Un mundo (digital) de unos y ceros

La informática son unos y ceros. Esta es la frase que repiten una y otra vez quienes intentan (no siempre con éxito) explicar el funcionamiento interno de cualquier dispositivo electrónico digital.

En la era digital, utilizamos cómodamente un procesador de textos para escribir documentos, editamos nuestras fotografías desde nuestro smartphone para luego publicarlas en redes sociales, realizamos búsquedas de información en Internet, enviamos mensajes de texto o de voz a los móviles de nuestros amigos, etc. Y resulta que todo esto sucede apenas sin esfuerzo por nuestra parte, sin pensar en números y sin hacer ningún cálculo matemático. Damos por hecho que funcionará, como si de magia se tratara.

Y hay que reconocer que algo de mágico tiene el proceso. Cuesta creer que cuando enviamos un mensaje por correo electrónico desde nuestro ordenador, por ejemplo desde algún país de Europa con destino al continente americano, realmente estamos enviando fragmentos de ese mensaje codificados de forma binaria (tiras de ceros y unos al fin y al cabo), y que una vez alcanzado el destinatario, el mensaje se volverá a recomponer para que el receptor pueda leerlo correctamente. Y todo ese viaje de unos y ceros tiene lugar en apenas unos milisegundos y a través de cables transoceánicos que conectan los continentes. Claro, en mi primer intento por explicar como viaja la información digital a través de Internet, mis alumnos no creen lo que cuento, hasta que hago un pequeño experimento de transmisión de datos y muestro un par de fotografías de técnicos submarinistas arreglando los cables por debajo del mar. Ahí empiezan a dar credibilidad a la historia. Aunque siempre hay algún escéptico.

Por mencionar solo algunos ejemplos, son objetivos en la Educación Secundaria comprender los conceptos de informática, de procesamiento de la información digital, el funcionamiento básico del hardware y el software, las formas de conexión y comunicación entre dispositivos o las unidades de medida de la capacidad de almacenamiento digital. Si se trata de explicar tamaños de archivo, aparecen unidades como el megabyte, gigabyte o terabyte. Si hablamos de velocidad de transmisión de datos, aparecen medidas como Mbps (Megabits por segundo). Y un alumno debe conocer y comprender estos conceptos y sus diferencias, entre otros motivos para poder explicar qué significa aquello de “no me quedan datos” o “Internet me va lento en mi móvil». Bits, ceros, unos: de eso va el asunto.

El sistema binario se introduce mejor en clase cuando se compara con el sistema decimal (el que llevan los alumnos aprendiendo toda su vida en matemáticas). Al principio, basta con que comprendan que se puede realizar una conversión del sistema binario al decimal, y viceversa. Más tarde, en cursos posteriores, irán descubriendo aplicaciones del código de unos y ceros (en redes de ordenadores, codificación de colores, etc.).

Comparto en este artículo un par de vídeos que utilizo en el aula para explicar el proceso de conversión. Ambos pertenecen a un archivo de presentación de la unidad didáctica, en el que hay animaciones en una misma diapositiva que explican el mecanismo paso a paso. Básicamente he convertido las animaciones a formato vídeo.

Recomiendo echar un vistazo también al vídeo de Eduardo Sáenz de Cabezón (@edusadeci) en Derivando, explicando el código binario.

Y no podía faltar el popular «chiste»:

«Hay 10 tipos de personas: las que saben binario y las que no»

Fotografía | «Binary code» de Christiaan Colen en Flickr
Video #1 | «Binary to Decimal» de Enrique Benimeli en Vimeo
Video #2 | «Decimal to Binary» de Enrique Benimeli en Vimeo
Vídeo #3 | «El código binario | Explicación» de Derivando en YouTube

5 vídeotutoriales y 12 ejercicios de estadística: cálculo de la media, la moda y la mediana

Imaginemos las siguientes situaciones. Toda ellas plantean una serie de cuestiones.

(1) Un grupo de alumnos de una clase de 3ºA de ESO realiza dos exámenes de historia durante el primer trimestre ¿cómo podemos «medir» el progreso general de la clase en el segundo examen respecto a los resultados del primero? ¿cómo podemos «comparar» los resultados con los del grupo B?

(2) Para la asignatura de Informática se propone a cada alumno la realización de un trabajo sobre un tema a elegir de una lista de ocho diferentes. Tras la elección de cada uno, ¿cuál el tema más popular entre los alumnos»

(3) Estudiamos la altura de los jugadores de un equipo de baloncesto. ¿Qué medida puedo utilizar para comparar la «altura del equipo» con la de otro?

