, los profesores reciben este mes con la doble tarea de preparar las aulas: las reales y las virtuales.

Explicaba hace unos días mediante un screencast cómo realizar un copia de seguridad de nuestros cursos online en Moodle, para guardar toda la actividad de los usuarios durante el curso pasado. Con el inicio de curso llegan nuevos alumnos a nuestras asignaturas y es necesario reiniciar los espacios virtuales en los que hemos estado trabajando durante meses.

En general, salvo que la asignatura haya cambiado mucho de un curso a otro, seguramente vamos a mantener muchos de los materiales y actividades publicados, y por tanto, no conviene eliminar estos recursos. Podemos estar tranquilos: el proceso reinicio de un curso no borra ninguno de estos materiales publicados; solo elimina cualquier rastro de participación en el curso por parte de los alumnos, además de darlos de baja para que otros alumnos puedan matricularse en el nuevo curso.

Entre otras opciones, el reinicio del curso permite:

  • Establecer la nueva fecha de inicio del curso.
  • Eliminar eventos, registros, notas y comentarios.
  • Dar de baja a los usuarios. En general, a los estudiantes del curso pasado, aunque podemos dar de baja a profesores y usuarios con otro tipo de rol en el curso.
  • Eliminar las calificaciones, tareas entregadas y mensajes.
  • Deshacer los grupos y agrupamientos que se hayan definido.

Para explicar el proceso, he preparado este screencast con los pasos para el reinicio de un curso en Moodle.

Vídeo | Moodle: reinicio de un curso

Moodle: copia de seguridad de un curso

Tras los exámenes de septiembre, llega el momento de poner a punto el Aula Virtual que hemos utilizado durante el curso pasado. A muchos profesores no nos queda otra que esperar a que finalicen las pruebas extraordinarias de septiembre para poder empezar con todas las cuestiones de configuración de nuestras clases virtuales para el nuevo curso académico. Durante el verano, a través de esta herramienta, muchos alumnos entregan trabajos y consultan materiales que van a necesitar para recuperar las asignaturas durante estos días.

Pasado el periodo de exámenes, hay que poner el contador a cero en los cursos online. Y no hablo de los recursos y actividades que hemos ido publicando en cada evaluación, sino de la actividad de los alumnos en la plataforma. Nuestros estudiantes descargan materiales, entregan trabajos, participan en foros, etc. Nosotros publicamos calificaciones, organizamos grupos de alumnos, respondemos mensajes, etc. Toda esta actividad debe desaparecer. Sin embargo, siempre conviene realizar antes una copia de seguridad.

En concreto, Moodle cuenta con una herramienta para hacer estos backups. Siguiendo unos sencillos pasos, podemos agrupar en un solo archivo «todo lo que ha ocurrido» en el aula virtual hasta la fecha.

Para explicar mejor el proceso, he preparado un screencast con algunas indicaciones de cada uno de los pasos de la copia de seguridad.

Una vez realizada la copia de seguridad, podríamos comenzar con el proceso de reinicio del curso, eliminando, como comentaba, toda la actividad de alumnos y profesores. La explicación, en un nuevo post.

Screencast | Moodle: copia de seguridad de un curso – 02:55 min + opción Alta Definición (HD)
Fotografía | backup [889] de Brian J. Matis