Parámetros estadísticos

Para cada una de las preguntas planteadas anteriormente necesitamos un indicador, un parámetro, una medida, un punto de referencia para poder interpretar cómodamente los distintos grupos de datos y ofrecer una respuesta en forma numérica.

En particular, para este tipo de cuestiones, podemos calcular, según cada caso, tres parámetros de centralización diferentes: la media, la moda o la mediana. Son una herramienta que nos permite analizar mejor los datos, con el fin de comparar o tomar algún tipo de decisión.

Los siguientes vídeos pertenecen a Educatina, una biblioteca de vídeos educativos sobre una gran variedad de materias y disponible de forma gratuita en Internet. El primero de ellos es una introducción a los parámetros estadísticos.

Media aritmética

La media aritmética, también llamada simplemente media o promedio, es el valor característico de una serie de datos y se obtiene a partir de la suma de todos sus valores dividida entre el número de sumandos. El segundo vídeo explica cómo se realiza el cálculo de la media aritmética.

Mediana

La mediana representa el valor de la variable estadística de posición central en un conjunto de datos ordenados. El conjunto de datos menores o iguales que la mediana representarán el 50% de los datos, y los que sean mayores que la mediana representarán el otro 50% del total de datos de la muestra. Es decir, la mediana deja a ambos lados el mismo número de datos. Si existen valores extremos, su cálculo no se ve afectado.

El tercer vídeo está dedicado a explicar el proceso de cálculo de la mediana.

Moda

La moda es un parámetro de centralización muy sencillo de calcular y que corresponde con el valor que tiene mayor frecuencia absoluta en una distribución de datos. Es decir, el valor que más se repite.

Una distribución es bimodal cuando encontremos dos modas, es decir, dos datos que tengan la misma frecuencia absoluta máxima. Una distribución trimodal de los datos es aquella en la que encontramos tres modas. Si todas las variables tienen la misma frecuencia diremos que no hay moda.

El cuarto vídeo presenta el cálculo de la moda en un grupo de datos.

Problema resuelto

El último vídeo de la biblioteca Educatina presenta un ejemplo completo de problema de estadística en el que se calculan los tres parámetros de centralización comentados anteriormente: la media, la moda y la mediana.

Un pediatra ha obtenido una tabla con los meses de edad a los que 50 niños empezaron a caminar. El objetivo es estudiar dicha tabla realizando los cálculos de media, moda y mediana.

Ejercicios de media, moda y mediana

A continuación comparto este documento con ejercicios de cálculo de parámetros de centralización.

Ejercicios sobre parámetros de centralización

Educatina.com | Biblioteca de vídeos educativos
5vídeos | Intro | Media | Moda | Mediana | Problema
Ejercicios (PDF, 2 páginas) | Media, moda y mediana
Fotografía | «statistics often lie» de mac steve en Flickr

6 videotutoriales de Moodle: cómo incrustar vídeos y documentos, publicar archivos y otras preferencias del curso

Hace unas semanas explicaba con un par de screencasts cómo realizar una copia de seguridad y cómo reiniciar un curso Moodle, tareas indispensables antes de empezar la actividad en nuestras aulas virtuales durante este curso. Ahora «solo» nos queda empezar a publicar recursos y actividades para los alumnos, no sin antes hacer unos pequeños ajustes en nuestros espacios virtuales.

En estos 6 nuevos screencasts explico paso a paso cómo ajustar las preferencias del curso, cómo publicar archivos y enlaces, el proceso de «incrustación» de contenidos multimedia (vídeos y documentos) y cómo crear tareas para los alumnos, para que puedan hacernos llegar sus trabajos en formato digital.

1. Ajustando las preferencias del curso

Antes de empezar a publicar recursos y actividades, conviene ajustar algunas opciones básicas del curso: las preferencias. Cambiando algunos valores podermos modificar el nombre completo del curso, el que verán nuestros alumnos, así como uno corto para identificar nuestro curso entre el resto de espacios en Moodle para otras asignaturas. En las preferencias también podemos publicar una breve descripción del curso, resumiendo los contenidos y el desarrollo de la asignatura.

Hay otros parámetros que podemos modificar y que conviene decidir antes de hacer público el curso a los estudiantes. Es el caso del formato del curso: podemos elegir por ejemplo entre un formato semanal o uno de temas, con la posibilidad de establecer también el número de semanas o de bloques de temas. Otras de las opciones de configuración del curso son: la fecha de inicio del curso, el tamaño máximo de los archivos que podrán enviar los alumnos, el «tema» o aspecto del curso, el acceso de invitados al curso, la opción de gupos de clase o el idioma por defecto del curso.

2. Publicar un archivo

Una de las opciones más utilizadas en un curso Moodle es probablemente la de añadir recursos, concretamente la publicación de archivos en distintos formato (.doc, .odt, .pdf). El siguiente videotutorial explica paso a paso cómo realizar la operación de publicar un archivo. En primer lugar completamos un pequeña ficha con los datos básicos del recurso: un nombre y una descripción. A continuación buscamos el archivo en nuestro ordenador y lo seleccionamos (aunque podemos descargarlo directamente de Internet si tenemos el enlace). Para cada archivo podemos incluso proporcionar información sobre aspectos copyright, en caso de que deseemos publicar nuestro recurso bajo alguna de las licencias libres de Creative Commons. Y entre otras opciones también existe la posibilidad de restringir la disponibilidad del archivo durante un periodo de tiempo.

3. Publicar un enlace a una página web

En muchas ocasiones será conveniente no subir a Moodle el archiv con el recurso, bien porque está disponible en un formato no demasiado adecuado (por ejemplo si se trata de una página web), o bien porque el archivo es muy grande y resulta mucho más práctico «decir» en qué web o servicio de publicación de contenidos está alojado (YouTube, Vimeo, Issuu, SlideShare). Lo más fácil en estos casos es simplemente enlazar el recurso.

4. Incrustar un vídeo

En primer lugar conviene explicar qué es eso de «incrustar» algo en una web y la diferencia que hay con el hecho de simplemente «indicar dónde está». En el punto anterior comentaba la posibilidad de enlazar un vídeo publicado por ejemplo en YouTube. Cuando realizamos esta operación, para poder visualizar el vídeo que enlazamos, es necesario hacer clic sobre dicho enlace para que automáticamente se abra una nueva ventana o pestaña en el navegador (perdiendo de vista por un momento nuestro curso Moodle) y así poder visitar una nueva página web donde está el vídeo en cuestión.

Para evitar tener que ver el vídeo en la página dónde está alojado, podemos «traer» el vídeo a nuestro curso. Está opción es posible gracias a la incrustación. Con ella conseguimos insertar directamente el vídeo en nuestro curso Moodle, con la apariencia de que está alojado en él, aunque realmente esté guardado en otra página web. Con esta opción no se consume espacio de almacenamiento en Moodle y facilitamos el visionado del vídeo a los alumnos en el curso.

El videotutorial a continuación, muestra los pasos para incrustar un vídeo de YouTube en nuestro curso Moodle.

5. Incrustar un documento

El concepto de «incrustación» de un documento es exactamente el mismo que el de incrustar un vídeo en Moodle. Existen en Internet muchos servicios de publicación de documentos y presentaciones, como Issuu, Calaméo o SlideShare. Cada documento que se publica en estas plataformas cuenta con su propia dirección (URL) de Internet. Cuando queramos incrustar dicho documento en nuestro curso Moodle, bastará con buscar la opción de «incrustación» (aparece muchas veces en inglés como «embed» o con los símbolos «<>»), para a continuación copiar y pegar un código (en lenguaje HTML) en cualquiera de las secciones de nuestro curso, por ejemplo como recurso de tipo etiqueta. Las primeras veces, este proceso puede resultar un poco complicado, pero con el tiempo uno termina haciendo esta operación casi de forma mecánica. El videotutorial detalla los pasos necesarios para incrustar en Moodle un documento publicado en Issuu.

6. Crear una tarea: subir un solo archivo

En los cinco puntos anteriores he explicado cómo el profesor puede publicar recursos de distinto tipo y de formas diferentes también. Pero, ¿cómo podemos conseguir que sean los alumnos los que nos hagan llegar algún archivo, por ejemplo un documento con un trabajo para una asignatura? Es aquí donde entran las «actividades» de Moodle. Existen varios tipos, pero la más común es la tarea en la que el profesor solicita un solo archivo al alumno.

Como cualquier otra tarea de clase, con Moodle podemos crear una actividad de tipo «Tarea: enviar un solo archivo» estableciendo una fecha límite de entrega, un tamaño máximo de archivo, un rango de calificaciones, habitar o deshabilitar la posibilidad de envío fuera de plazo, etc. El último videotutorial describe paso a paso el proceso de creación de una tarea un Moodle.

Videotutorial 1 | Preferencias Moodle
Videotutorial 2 | Publicar un archivo
Videotutorial 3 | Publicar un enlace
Videotutorial 4 | Incrustar un vídeo
Videotutorial 5 | Incrustar un documento
Videotutorial 6 | Crear una tarea